Por qué no haré huelga mañana.

Sin entrar en el tema de si la reforma ya la empezó Zapatero o el de la supuesta mamandurria de los sindicatos (que me parecen falaces, si uno hace huelga es porque está de acuerdo con la protesta y no porque apoye a quien la convoque, son temas distintos), yo es que estoy de acuerdo con las medidas contenidas en la reforma. De hecho creo que se han quedado cortos en ciertos puntos y que no le han metido mano a algunos fundamentales, como precisamente una ley de huelga. Entiendo que recorta los derechos de los trabajadores, que no olvidemos que también son los míos como asalariado que soy, pero es que opino que éstos eran excesivos en determinados campos. Sinceramente creo que una mayor flexibilidad es buena a medio-largo plazo, algo que entiendo que es inconcebible para los que solo pueden pensar en el miedo que tienen a que les despidan.

¿Y por qué pienso esto? Porque yo, como asalariado, me veo tanto a la vez como comprador y vendedor en el mercado de trabajo. Yo vendo mi fuerza laboral a cambio de un salario, desde luego, y tengo que “venderme”20130428aureliano2 y conseguir que me ”compren”, pero al mismo tiempo elijo en que condiciones y para quien trabajo y, en ese sentido, si una empresa quiere contar conmigo tiene que convencerme y “venderse” también.

No nos engañemos: los empleadores no son unos esclavistas gordos con chistera, puro y dientes afilados que chasquean un látigo sobre sus trabajadores mientras les esquilman sus plusvalías. Puede que históricamente lo fueran en el momento en el que nació la lucha obrera y puede que en ese momento toda esa retórica de lucha de clases estuviera justificada, pero en el mundo en el que vivimos hoy en día, y más aun en el mundo hacia el que vamos, los empresarios que se portan así quiebran. Sí, mis queridos lectores, quiebran, y lo saben. ¿Y por qué? Porque en un mercado en el que hay libre competencia, los más rentables crecen y los menos rentables quiebran.

Si te portas como un negrero o un capitalista arquetípico de la revolución industrial con tus trabajadores te encontrarás con un fenómeno en tus recursos humanos: la gente buena de tu empresa se irá a otras en las que les traten mejor y les paguen más y tú te quedarás con los malos, vagos e ineficientes a los que no quiere nadie. Eso te hará ser menos rentable y producir con menos calidad, por lo que serás menos competitivo, y acabas quebrando (no te digo nada si esto es cierto en las grandes empresas de capital…). Desde esa perspectiva del mercado de trabajo, en la que los empleadores tienen que atraer y retener talento, estas reformas no son nada sino positivas porque: (i) si eres bueno no te van a echar porque a la empresa no le interesa y (ii) si eres malo tendrás que, o cambiar de actitud, o hacerte a la idea de que te van a pagar por lo que vales (y probablemente en otro sitio) y no por lo que crees que vales, o por lo que te han dicho tus camaradas que vales.

El incremento de eficacia de las empresas españolas, que ahora mismo es desastroso debido entre otras cosas a la mentalidad de la poltrona, incrementará su rentabilidad relativa. Eso incrementará en número de empresas y eso, a medio plazo, resultará beneficioso para los trabajadores, o al menos para los buenos trabajadores, que se encontrarán con que tienen más sitios donde elegir y con que su valor sube, por la simple ley de la oferta y la demanda. Más rentabilidad supone más incentivo para crear empresas, más empresas suponen más competencia para atraer y retener talento y eso redunda en unas mejores condiciones para los buenos trabajadores, estén en la categoría que estén y se dediquen a lo que se dediquen.

Porque todo esto no es aplicable simplemente a los grandes ejecutivos o los abogados de prestigio. Es aplicable a todos los profesionales, particularmente a todos los buenos profesionales, estén en el ramo en el que estén. Al igual que hay buenos y malos abogados (por ejemplo) hay buenos y malos mecánicos, obreros, chóferes, administrativos, secretarios, vigilantes de seguridad o comerciales. Y al igual que (caeteris paribus) los buenos abogados acaban siendo socios de Clifford Chance o de Uría&Menéndez, los buenos mecánicos acaban siendo jefes de equipo en Ferrari. Los buenos profesionales, en cualquiera que sea su ramo, acaban siendo mejor tratados, cobrando más y trabajando en mejores empresas que los malos y esto es simple selección natural.

Ni que decir tiene que la famosa rebaja de la indemnización por despido animará a los empresarios a hacer más contratos fijos. Eso facilitará la incorporación de jóvenes (y la reincorporación de parados) al mercado laboral en puestos estables, lo que facilitará su acceso al crédito. Y, si bien es cierto que al principio de tu vida profesional o si te quedas en paro tendrás que entrar un poco “donde puedas” (y cualquiera que me conozca sabe que hablo por experiencia) también lo es que si eres bueno irás ascendiendo, cambiando de puesto, o de empresa, o de las dos cosas, y acabarás en un puesto acorde con tu valía profesional. Eso sí, con tu valía profesional de verdad, que no tiene por qué tener nada que ver con lo que tú consideras que te mereces o lo que te contaba tu mamá.

Todo esto respecto a los buenos profesionales, que son los que salen fundamentalmente beneficiados de esta reforma. Y como yo soy un buen profesional y creo que esta reforma me beneficia, porque aunque ahora sea más barato despedirme no creo que fuera una decisión inteligente por parte de la empresa, pues no voy a ir a la huelga en contra de mis propios intereses.

Ahora, respecto a los que se conforman con “ir tirando” para “cubrir el expediente” y trabajan lo mínimo imprescindible… pues lo siento, pero cobrarán lo mínimo imprescindible para cubrir el expediente e irán tirando, porque si no dan más, no veo por qué esperan recibir más (supongo que al decir esto me cuelgo la etiqueta de “insolidario” o algo así). Y los que no hacen ni eso, los que vaguean en el puesto y se buscan cualquier excusa para no trabajar, pues se encontrarán con que su fuerza de trabajo es un producto tan malo que nadie quiere comprarlo, o que quienes lo compran saben lo que están comprando y le tratan como al ineficaz que es. ESOS sí que acabarán en empresas de tres al cuarto dirigidas por negreros, y la razón por la que serán tratados como esclavos será porque habrán demostrado que si no se les trata así no producen en lo más mínimo. Y en el mundo real, o produces, o mueres.

 It’s nature, red in tooth and claw, es la base de la selección natural, es lo que nos ha traído a ser lo que somos desde que no éramos más que polvo de estrellas y no entro a valorar éticamente sus procesos; me limito a decir que existen y que existen en la naturaleza, y que creo que quienes afirman que las cosas se pueden hacer mejor de otra manera probablemente pequen de arrogancia.

En definitiva, independientemente de que la reforma recorte los derechos de los trabajadores, y eso es así y quien diga lo contrario miente, yo es que creo que estos derechos eran excesivos en la España del siglo XXI y tenían efectos perniciosos. Si entendemos la relación laboral no como una lucha de fuerzas entre empleado y empleador, sino como una simbiosis en la que el trabajador y el empleado se intercambian lo que necesitan (el uno, dinero, el otro, fuerza de trabajo) veremos que cuando una de las partes tiene excesivos derechos la relación corre el riesgo de dejar de ser simbiótica y convertirse en parasítica. Y así, a largo plazo, perdemos todos, y quien diga que no que mire como estamos.

Y, sí, “otro mundo es posible”, sinceramente lo creo. Pero hasta que estemos en él hay que legislar de acuerdo a la realidad o el sistema colapsará y nunca llegaremos a ese “otro mundo”.

Salud y evolución,

Arthegarn

11 comentarios en “Por qué no haré huelga mañana.”

  1. Tan sólo decir que estoy de acuerdo en casi todo, pero no tienes en cuenta que esto es España. Todo eso está muy bien para otros países, pero aquí esta reforma sólo sirve para que puedan aprovecharse más impunemente los que ya se estaban aprovechando inclusive ilegalmente. Este es un país donde se permite a empresas acogerse a EREs y realizar despidos masivos (me niego a creer que todos los despedidos estos años en grandes empresas sean unos vagos o parásitos como indicas) tan sólo para conseguir objetivos de crecimiento/ganancias. Con esta reforma en cualquier otro país, donde los empresarios son responsables. Saben que hacer lo que están haciendo ahora las empresas (salvo excepciones, que las habrá) es pan para hoy y hambre, mucha hambre, para mañana. Aquí todos los días saltan escándalos de corrupcion, prevaricación, evasión de impuestos, etc. y no pasa nada, es más, se premia lo “listo y espabilado que ha sido Manolo, que recibe subvención ganadera sin tener una sola res y gracias a eso ha podido montar un negocio de telecomunicaciones sin tener ni idea” por poner un ejemplo. O desidia “já, mira Manolo el cabrón, que lleva 4 años cobrando subvención ganadera y hace 3 que vendió todas las cabezas”. Y empieza por la clase política altamente incompetente y corrupta y acaba en el jefecillo de turno primo de alguien en cualquier empresa pasando por empresarios para los cuales el “todo vale” haciendo todas las argucias legales o no tan legales para pagar menos impuestos o directamente sin escrúpulos echando a 20 trabajadores aleatoriamente para poder cambiar la flota de vehículos de empresa (verídicos ambos casos de primera mano). Esta es la España del Lazarillo, Arth, no Suiza.

    Actualmente la situación actual es horrorosa. Hay una franja de población que se estaba literalmente llenando los bolsillos a costa de sus trabajadores ( o sin trabajar o tener trabajadores, léase políticos, sindicatos, etc) y que ha llevado al país a donde está ahora : hundido en el lodo más apestoso. La ecuación es simple: si no hay consumo no hay crecimiento, si no hay crecimiento no hay empleo, si no hay empleo no hay dinero, si no hay dinero no hay consumo. Y esto se puede aplicar tanto a un país como a una empresa. Sinceramente creo que, como ya he dicho, la reforma está bien en general, pero que falta otra parte; la parte que tienen los demás países “serios” que comparten en mayor o menor medida estas condiciones: La “parte del trabajador”. La parte en que el sueldo mínimo interprofesional te da para vivir (ni bien ni mal, al menos para vivir) según indica la Constitución, por ejemplo. O donde los empleos temporales no se pueden prorrogar cuasiindefinidamente (y si ya no se puede, pues ya se buscará la vida la empresa para prorrogarlo si vale la pena el trabajador , y aun así, que le den por culo, me sale más a cuenta contratar a un pardillo y cobrar del Gobierno por sacar a alguien del paro); y una multitud de etcéteras que no vamos a ver por estos lares si no se sale a la calle a protestar….jajaja… La triste realidad es que aunque se salga a la calle va a dar lo mismo. Se obtiene el mismo resultado. La única forma de arreglar esto es obligar a la gente de arriba a hacer su trabajo, y sólo ellos mismos pueden hacerlo. Y claro, no quieren. Y las urnas? Con el sectarismo político que hay hoy en día es totalmente imposible utilizar esto (traducción : “Yo soy del PP y todo lo que dicen es la verdad. Los ladrones mentirosos y feos son los sociatas”, ” Yo soy del PSOE y todo lo que dice Alfredo es verdad. Los ladrones corruptos mentirosos son los fachas” etc).

    Este país se va a la mierda y aún no se ve el fondo. Yo no descarto que se produzcan revueltas similares a las árabes en un futuro no muy próximo….

    P.D. siento la parrafada. Un saludo

    Me gusta

  2. Pura demagogia: “cuando una de las partes tiene excesivos derechos la relación corre el riesgo de dejar de ser simbiótica y convertirse en parasítica”
    Es la clase política la que nos parasita.

    Me gusta

    1. La demagogia es la práctica consistente en ganarse con halagos el favor popular o el intento de conseguir el poder a través de concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos. Sabiendo esto dime, ¿dónde ves demagogia en este escrito?

      Me gusta

  3. En muchas cosas estoy completamente de acuerdo, es cierto que hay mucha gente “parásita”, que hace que sus compañeros y la empresa lo tengan más difícil, sin embargo, aunque más caro que con la reforma laboral que se aprobará, en los primeros 2 o 3 años, no supone un gran costo como despido improcedente. Raras veces una persona trabajadora durante 3 años, se vuelve perezosa, por lo que si hay parásitos en las empresas, solo queda pensar en una opción: una ineptitud suma en el tema de los recursos humanos, la organización laboral y del trabajo… ¿Cómo es posible que siendo uno de los países en los que más horas se trabaja, también seamos de los menos productivos? La respuesta fácil es que los trabajadores son vagos… Irónicamente, en el fútbol, un entorno altamente competitivo en el que los jugadores tienen clausulas de rescisión francamente impresionantes, al que cortan la cabeza es al jefe/entrenador, y muchas veces, el equipo va mejor. A veces se cambian jugadores, se les paga y se ficha a otros.
    En mi opinión, el primer escollo del país y del trabajo en el mismo, es una clase dirigente (patronos, políticos y sindicalistas incluidos) mediocre, ineficiente, acostumbrada a un estilo directivo autoritario, cutre, enfocado a la producción y no a la calidad, en general desorganizado y chapucero. Funciona el peloteo, el enchufismo, ser un buen trepa…
    Parece el mundo al revés, en el fútbol, somos los mejores del mundo, contratando mercenarios y también jugadores propios, y sin embargo, en la empresa, lo primero en que pensamos es como despedir al equipo en vez de al entrenador.

    Me gusta

    1. Oh, desde luego, totalmente de acuerdo. Lo de los “empresaurios” españoles es un grave problema y solo nos queda esperar que a medida que nuestra generación va alcanzando las direcciones generales y de RRHH la mentalidad se vaya modernizando. Pero esa es otra historia, que será contada en otra ocasión.

      Me gusta

      1. Si tenemos que depositar las esperanzas en las nuevas generaciones, podemos echarnos a llorar. Creo que la falta de valores en la gente joven esta mucho más homogéneamente distribuida que en las generaciones anteriores. He visto miles de ejemplos de chavales jóvenes que cuando cogen un mínimo de responsabilidad y mando, se vuelven los más parásitos de todos, más esclavizadores y ruines, y más en empresas grandes. Al final, la poca capacidad para asumir frustraciones por parte de las generaciones jóvenes, hacen que cuando consigan algo en el terreno laboral, defiendan ese logro pisoteando a los que se quedaron abajo, por miedo a que le quiten su pan.

        Y ese es otro tema: el parasitismo de las empresas grandes paraestatales, que crecen en forma de diamante, crean puestos intermedios a discreción, que son anti-productivos, y son además vulnerables a los tentáculos más grimosos del sindicalismo español. Y por si fuera poco, viven a base de subvenciones porque son estratégicas, pero tampoco ofrecen un núcleo de poder simbiótico con el político…vamos, que chupan y punto.
        Está claro que falta otra parte de la reforma laboral que ponga los puntos sobre las íes a los grandes empresarios españoles. Yo no tengo tan claro como tú que siendo bueno acabes en un buen puesto, desde luego que no y menos en este país. Tampoco tengo tan claro que no te acaben echando. Evidentemente, si eres la ostia no lo harán, pero también hay excelentes profesionales, que a la hora de la verdad, les han echado porque eran los que más baratos salían. Porque claro, en muchas empresas los RRHH no tienen ni puñetera idea de quién es quién, y si es una multinacional, todavía menos, y tiran del listado. La ley de la supervivencia que tú dices se rige por el factor de los gastos, y luego ya vienen los demás factores de si eres un buen profesional, de si rindes más o menos, etc.

        Lo digo siempre y lo sigo diciendo: necesitamos una corriente de valores intelectuales y morales que nos permita redefinirnos a nosotros mismos, y que sea el germen de un enfoque responsable, en los dos lados de la cadena, de las relaciones laborales, al igual que lo necesitamos en el pensamiento político actual.

        La reforma está incompleta. Quizá si sea cierto que la huelga, aunque no la haya seguido y no la apoye particularmente, sea un toque para que, si los políticos captan el mensaje, entiendan que deben de compensar la balanza. Estoy de acuerdo que no nos queda otra que asumir, en el actual escenario, una rebaja social de las condiciones laborales, que para algunos serán un atentado, y para otros meramente flexibilidad. Ya no es la situación particular de nuestro país. Es que la situación geopolítica augura que somos una mano de obra cara y poco productiva. Y ante eso, sólo podemos hacer una cosa: o lograr un rendimiento óptimo, o rebajar nuestra mano de obra para equipararnos a otros países emergentes. En cualquiera de los dos casos, e independientemente del éxito, está claro que necesitaremos una fase de transición en la que tengamos que acostumbrarnos a unos derechos laborales más competitivos, osea, peores que los actuales desde el punto de vista del riesgo para la estabilidad del empleo y el bienestar. Pero si clamamos por corregir todas estas reformas, quizá tengamos que pensar en acercarnos más a una pobreza radical; en empezar de cero, que es algo hasta purificante, pero que exige mucho más sacrificio en términos sociales, pero muchísimo más, que el que estamos haciendo.

        Ahora toca, más que quejarse, exigir el uso ético y con responsabilidad de esas condiciones, por parte de los empresarios, y la vigilancia por parte de un gobierno independiente de que esto sea así.

        Y ya de paso meter mano a los sindicatos, ¡por favor!

        Me gusta

  4. Pues yo discrepo contigo en cuanto a lo de que rebajen la indemnización por despido, eso no creará mas empleo ni dará mas posibilidades al trabajador de ascender de puesto, simplemente al jefe le será mas fácil y muuuuucho mas barato poner en la calle a cualquier trabajador, incluso a lo mejor a alguno por que no le cae bien, o por algún que otro motivo subjetivo. Y aparte, lo de que se les pague menos a los trabajadores que “no trabajan bien o correctamente´´ como tu has dicho, ¿Quien es quien para juzgar a un trabajador en eso?¿Quien es quien para decir que mengano vale mas trabajando que fulano? Todo son puntos de vista subjetivos, en los que el empresario no debería poder pagarles a unos mas y a otros menos, por que puede decir que nadie trabaja correctamente, y bajarle el sueldo a to quisqui.

    Y en cuanto a la bonificación que le darán a las empresas por cada joven que se inicie en la etapa laboral o cada joven que sacan del paro, me parece una basura, por que si, ok, tu tienes un contrato temporal de 6 meses por el cual al tío le han pagado a lo mejor 2500€ (creo que eran) por contratarte, pero al acabar esos 6 meses vas de una patada a la calle, y el empresario sigue contratando a jóvenes que se inicien laboralmente para seguir cobrando esa bonificación. Si el contrato mínimo fuera de 1 año incluso a lo mejor vale, pero 6 jodidos meses… eso es pan pa hoy y hambre pa mañana viendo el panorama laboral en este país hoy en día. A mi esta reforma laboral no me convence para nada, o bueno si en una sola cosa: en que como mínimo 6 meses trabajaré seguro, por que no he tenido ningún contrato previo de trabajo y las empresas estarán como locas por conseguir esa pasta por contratar a gente como yo, pero al acabar esos 6 meses se que me echarán a la calle para contratar a otro y seguir cobrando.

    Me gusta

    1. Bueno, yo no estoy hablando de dar más posibilidades de ascender en ningún sitio, pero aparte de eso, ¿tienes algún argumento para rebatir los míos sobre por qué sí creará empleo estable? Porque al apriorismo también se jugar yo, lo que pasa es que lo dejé más o menos cuando dejé el juego de la oca y más o menos por la misma razón…

      Ahora, contestando a tu pregunta, ¿quién es quien para juzgar si un trabajador trabaja bien? Pues muy sencillo: su empleador. Al igual que tú eres quien, como consumidor, para juzgar si un restaurante es bueno o malo (en cuyo caso volverás o no) o si un coche funciona o no (en cuyo caso confiarás en la marca o no) es el empleador el que, como consumidor del producto que ofrece el trabajador (su fuerza de trabajo) ha de decidir si el producto es de calidad y vale lo que cuesta o no. Y al igual que tú le puedes dar una propina generosa al camarero que te trata bien porque, aparte de estás agradecido, quieres que te siga tratando así, el empleador primará al trabajador que rinda bien porque le interesa que siga rindiendo así.

      Tu idea de que todo el mundo deberían cobrar lo mismo independientemente de si funciona bien o no es, lo siento, una completa quimera. Es como decir que todos los coches deberían valer lo mismo, independientemente de si son un Skoda de segunda mano o un Maserati último modelo. Si es que el mundo se rige por la ley de la oferta y la demanda, hasta los comunistas recalcitrantes como aceptan esto (otra cosa es que opinan que no debiera regirse por esa norma). ¿Por qué a algunos os resulta tan difícil ver esa ley de la oferta y la demanda aplicada a la calidad del trabajo individual? De verdad que no lo entiendo, si está delante de vuestras narices… Oh, desde luego, no estamos hablando de un mercado de competencia perfecto, siempre hay algún grado de enchufismo, por ejemplo, pero el enchufismo te hace menos eficaz y, una vez más, menos competitivo en el mercado, por lo que es mala política de empresa. Algo que, por cierto, es derecho de todo empresario: si quiere llevar su empresa patéticamente, pagando mal y enchufando inútiles, tiene el derecho de hacerlo: el Scattergories es suyo y se lo lleva.

      Y respecto a lo de bajarle el sueldo “a todo quisqui”, pues claro que podría hacerlo. Y entonces, una vez más por aplicación de la ley de la oferta y la demanda, se encontrará con que los trabajadores decentes se van a otras empresas donde les ofrecen lo que se llama “salario de mercado”, es decir, donde les pagan por lo que valen (una vez más, por lo que valen de verdad de acuerdo al mercado, y no por lo que sus mamás les cuentan que valen) y no lo que les paga un empresario lo suficientemente mezquino como para intentar comprar duros a pesetas.

      Por último, lo de las bonificaciones para nuevas contrataciones ya existía y lo ha hecho desde tiempos de Suárez, no es nada nuevo. En cualquier caso, suerte con tu primera experiencia labora, si eres bueno igual te sorprenden y te piden que te quedes…

      Me gusta

  5. tengo familia que aqui en españa siendo de las mejores en lo suyo,que es la investigacion,con notazas y buenos resultados en su carrera laboral,se ha tenido que ir a trabajar a estados unidos ya que aquí,de lo suyo,no hay NADA.

    he acabado mi carrera sin repetir ni una sola vez ni pisar septiembre,buenas notas,conocimientos de idiomas y cuando voy a buscar trabajo,me dicen que tengo demasiados estudios y que estoy demasido preparada en entrevistas de lo mio,que es la psicología

    yo no creo que sirva para nada esta reforma laboral,y me dan ganas de irme fuera a ver si tengo suerte,ya que en mi pais actualmente no me dan trabajo,lo más triste es que tengo 24 años casi 25 y veo que esa es la unica salida

    Me gusta

    1. ¿A quien se lo cuentas?

      A mi me pasa y me pasó lo mismo. Tengo familia en España (mi hermana y mi cuñado Xinxas) que también son brillantes, también se dedican a la investigación y también lo están pasando mal porque en España no se investiga. Podemos ponernos a discutir sobre el hecho de que en España no se investigue (y probablemente vayamos a estar de acuerdo) pero ese no es el objetivo de este debate. Cuando ellos decidieron dedicarse a la investigación sabían lo difícil que era y el mercado en el que se metían, y aunque están pensando dejar la investigación y pasarse a puestos técnicos en el sector privado, no le echan la culpa al empedrado: ya sabían que el mercado laboral en ese sector es como es, y que no es solo que se investigue poco, es que encima el CSIC y las universidades españolas sufren de un nepotismo y una endogamia alarmantes. Pero aunque es cierto que hay que meter mano a ambos temas, insisto en que no estamos hablando de eso.

      Respecto a lo de la sobrecualificación… ¿A quién se lo cuentas? ¿Al inventor del Ridiculum Vitae? Yo tampoco encontré trabajo de lo mío, pero al menos el derecho es algo que permite que te lo montes por tu cuenta (o que lo intentes, porque no importa lo listo que seas y lo encorbatado que vayas nadie le da su caso a un chaval de 25 años), lo de la psicología es diferente (a menos que hayas hecho clínica, vamos, y en ese caso antes de poder montártelo por tu cuenta te espera el PIR si no me equivoco).

      En cualquier caso, qué quieres que te diga. Si no encuentras trabajo “de lo tuyo” ponte a trabajar de algo que no sea “lo tuyo” y mantén los ojos abiertos. A mi me funcionó, hay que adaptarse al mercado. Si intentas conseguir un puesto y no lo consigues no sirve de nada echarle la culpa a los miopes de RR.HH. o de I+D, tienes dos opciones: aceptar el medio en el que te mueves como es y adaptarte a él para sacar el máximo partido posible o, como dices emigrar, como mi hermana Zalasa (a la que tanto echo de menos), que no quiso trabajar más que de lo suyo y que, sabiendo como estaba este mercado, decidió adaptar el medio a ella en vez de adaptarse al medio. O puedes cerrar los ojos, apretar los puños y seguir en tus trece, dándote de narices con una pared que teóricamente no debería estar allí, porque eso no es lo que te vendieron al entrar en la universidad, pero que resulta que está ahí. Las dos primeras respuestas son señal de inteligencia, la tercera es suicida, amén de frustrante.

      Y siento parecer inmisericorde, pero es que es lo que hay. El mundo es como es y, hasta que lo cambiemos, tenemos que adaptarnos a él y saber que los cambios, si llegan, llegan lentamente a través de la evolución, y no de la noche a la mañana a golpe de revolución. Aunque haya veces que apetezca reformar la Constitución al grito de “Lo llaman democracia y no lo es” o al de “Todo el mundo al suelo”…

      En fin, buena suerte,

      A.

      Me gusta

Contesta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s