Vote a Gundisalvo

Ya sé que estoy desaparecido, pero es que llevo unos meses de muchísimo trabajo, lo cual, con la que está cayendo, es más de agradecer que otra cosa. No obstante me las he ingeniado para hacer un rato y escribir un articulito, que considero importante, sobre las elecciones europeas.

Hace muchísimos años Mingote publicó una serie de chistes sobre los primeros procesos electorales. El protagonista de muchos de ellos era Gundisalvo, un señor cincuentón con gafas, bigote y pinta de liberal-conservador inofensivo. Sin duda el mejor de estos chistes era uno en el que se veía un cartel electoral con su foto y el lema de la campaña:

VOTE A GUNDISALVO
¿Y a usted qué más le da?

Pues bien, yo quiero pediros que votéis a Francisco Sosa Wagner. Ya sabéis, la cabeza de lista de Unión, Progreso y Democracia. Del partido de Rosa Díez, vamos. Hay muchas buenas razones para hacerlo y, para los que estéis interesados en razones positivas, aquí tenéis el programa (particularmente interesantes propuestas como la 44. la 66, la 73 o los epígrafes 9 y 10 al completo). Pero lo que es obvio es que no se puede votar otra cosa.

La reflexión que me hago es más o menos así. No se puede votar al PSOE porque opino que lo están haciendo rematadamente mal. Pero mal, mal, mal, y si alguien cree que lo están haciendo bien podemos discutirlo con unas sidras. No digo que PetaZeta sea el responsable de la crisis, pero sí que digo que la está gestionando muy mal. A estupideces económicas como el reflotado de Martinsa-Fadesa se une una falta de sentido de Estado incalificable y una sucesión de tomaduras de pelo en forma de globos-sonda para distraer la atención que a mi, personalmente, me resultan insultantes. Yo no puedo votar, por principio, a un partido que opina que los españoles son tontos (aunque lo sean). El PSOE está descartado.

Pero es que tampoco se puede votar al Partido Popular, y eso lo digo yo que soy afiliado desde los años del “Palabra”. Independientemente de que esté uno de acuerdo con su programa para las europeas (y yo lo estoy) el hecho es que en casa lo están haciendo igual de mal que los otros. Tampoco quiero convertir esto en una enumeración de los errores, bobaliconadas y majaderías del partido que “lidera” Marianico el Cortoporque creo que saltan a la vista. Y lo siento por Jaime Mayor, que es un político que siempre me ha parecido intachable, pero con cómo está haciendo las cosas el PP a nivel nacional tampoco se le puede votar.

No creáis que me he quedado en el análisis de esos dos partidos. Muchas de las razones que considero buenas para votar a UPyD son las que hacen que considere negativo votar a Coalición por Europa (CiU, PNV y adlateres), y no digamos ya a Europa de los Pueblos, que están más perdidos que el Wally ese. Y en cuanto a La Izquierda… pues si opino que el PSOE lo está haciendo mal opino que estos directamente confunden el movimiento con el avance. Y, por supuesto, la abstención no es una alternativa. A mi lo de abstenerse siempre me ha parecido de una falta de respeto con la historia apabullante. Ha hecho falta muchísimo esfuerzo para que lleguemos a tener un régimen democrático y de derechos como el que tenemos, y renunciar al voto me parece una actitud de niñato de papá que no sabe lo que tiene. De bofetada contínua, vamos. Y, por como está configurado el sistema, votar en blanco es votar PPSOE, conque…

Conque aquí estoy, animándoos a votar a UPD. El domingo pensad que es una buena manera de aplicarle un revulsivo a los dos grandes partidos, sobre todo si érais votantes habituales de uno o del otro (como yo). Es una forma de indicarles que lo están haciendo mal, que no nos gusta,union-progreso-y-deocracia-upyd-300x288 que no creemos en ello y, sobre todo, que empieza a haber alternativa. Si UPD se pusiese al nivel de La Izquierda, por ejemplo, lo que es difícil pero no inalcanzable, tanto PP como PSOE verían que se puede producir una verdadera sangría de votos en las próximas generales y que pueden perder el centro que ahora comparten en favor de Rosa Díez. Y, con un poco de suerte, cambiarán su política y su forma de hacer las cosas hasta un punto en el que deje de dar vergüenza votarles. Animáos y no os quedéis en casa haciendo sillón-ball, que tenéis una posibilidad de ayudar a regenerar el sistema democrático en España.

Así que ya sabéis. Tanto como si es porque os léeis el programa y os gusta como si es porque estáis hartos de los defectos casi endémicos de vuestra formación política habitual, votad a UPD el domingo. Y si no es por ninguna de esas razones, pues hacedlo por hacerme un favor. Al fin y al cabo, y parafraseando a Gundisalvo, “¿A usted que le cuesta?”

Salud y democracia;

Arthegarn