El caso Mato-Meyer

Os voy a contar mi opinión de esto porque, total, ya la he escrito a trozos en un par de muros y además incluye una breve clase de derecho procesal para que los que no lo sepáis aprendáis lo que es la imputación y, espero, por qué el código ético de Podemos y Ciudadanos que exige a sus cargos públicos que dimitan si son imputados es una estupidez demagógica.

Lo primero que hay que decir, supongo que “otra vez” porque ya lo habréis leído, es que la condición técnica de imputado ha desaparecido del derecho procesal español: la figura que le sustituye es la de “investigado”. Y ¿qué es esto de ser “imputado” o “investigado”? Pues veréis: cuando uno va a declarar ante el juez en fase de instrucción, es decir, durante la investigación de los hechos (eso que semana a semana hacen en las series procedimentales criminales, de CSI a Colombo) puede hacerlo de dos maneras: como testigo o como “sospechoso”. Todos tenemos la obligación de colaborar con la justicia y declarar verazmente como testigos, pero nuestro sistema legal propugna la presunción de inocencia y los derechos de los ciudadanos frente al Estado. La gente tiene derecho, por ejemplo, a no declarar contra si mismo, y todo sospechoso de haber cometido un crimen tiene derecho a ser asistido por un abogado, derech5948f10d802e5os que los testigos no tienen. Cuando le dicen a un juez que quizá alguien haya cometido un delito el juez tiene la obligación de investigar, pero también de proteger a esa persona, inocente hasta que se demuestre lo contrario, y para ello está la figura del investigado.

Básicamente lo que ocurre es que el juez dicta un auto (el auto de procesamiento, que no se ha dictado en el caso Mato-Meyer) mediante el cual comunica oficialmente a alguien oficialmente que es sospechoso, que le está investigando y que ya puede andarse con pies de plomo. Ese auto, formalmente, convierte a ese ciudadano en investigado (antes imputado) y esta persona a partir de ahora puede, por ejemplo, ir a declarar con abogado, negarse a declarar o incluso mentir. Como veis, ser imputado no quiere decir que seas culpable, ni siquiera estás acusado aún. De hecho, ni siquiera hace falta que seas fuertemente sospechoso, basta con que alguien le diga a un juez que eres un delincuente y que el juez investigue aunque no sea más que para ver si es una calumnia. Es algo que se hace para proteger a los inocentes, no algo que implique o sugiera que sean culpables.

Todo esto está muy claro en el caso general, pero el caso Mato-Meyer es una querella y tiene algunas especialidades porque, a diferencia de lo que ocurre con una denuncia, en la que la iniciativa en la investigación la lleva el Estado, cuando alguien se querella la iniciativa la lleva el querellante. Siguiente aclaración procesal importante: en una denuncia simplemente vas y le dices al juez (o a la policía, que se lo dice al juez) lo que ha pasado y son ellos los que investigan y ejercen la acción penal, los que “intentan meterte en la cárcel”; mientras que en una querella te vas al juez y le dices directamente que Fulano de Tal ha cometido este delito contra tú, así y asá, y que quieres que le meta en la cárcel. La acción penal, la “iniciativa”, no se ejerce “de oficio” sino “de parte” y el mero hecho de admitir a trámite la querella (algo que es casi obligatorio a menos que esté mal escrita o sea claramente falsa) convierte al querellado en investigado. El juez tiene la obligación de investigar lo que ha dicho el querellante, y el querellado adquiere inmediatamente la condición y los derechos de un sospechoso o imputado, incluyendo lo de poder defenderse y declarar con abogado y tal. Es complicado, y se está discutiendo fuertemente a nivel técnico, si la mera admisión a trámite de una querella convierte al querellado en investigado, o si es necesario un auto de procesamiento. Pero, entre nosotros, opino que es una formalidad a la que se están agarrando ahora desde podemos para justificar que no hayan dimitido los dos concejales, a eso y al argumento Robin Hood, claro. Pero a lo que vamos.

En lo que quiero hacer hincapié es en la razón por la que siempre he estado en contra de este rollito de la dimisión de imputados. En primer lugar, qué le voy a hacer, soy abogado y encima soy liberal y lo de la presunción de inocencia lo tengo grabado a fuego. Es injusto que alguien tenga que sufrir sin que se le haya declarado culpable, y ese sufrimiento incluye la “pena de telediario” o, como en estos casos, el tener que dimitir de un cargo público, probablemente arruinando tu carrera política para siempre. Está mal, punto, repugna a mi sentido de la justicia y de los derechos individuales, y mira que yo siempre he opinado que los políticos deben ser como la mujer del César. Pero es que, demás, desde el punto de vista jurídico le das una herramienta a los otros partidos maravillosa para cargarse candidatos en cualquier momento. Llega uno, se querella, (es decir, cuando alguien le dice al juez “este tío me ha robado y hay que meterle en la cárcel”) y el juez, a menos que observe que la querella es un disparate, está obligado a admitirla a trámite y a investigar qué hay de verdad en el asunto. Hacer dimitir a alguien por eso es absurdo. Es demasiado preliminar.

Ahora, ¿qué opino del caso Mato-Meyer en concreto? Pues mi posición al respecto es complicada. Opino que tienen que dimitir porque se comprometieron a hacerlo. Opino que decir que no dimiten porque no hay imputación fCaptureormal es intentar agarrarse a la letra del código ético para violar su espíritu (igual que el resto del argumentario que da Podemos para justificar esta no-dimisión) y que de cualquier manera solo les da unos días. Pero también opino, y lo he dicho siempre, que ese código ético es una exageración porque, como puede verse, es facilísimo que alguien acabe siendo investigado porque haga algo con la apariencia superficial de delito y alguien de un partido rival se querelle. Es injusto. Punto. Pero también es un jardín en el que se han metido solitos.

Y, así entre nosotros, pues me alegro. Me alegro porque lo que le llega al Pueblo es que mucho prometer transparencia y que dimitirían a la menor sombra de sospecha, pero que al final hacen lo mismo que los demás: agarrarse al sillón con uñas y dientes y no cumplir cuando llega el caso. Igual pueden salvar los muebles si dimiten ispo facto cuando haya auto de procesamiento, pero preveo otro bajón de Podemos, otra pérdida de ilusión y otro desengaño como el que hubo con el Asunto Monedero. Aquello fue el punto de inflexión, cuando Podemos dejó de subir y empezó a bajar, nunca ha tenido el apoyo que tuvo hasta entonces. Están perdiendo la imagen robesperriana de incorruptibles ante los ojos de la gente. Y para mí, que ya sabes como soy, que los demagogos antisistema* pierdan apoyo es muy buena noticia. Y los de Ciudadanos deberían tomar muy buena nota de lo que está pasando porque les podría haber pasado a ellos exactamente igual, por cierto.

Evolución, no revolución, como digo siempre.

Saludete,

Arthegarn______________

(*) Espero que a estas alturas de la película nadie se sorprenda / ofenda porque diga esto. Ya sé que en Podemos hay gente muy buena y muy comprometida y me enorgullezco de que muchos me consideren su amigo, pero es que sinceramente opino que el partido, en si mismo, es demagógico, antisistema y, en general, malas noticias.

7 comentarios en “El caso Mato-Meyer”

  1. Coincido. Lo que no dices del todo claro es dónde situarías tú el punto de dimisión. Entiendo que lo fijas cuando el político es condenado, supongo que sin esperar a que la condena sea firme (si se espera al Supremo… son años) Yo lo fijaría cuando es acusado formalmente por el juez

    Me gusta

    1. Buena pregunta. Mi respuesta es que no se puede fijar un momento procesal para dimitir. Por principios, por mis principios, uno es inocente hasta que se demuestre lo contrario. El momento de dimitir es cuando hay condena en primera instancia. Hasta entonces es mi obligación pensar que ese político, esa persona, es honorable. Eso, mis principios. Ahora, si quieres una opinión política opino como tú: yo personalmente dimitiría cuando hubiera acusación formal y apertura del juicio oral. Antes de la acusación formal todo lo que hay son habladurías, es ese acto el que determina que un juez, el juez instructor, opina que hay pruebas suficientes como para acusar a alguien de un delito. Y es ese momento en el que, por respeto al cargo, el político debe dimitir. Pero una vez más todo es muy matizable ya que hay ilícitos administrativos estúpidos en los que puedes caer con mucha facilidad pero que pueden traer cola, hay veces que es negligencia y no dolo lo que te mete en el lío – y es muy fácil no ser perfecto con un cargo así. No es sencillo.

      Pero, vamos, ¿regla general? Es ético exigir la dimisión del condenado y no antes. Es limpio dimitir irrevocablemente con la acusación de un delito doloso, y poner el cargo a disposición de tu superior con la acusación de delito no doloso. Y, según como sean las circunstancias, antes. Pero el asunto es muy, muy delicado y tiene demasiada casuística como para someterlo a reglas inflexibles.

      Opino.

      Me gusta

  2. Creo que has puesto el dedo en la llaga, mon petit choux, el problema no es la imputacion o no, el problema es eL CONTRATO DE COMPROMISO VINCULANTE que ante tus electores supone un programa y por supuesto un caballero si lo es de verdad tiene que mantener sus compromisos a viento y marea….Da igual que ese programa, ese compromiso VOLUNTARIO sea disparatado, exagerado, inviable o injusto, si ese programa lo es: lo que tiene que hacerse es reconocer que ese punto del programa era un error y cambiarlo publicamente con luz y taquigrafos y no a traicion y con la alevosia con la que se ha actuado….En politica, al menos en la politica decente, no deberia de ocurrir nada por reconocer los errores y pedir perdon a tus votantes, aunque claro eso suponga el reconocer que la direccion politica y el lider que la representa es fiable y comete errores.y seamos serios, cuando lo que estas construyendo es un club de fans, el objeto de deseo de los admiradores no puede rebajarse a reconocer que es humano: Este es el problema del “liderazgo transversal y transcendente de Laclau” fundamental para entender “la correcta comunicacion del discurso politico entre el pueblo y su direccion” que o eres un lider que solo responde ante Dios y/o la historia.o eres una puta mierda de casta como los demas….

    Me gusta

Contesta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s