Sucesiones, sí; patrimonio, no.

Una de las mayores aberraciones que produce la economía de mercado es lo que yo llamo una fortuna autosostenida. Admito no tener una definición exacta de cómo de grande tiene que ser una fortuna para que sea autosostenida, pero, para que entendais el concepto: hablo de esas fortunas tan vastas que, simplemente poniéndolas a plazo fijo en el banco más seguro concebible, dan unos intereses que superan lo que puedes gastar. Son fortunas con las que no tienes que hacer nada, no tienes que moverlas ni invertirlas ni poner tu dinero a trabajar y a producir y a activar el sistema, basta con no hacer nada para seguir ganando al mes más de lo que un ciudadano normal gana en toda la vida, vivir mejor que un rey y que aun así tu patrimonio aumente.

Dicho esto, es cierto que opino que hay que permitirle a uno que se haga rico. Sea trabajando o sea por pura suerte y siempre dentro de lo que marca la ley, la gente tiene que tener la libertad de organizar su vida, su trabajo y sus bienes como le de la gana. Si uno quiere trabajar diez horas al día desde que tiene diez años para hacerse apestosamente rico, que lo haga; y si otro quiere trabajar menos y disfrutar más de su familia, del arte, la cultura, la espiritualidad, el sexo o el fondo de cada botella de cerveza, que lo haga también. Pero en este caso estamos hablando de una persona que es por definición activa y trabajadora, alguien que contribuye al mercado; no de un ente pasivo que vive de las rentas.

Es por esto por lo que estoy en contra del impuesto sobre el patrimonio. Cuando uno trabaja y hace dinero paga una parte de ese dinero que gana en impuestos; cuando ahorra ese dinero en vez de gastarlo y lo invierte (por ejemplo en bolsa) y gana más dinero también paga impuestos. Todo lo que entra en tu patrimonio, venga de donde venga, paga impuestos. Así pues, si uno ya ha pagado dinero cuando ganó el dinero, ¿por qué debería volver a pagar otro impuesto distinto simplemente por ahorrar, por no gastarlo? Es como si, en la fábula de la cigarra y la hormiga, la hormiga le diera a la cigarra una parte de la comida que lleva al hormiguero y luego, cuando ha acumulado una cantidad de comida en concreto, le sigue dando una parte de la comida que lleva al hormiguero pero le da además una parte de la que tiene almacenada, ¡solo porque resulta que la tiene!

Ser rico, en si mismo, no es malo. En realidad, ser rico es bueno. Muy bueno, y esa es la razón por la que todo el mundo quiere ser rico (aunque solo unos pocos quieran hacerse ricos, que eso implica mucho trabajo y muchos sacrificios). El hecho de que una persona tenga muchos bienes no es justificación para que el que no los tiene le quite parte de ellos. Ya expliqué hace años que a Robin Hood le pagamos todos, pero es que además no es cierto que Robin Hood robara a los ricos para dárselo a los pobres, Robin Hood lo que hacía era recuperar los impuestos injustos y pagados de más por el pobre pueblo inglés y devolvérselo a los esquilmados contribuyentes. Si Robin Hood era algo era un anarcoliberal, no un comunista. Pero divago, lo que quiero decir es que si uno adquiere sus bienes legalmente, es injusto que el Estado le penalice por ahorrarlos en vez de gastarlos. Impuesto sobre el patrimonio, no.

Ahora, ¿qué pasa cuando uno tiene tanto éxito como para generar una fortuna autosostenida? Bien, yo creo que se le debe dejar acumularla, tanto por un asunto de justicia como por el bien del mercado, pero que lo que no se debe permitir es que esa riqueza que bajo una dirección ha sido activa y se ha concentrado en generar más riqueza se convierta meramente en la base de capital sobre la que personas ociosas viven ricamente de los réditos. En otras palabras: lo que tú has trabajado y ganado tiene que ser tuyo para que hagas con ello lo que quieras, ahorrarlo, invertirlo, gastarlo o malgastarlo. Pero he dicho tuyo, no de nadie más y particularmente no de tus descendientes.

Creo firmemente que uno tiene derecho a la fortuna que se labre en su vida, pero no creo que tenga derecho a la de sus padres y es por ello que estoy a favor del impuesto de sucesiones. A decir verdad en realidad estoy en contra del concepto de herencia patrimonial en si mismo, pero sé que proponer un cambio legislativo en el que a la muerte de alguien heredara sus bienes el Estado (y que los bienes de los muertos financien las necesidades de los vivos) es pedirle a la sociedad algo para lo que no está preparada. Pero para un fuerte impuesto de sucesiones sí que lo está. Y es que además es justo: cuando heredas, adquieres la propiedad de algo que no era tuyo y que no has hecho nada para ganarte. Te toca como una lotería, simplemente por ser hijo de quien eres; es un incremento patrimonial neto, son cosas que ganas, vas a ser más rico de lo que eras antes así que el Estado está totalmente justificado a la hora de cobrarte un impuesto por ese incremento patrimonial. Te lo cobra por el dinero que ganas honradamente con el sudor de tu frente, así que ¿cómo no te va a cobrar por el que no te has trabajado?

El contraargumento más habitual a esto que acabo de exponer es que cuando un progenitor trabaja y gana dinero no lo hace solo por si mismo sino que lo hace por la unidad familiar, por si y por su descendencia, y que por tanto no es justo que se le penalice cuando quiere transmitir sus bienes a su descendencia. Bien, no estoy de acuerdo. Quien gana el dinero es quien lo produce, quien tiene incremento patrimonial es quien lo trabaja, y eso es una persona física, no un ente nebuloso como “la familia”. La familia es sin duda un ente social, me atrevería a decir que crucial, pero la familia no es propietaria de nada ni tiene derecho a nada. Sus componentes, que son personas, sí que tienen derechos, pero “la familia” en su conjunto no.

Pero es que además la idea del “derecho a la herencia” es perniciosa en si misma. Los progenitores, como educadores, deben formar a sus vástagos para que se ganen la vida por si mismos, no para que sigan siendo niños a los que se mantiene toda la vida, del tipo que vive de sus padres hasta poder vivir de sus hijos y que no puede esperar a que se mueran aquellos para echarle mano a la herencia. Lo mejor que les puedes dar a tus hijas es educación, formación, ejemplo y si acaso un empujón para ponerles en marcha y que se ganen la vida, pero no la vida resuelta. Resolverles la vida es negarles la oportunidad de que lo hagan ellos como lo hiciste tú. Y, si desde el punto de vista del causante lo de resolverle la vida a tus hijos me parece negativo, desde el punto de vista del heredero la verdad es que me da incluso asco. Me da asco porque bajo la idea de que el Estado no te puede cobrar por la herencia de tu madre subyace la idea de que los bienes de tu padre son tuyos por derecho, y no lo son. Son de tu madre. Y tú puedes tener una expectativa legítima de no verte más perjudicado por la muerte de tu madre que por el mismo hecho de la muerte de tu madre que ya bastante tiene, pero de ahí a pensar que te tiene que beneficiar patrimonialmente, pues mira, no.

Por todo esto estoy a favor, muy a favor, del impuesto de sucesiones. De un impuesto de sucesiones escalado y progresivo, semejante al IRPF en los tramos, que haga que cuando una persona humilde con una casa de 50.000 euros y un coche de hace diez años muere sus herederos puedan repartírselo así sin más, pero que cuando muera la Duquesa de Alba sus herederos tengan que pagar al Estado un 40 o un 45% del fortunón que van a heredar y que no han hecho absolutamente nada para ganarse. Y si no quieren pagar el impuesto, no hay ningún problema, que renuncien a la integridad de la herencia y que vivan la vida con lo que su esfuerzo y trabajo les den, como todo hijo de vecino. Ah, que no, ¿verdad? Si es que, lo mires como lo mires, heredar es un negocio y como negocio merece un impuesto.

Un impuesto así reduciría en pocas generaciones las fortunas autosostenidas a algo anecdótico, reduciría la tan cacareada desigualdad de forma brutal (particularmente la desigualdad de clase), acabaría con la idea del diletante de clase alta y permitiría que el Estado en su conjunto y todos sus ciudadanos se beneficiaran de la socialización de las ganancias de la vida de algunos de sus más ilustres y exitosos ciudadanos. Como ya he dicho antes, que los muertos paguen los impuestos de los vivos. Lo llevo defendiendo más de una década.

“Un momento, un momento” pensaréis algunos. ¿Qué hace Arthegarn defendiendo una idea tan redistributiva, progresista hasta decir revolucionaria y (¿me atreveré a decirlo?) de izquierdas como esta? Pues ya veis, así soy yo y así pienso y he pensado desde hace años. Y, por lo que leo, así piensa también más o menos esa nueva derecha de pijos disfrazados y recambios del PP que es Ciudadanos. Cosas veredes.

Un saludo,

Arthegarn

12 comentarios en “Sucesiones, sí; patrimonio, no.”

  1. Te contradices en el primer párrafo, hablas de inversiones seguras pero luego dices que ese dinero no esta invertido… Ningún capital se mantiene y mucho menos crece de forma automática y sostenida si no es productivo.

    Me gusta

    1. No estoy hablando en sentido técnico, pero tienes razón. Espera que lo corrijo… Hala, ya está 😛

      En cualquier caso sabes positivamente de lo que estoy hablando. En sentido técnico-económico tienes razón, ningún capital da rédito sin ser productivo entre otras cosas porque en el momento en el que da rédito es productivo por definición; en sentido político, en cambio, esa acumulación de capital no es productiva: es incluso contraproducente.

      Me gusta

      1. Para que exista el rentista debe haber rentas, para que existe rentas debe haber capital invertido de forma productiva. La figura del rentista que disfruta de unas rentas sin mediar un proceso productivo es un mito. Lo mas cercano sería alguien que invierte en deuda pública que financia déficits estructurales, pero eso ya sería muy técnico y debatible

        Me gusta

  2. Tengo varias objeciones.

    Sobre la primera ya he comentado, la riqueza que crece sin mediar proceso productivo de por medio es un mito, no existe tal cosa. Cierto es que hay rentistas ociosos (yo espero ser uno cuando me jubile), pero raramente su capital lo esta.

    Otro punto que me parece convendría aclarar es la diferencia entre capital y renta y lo que implica respecto a los fines recaudatorios y redistributivos. Las rentas y todo ingreso en moneda es líquido, homogeneo y su valor objetivamente cuantificable. La mayoría de bienes de capital son todo lo contrario, y esta diferencia es tremendamente importante cuando queremos darle una mordida. Como el formato obliga a ser breve, no ahondaré en lo anterior y salto a la conclusión: el capital no puede ser tasado sin alterar su estructura. El día que Amancio Ortega fallezca cómo nos beneficiamos mas a la larga? Liquidamos Inditex y nos repartimos el botín? O dejamos que siga funcionando, sus beneficios fluyendo y repartiendo los impuestos sobre esa renta sostenidamente en el tiempo?

    Me parece dispararse en el pie incentivar el consumo del capital y forzar su liquidación.

    Y por último, pero no menos importante. Dices: “lo que tú has trabajado y ganado tiene que ser tuyo para que hagas con ello lo que quieras, ahorrarlo, invertirlo, gastarlo o malgastarlo”.

    Estoy completamente de acuerdo, y añadiría: también tienes el derecho de donarlo.

    Me gusta

    1. Económicamente estoy de acuerdo contigo. Hay rentistas ociosos aunque su capital raramente lo está; en muchos casos se confía a gestores que lo mueven y hacen crecer. La pregunta, política más que económica, es si esa situación es buena y deseable. Y yo creo que no. Uno tiene que hacerse rico – o mantenerse rico – por su esfuerzo, habilidad y capacidad. Una cosa es defender el derecho de la gente a hacerse asquerosamente rica por méritos y otra muy distinta el derecho de la gente a heredar una asquerosa fortuna sin mérito alguno. Yo opino, y esta es una opinión política, que la complacencia y la vagancia deben desalentarse por todos los medios y eso no es solo moderar los subsidios de desempleo (por favor, mis queridos rojos peligrosos, absteneos de comentarios que estamos hablando los liberales): hay otro tipo de parasitismo del sistema que debe ser igualmente desalentado, sobre todo porque sus externalidades (en términos de conflictividad social) son muy perjudiciales para la comunidad, el Estado, el Sistema y, al final, el individuo. Que se lo digan a los Borbones de Francia…

      Respecto a la materialización de la mordida, hay un término medio entre liquidar Inditex y no cobrar impuesto de sucesiones, que es cobrar el impuesto. Y si los herederos no tienen el líquido necesario para pagar ese impuesto pueden pedir un préstamo y poner la herencia de garantía. Incluso ese préstamo podría ser fiscal, mira tú, en términos de pago aplazado del impuesto. Tu argumento es bueno pero solo funciona en blanco y negro.

      Por último, estoy totalmente de acuerdo contigo: tienes todo el derecho del mundo a donarlo. En cuyo caso al donatario (y no a ti, donante) se le cobrará un impuesto por el incremento patrimonial que esa donación supone. Como se hace ahora mismo, vamos, pero en serio.

      Me gusta

      1. Pues políticamente yo veo muy deseable que seamos capaces de disfrutar cada vez de mas bienes y servicios cada vez trabajando menos, e idealmente, sin tener que mover un dedo.
        Aunque el trabajo es para algunos es parte indesligable del desarrollo personal, no hay nada virtuoso en el trabajo per se, no es mas que un medio para un fín, de hecho me temo que son muchos mas los que lo sufren que quienes lo disfrutan.

        Pero como no creo en unicornios tengo claro que si queremos mejorar nuestra calidad de vida en esa dirección necesitaremos acumular muchísimo capital para poder disparar nuestra productividad a esos niveles.

        Por cierto, bajo esa visión política habría también que prohibir la lotería, las quinielas o cualquier otro juego de azar dotado con premios millonarios.

        Es mas, cualquier fortuna heredada que no diera para dejar de trabajar (a ojo, cualquier fortuna inferior a los 5 millones de euros) debería estar exenta de impuestos. No?

        Me gusta

        1. Naaa. La lotería es el impuesto de los tontos y lo sabes. Que jueguen, que jueguen… Y sí, ya te digo que el impuesto que sugiero es prpgresivo, hasta cierta cantidad estaría exento – Ciudadanos creo recordar que habla del primer millón de euros por heredero o donatario. Que no está mal…

          Me gusta

  3. Por fortuna ya no estás forzado a pagar impuestos de empresas heredadas si mal no recuerdo. Si no con cada muerte de alguien importante gente al paro. Otra cosa y supongo es de lo que habla Arthegarn son capital, acciones, mansiones, barcos, cuadros que sí son más vendibles sin causar un jaleo

    Me gusta

    1. Dependiendo del activo será mas o menos jaleo, pero digo yo, qué necesidad hay de ello? Ya recaudarás cuando decidan enajenar el bien o de las rentas que genere. Para qué obligar a la gente a malvender nada o a endeudarse?

      Me gusta

  4. Querido Arthegarn. Me ha gustado mucho tu artículo, sobre todo porque no estoy de acuerdo pero me ha hecho pensar. Gracias! Acabo de pasar por la muerte de mi padre, mi hermana y mi madre y te garantizo que en su práctica actual, el Impuesto de Sucesiones es confiscatorio, y una aberración. Un abrazo

    Me gusta

    1. Ya sabía yo que no estarías de acuerdo, lo hemos comentado alguna vez (precisamente hablando de Ciudadanos). Tampoco espero que todo el mundo lo esté, de hecho estoy esperando a algún compañero que… Pero en fin.

      ¡Un abrazo fuerte, jefe!

      Me gusta

Contesta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s