Una ciudad joven, caliente… y empapada

Lo que más me enerva de la visita del Papa a Madrid no son las molestias que causa ni el dinero desperdiciado, sino la intolerancia, el odio y la hipocresía que está exponiendo. Porque en España hay que ser tolerante con todo… menos con los católicos, claro.

Esta es una opinión que vengo teniendo desde hace cosa de quince años: en España hay que ser tolerante con todo, permitir todo tipo de opiniones, creencias, formas de vida, ideas políticas, sexualidades, modas, comportamientos, modelos de estado y religiones con la excepción del catolicismo romano. Todo el mundo se anda con cien ojos antes de descalificar a un colectivo por los actos de un indivíduo(1), antes de hacer tábula rasa y decir “todos los homosexuales son iguales”; se tira de relativismo moral a espuertas para mirar hacia otro lado frente a creencias, actitudes e incluso acciones que yo considero completamente intolerables con frases como “es que es su cultura”, “es que es su religión”, “sus valores no son los mismos que los nuestros”, etc. menos cuando esas diferencias las tiene uno con el vecino de al lado, que es católico.

Cuando formé esta opinión yo mismo era católico. Y a mucha honra. Durante muchos años no expuse demasiado en público este asunto porque no podía evitar pensar que era juez y parte, que a lo mejor era todo un poco de manía persecutoria mía, que al fin y al cabo me encantaba meterme en fregados y llevar la contraria a la gente y que, siendo una forma muy buena de hacerlo el defender a la Iglesia, a lo mejor esa impresión que tenía no era más que una consecuencia lógica de mi gusto por la polémica. Al igual que si te subes a un ring de boxeo lo lógico es que te peguen, si vas de Cruzado Católico Dura Lex lo lógico es que encuentres gente que ataca a los católicos. Buscad y encontraréis(2). Pero ahora no soy católico y sigo viendo exactamente lo mismo y me parece fatal.

Quiero que quede una cosa diáfanamente clara en este momento, sobre todo para aquellos que me conocen de hace muchos años y que probablemente tengan una idea de mi un tanto cristalizada a este respecto: no soy católico y no volveré a serlo jamás. El catolicismo me sigue pareciendo una religión magníficamente lógica y coherente si aceptas sus premisas, una obra maestra del pensamiento y de la mente humana. Lo que pasa es que sus premisas incluyen algunas estupideces de marca mayor. No creo que haya ni un solo católico romano inteligente que sea capaz de ponerse frente al espejo, mirarse a los ojos y, sabiendo lo que dice, preguntarse por ejemplo “Vamos a ver, ¿de verdad, de verdad, de verdad creo en la intercesión de los santos?” (o en la transubstanciación de la Eucaristía, o en la asunción corporal, o en muchos otros dogmas tal y como están formulados) y contestar, sinceramente, “Sí”. Yo mismo, cuando era católico, le daba vueltas y más vueltas a los conceptos para poder contestar ese “sí” (famoso es mi artículo sobre la virginidad de la Virgen) que en realidad en muchos casos era un “no, pero tampoco creo lo contrario así que sigo en el club”. Pero ya hace años que  creo que los católicos se equivocan(3). Tanto al aceptar estas premisas como al basar sus vidas en bases como estas Caeteris paribus, creo que es más probable encontrar la felicidad y vivir en paz con tus semejantes y en armonía con el Cosmos fuera de la Iglesia Católica que dentro. Mi admiración por las estructuras teológicas, worf-priest-229x300éticas, morales y filosóficas de la Iglesia Católica son paralelas a mi admiración por el lógico, complejo y coherente mundo construido por George R.R. Martin en A Song of Ice and Fire o por Gene Roddemberry y Michael Piller en Star Trek(4). El hecho de que admire esas estructuras no quiere decir que crea que son ciertas, al igual que el hecho de que me guste Star Trek no quiere decir que crea en los klingons. Las opiniones que siguen a continuación, pues, no son las de un católico defendiendo lo suyo, sino las de un agnóstico que opina que todos los católicos están equivocados y que probablemente vivieran más felices si jamás hubieran sido católicos que resulta que tiene ojos en la cara y un sentido quizá exagerado de la justicia(5).

Y es que me resulta extraordinariamente molesto ver como se maltrata, prejuzga e insulta a los católicos en general y a la jerarquía eclesiástica en particular, y como esos maltratadores se creen en su derecho (a veces incluso en su obligación cívica) de hacerlo. Yo aún tengo que escuchar a un obispo llamar a alguien algo peor que “pecador” o “inmoral”, pero no creo que sea necesario hacer una recopilación de lo que una parte importante de España está llamando a los católicos, a los obispos, al Papa y a las autoridades y empresas que han apoyado la JMJ para ver que no hay proporción. Y esto no se circunscribe a la JMJ, sino que es parte del pan nuestro de cada día. Muchísima gente no tiene el menor escrúpulo en defender, en el día a día, que todos los curas son unos pederastas, por ejemplo, o unos ladrones, o unos reprimidos, o unos embusteros, o unos hipócritas. Gente que muy probablemente no ha charlado en su vida con un cura, gente que se guardaría muy mucho de decir algo semejante de un indivíduo al que conociera de pasada o de nada en absoluto, gente que jamás diría eso de un colectivo que no conoce basándose en las supuestas acciones de un miembro de ese colectivo que tampoco conoce, ponen a caer de un burro a la Iglesia, los curas y los católicos en cuanto tienen una oportunidad. ¿Por qué? ¿Por qué gente que se excusaría por ofrecerle jamón a un judío considera que está justificado arremeter de esa manera e insultar y demonizar a los católicos, ridiculizar en público sus creencias más profundas y despreciarles profundamente en privado sin concederles los beneficios de la duda o de la réplica?

Pero claro, ellos “se lo han buscado”. En España, la Iglesia ha tenido mucho poder durante muchos años, ha influido todo lo que ha querido en las leyes y la vida social de España y ahora que no tienen ese poder todo ese odio reprimido se desata. Vae victis. Es una explicación histórico-sociológica válida, desde luego, pero moralmente es execrable. Moralmente tenemos que pensar, como indivíduos, en las cosas que nosotros hacemos como indivíduos y en como afectan a nuestro entorno, tenemos que tratar a cada uno como se merece por sus propias acciones, suum cuique tribuendi y todas esas cosas. Por favor, parémonos a pensar un momento, usemos la regla de oro. Supongamos que una persona totalmente desconocida, basándose en información extremadamente fragmentaria pero creyéndose (quizá sinceramente) en posesión de la verdad insultara o ridiculizara a todos y cada uno de los indivíduos de un colectivo al que pertenecemos, ¿cómo nos sentaría? ¿Cómo reaccionaríamos? Muy cercano a los lectores de este blog, pensemos en el caso Mireia Laguna. Independientemente de que diga tonterías y falsedades, independientemente de que no sepa por dónde van los tiros, o precisamente por ello, ¿es justificable su actuitud? ¿Tiene algún tipo de escusa escribir algo que intenta ridiculizar, destruir e insultar de forma gratuita? ¿Qué pensamos de alguien así? ¿Queremos ponernos a su altura? ¿O es que los católicos son, por alguna razón, un “blanco legítimo”? ¿Por qué?

Y luego tenemos a los que, desde un insufrible trono de arrogancia intelectual cuando probablemente no han leído en su vida el catecismo ni tenido una charla distendida con un cura,  excusan más o menos a los laicos, pero al clero le aplican presunción de culpabilidad. “Bueno, es posible que los cristianos de a pie sean inocentes de todas las maldades de la iglesia, que sean simplemente unos borregos a los que se ha engañado y se mantiene en la oscuridad y la ignorancia. Pero los curas, todos, son unos hipócritas que saben que lo que están diciendo son mamarrachadas oscurantistas y las siguen diciendo para vivir del cuento y forrarse a costa de la ignorancia, el miedo y la superstición”. En serio, ¿qué pruebas tienes de eso? ¿Dónde queda la presunción de inocencia, desde un punto de vista moral? ¿Verdaderamente crees que la gente tiene derecho a ser considerada inocente, a que se piense de ellos que no son unos delincuentes o unos sinvergüenzas hasta que se demuestre lo contrario? ¿O con los curas hacemos una excepción? Aparte, por supuesto, de que eso divide a los mil millones de católicos en el mundo en dos grupos: los imbéciles y los hipócritas, y que creo yo que alguna excepción tiene que haber. En fin, yo fui católico hasta antesdeayer y considero que esté en ninguno de los dos grupos, y lo mismo puedo decir de muchos de los católicos que he conocido a lo largo de mi vida, y de decenas de sacerdotes. Borregos he conocido, pero clérigos hipócritas no. Aparte de que, insisto, partir de la base de que una persona, por haber hecho unos votos es un hipócrita y un sinvergüenza me parece fatal.

Y es que hay mucha gente que, además, parece tener la piel particularmente fina allí donde la Iglesia Católica está involucrada, que en cuanto la oye mencionar respecto a un tema se pone automáticamente en contra y del mismo y empieza a buscar en todos los rincones la perversa mano negra del “poder de la Iglesia en las instituciones”. Pongamos por ejemplo la JMJ. Para mucha gente, el hecho de que cuente con la ayuda y bienvenida de los poderes públicos es un hecho intolerable, que solo puede comprenderse por el mencionado poder de la Iglesia en el gobierno de Madrid. Sin embargo esa misma gente entiende perfectamente y apoya la candidatura de Madrid a celebrar unos juegos olímpicos, a pesar de que la inversión es infinitamente mayor(6) y la afluencia de público que cabe esperar claramente menor. ¿Por qué? ¿Por qué ese doble rasero? ¿Por qué se ve el sentido (que lo tiene) en gastarse cien veces más en unos Juegos Olímpicos para un retorno menor, pero la JMJ es una idea tan mala, tan mala, que solo puede entenderse a través de unas hipotéticas sotanas susurrantes en Sol? ¿Por qué se pone en duda sistemáticamente que la visita de millón y pico de personas vaya a dejar dinero en la ciudad?

Y luego está lo de la desinformación, claro. Hay gente que odia de tal manera a la Iglesia Católica que se siente justificada en propagar bulos, rumores, mentiras y falsedades con tal de perjudicarla, porque creen que perjudicando a la Iglesia se sirve a un bien mayor, o porque razonan (por llamarlo de alguna manera) de una forma semejante al “vale, esto no será del todo cierto, pero sirva de contrapropaganda por todos los bulos que nos meten ellos”(8). Precisamente Anaiu acaba de publicar una corta pero elocuente entrada en su blog a este respecto… Pensar que algunos de mis amigos, que han sufrido en sus carnes este tipo de rumores malintencionados y saben el daño que hacen y lo difícil que es desmentirlos, se dedican a este tipo de cosas sin el más mínimo remordimiento, siempre partiendo de la presunción de culpabilidad e hijoputez de la Iglesia, me repatea.

Un ejemplo: Hecho 1: La JMJ cuesta 50 millones de euros, de los cuales el 50% los ponen los patrocinadores y el otro 50% instituciones estatales. Hecho 2 Estamos en una crisis económica impresionante con un paro horrible y mucha gente pasándolo mal. Conclusión: La poderosa e influyente Iglesia Católica ha conseguido que nos gastemos 25 millones de que son muy necesarios para otras cosas, el Estado paga la mitad de la visita del Papa. Realidad: Las instituciones públicas no ponen un solo céntimo en la JMJ, esos 25 millones son la estimación, en términos financieros, de lo que costarían los terrenos e instalaciones cedidas para el acto si hubiera que pagarlas, así como el importe de los incentivos fiscales a los patrocinadores (medida esta que no tiene nada de espectacular y que se ha usado este mismo año para eventos igual de “privados” como la Ocean Volvo Race (una regata), o el 800 aniversario de la batalla de las Navas de Tolosa).

Otro ejemplo: Hecho 1: Las instituciones públicas han prestado diversos espacios de forma gratuita para que los peregrunos se alojen. Hecho 2: La organización de la JMJ cobra el alojamiento a 18 euros por peregrino. Conclusión: La pérfida y avariciosa Iglesia Católica se embolsa 18 euros por cada peregrino que duerme en unos colegios que hemos cedido gratis. Realidad: Esos 18 euros se cobran para pagar los suministros (agua y luz), el acondicionamiento y limpieza de esos espacios públicos tras la JMJ (los acuerdos implican dejar los espacios cedidos en las mismas condiciones en que estaban al cederse).

Por no hablar de la gente que, simplemente, tiene fe en que la Iglesia es mala, gente a la que le discutes este tipo de bulos con datos y te contesta que “no le importan los datos”, que “no confía en lo que diga el Consejero de Interior”, que “le vale mil veces más su intuición”. ¿Qué se hace con gente así. que simplemente ya ha decidido en su fuero interno que la Iglesia es una ladrona y que nada de lo que le digas le va a convencer, no ya de que no lo es en general, sino de que no ha cometido el robo específico del que le está acusando? ¿Cómo puede la gente ser tan rematadamente injusta? Escapa a mi entendimiento, de verdad. A mi me da mucha rabia que me demuestren que estoy equivocado y suelo resistirme como gato panza arriba, pero tengo la suficiente integridad intelectual como para aceptarlo y cambiar (y el hecho de que ya no sea católico creo que es el mejor de los ejemplos, no os creáis que me caí del caballo, lo suyo le costó a en noches y noches de discusiones filosóficas sobre la existencia del bien, del mal y del libre albedrío contracausal). Que haya gente que se autoproclama fanática de sus opiniones me supera, máxime si esas opiniones le llevan a vilipendiar, odiar, insultar e intentar destruir lo que otras personas, que a su vez pueden tener razón o no, han construido legítimamente.

Yo entiendo que el que los obispos estén cada dos por tres insistiendo en que el sexo es pecado acaba por cansar (porque aun estoy por que alguien me diga algún dictado moral de la Iglesia con el que no esté de acuerdo y que no tenga que ver con el sexo), pero este odio me resulta injustificado. De acuerdo a las enseñanzas de la Iglesia yo soy un pecador público que vive en concubinato y me importa un pimiento. Que piensen lo que quieran mientras no me intenten separar de Ana, tienen todo el derecho del mundo a hacerlo. Tampoco me importa un pimiento lo que opinen el Gran Muftí de Estambul, el Dalai Lama, el Gran RAssise_2abino de Jerusalén, el Patriarca de Moscú (que, por cierto, opinan más o menos lo mismo que el Papa), me parece perfecto que tengan su moral y su código ético y que juzguen que, de acuerdo a él, soy un inmoral. Me parece perfecto mientras no intenten obligarme a vivir de otra manera y la Iglesia Católica, la de hoy en día, no intenta obligar a la gente a vivir de una u otra manera. Oh, intenta influir entre sus miembros, desde luego, para que la legislación esté en consonancia con sus ideas, pero el poder lo tienen mis conciudadanos, no la Iglesia, que tiene, como mucho, autoridad. Me pasa lo mismo que con los testigos de Jehová o los Mormones: serán unos plastas, pero me cuesta mucho odiar a quien, en realidad, solo quiere que participe en lo que sinceramente cree que es bueno.

En fin, que no me hace demasiada gracia la JMJ, que no me la hace ahora siendo agnóstico y tampoco me la hubiera hecho siendo católico, que me va a suponer multitud de trastornos y que, aun así, considero que puede ser muy buena para Madrid (si los peregrinos se llevan la idea de que somos un pueblo amable, simpático y acogedor y no unos antipáticos que hacemos todo lo posible para que no se sientan bienvenidos). Y que llamo a muchísimos de los que me léeis a que hagáis una reflexión: si este mismo follón fuera por unos juegos olímpicos, o un mundial de fútbol, ¿estaríais dándole vueltas a la mano negra del COI, planeando concentraciones para protestar por la presencia de la FIFA en España, denunciando el entreguismo deportivo del Estado y sacando a relucir como en todas las escuelas hay campos de fútbol y baloncesto pero en casi ninguna una red de voleyball o, más crucial, un tablero de ajedrez? ¿Saltaríais con “si ya lo decía yo” y “si es que todos los atletas son iguales” al primer titular que dijera que Marta Domínguez está implicada en un asunto de dopaje (esto lo digo entre otras cosas porque la pobre era más inocente que el Niño Jesús pero de eso los periódicos casi no han informado, lo que me parece fatal)?

Pues eso. De verdad, odiar es malo y negativo, trae problemas y hace infeliz, a ti y a quienes te rodean. Intentad no odiar y, en particular, intentad no odiar a la gente por su religión. Aunque sean católicos y crean que vais a ir al infierno.

Pax vobiscum,,

Arthegarn___________
(1) En este tema en concreto hay otra excepción añadida a “los católicos”: “los políticos” (y, últimamente “los banqueros”)
(2) Mt. 7, 7.
(3) Como siempre, estoy hablando de los católicos de verdad, de los que se lo toman en serio, de los que se leen en catecismo, de los que estudian teología. La muchedumbre de “católicos no practicantes” no me merece el más mínimo respeto intelectual (ni me lo ha merecido nunca) porque eso que dicen que tienen no es una religión, es una serie de supersticiones más o menos baratas y más o menos simples, sin la menor integridad como corpus moral y que, en la inmensa mayor parte de los casos, está directamente en contra de lo que la Iglesia Católica propugna como verdad. Ya lo he dicho muchas veces, pero el 90% de los que en España se llaman católicos son unos herejes de cuidado que, simplemente, no saben de qué hablan. Eso sí tienen derecho a llamarse lo que les de la gana y a vivir como les plazca, por supuesto.
(4) Hasta que Rick Berman y compañía se cargan esa coherencia a partir de la tercera temporada de Voyager, claro.
(5) Y los datos son datos.
(6) Barcelona’ 92 fueron 5.750 millones de euros de inversión. No estoy contando otros gastos como seguridad, etc.
(7) La organización de la JMJ espera millón y medio de peregrinos mientras que a Barcelona 92, según los cálculos más optimistas, fueron en total unas 900.000 personas.
(8) Porque la manipuladora y maligna Iglesia Católica nos engaña en cuanto puede, por simple afición, por no perder la práctica. Es bien sabido, que diría Irri…

28 comentarios en “Una ciudad joven, caliente… y empapada”

  1. IMHO, cualquier macro-evento, independientemente de lo que sea, es una prostitución de todo lo que engloba la celebración.

    Creo que en el momento en que se convierte en atracción turística, un asunto comercial y un motivo para sentirse “holier than thou” es cuando se ha perdido completamente la esencia y pasa a ser algo innecesario.

    Tristemente es lo que veo/entiendo que está pasando con todas las cosas multitudinarias y no es sólo a los católicos, otros muchos colectivos parecen haber ido perdiendo el Norte a pasos agigantados.

    Me gusta

  2. Madre mía, menudo tocho.

    Lo estoy digiriendo, mis opiniones personales contra el órgano “Iglesia” y mis opiniones generales sobre los Individuos “cristianos”, están llegando a un acuerdo entre sí.

    Eso sí, he de decir que yo fui el primero en …desear que el Mundial que se iba a realizar en Madrid fuese en cualquier otra parte, porque si hay algo que odio más que los ultra-católicos que no atienden a razones, son los hooligans ;P.

    Me gusta

  3. Perfecto.

    Un apunte: “¿estaríais dándole vueltas a la mano negra del COI, planeando concentraciones para protestar por la presencia de la FIFA en España, denunciando el entreguismo deportivo del Estado y sacando a relucir como en todas las e…scuelas hay campos de fútbol y baloncesto pero en casi ninguna una red de voleyball o, más crucial, un tablero de ajedrez?”, Yo si. Es mas, casi todas las semanas ando quejandome de ello.

    Me gusta

  4. Estoy de acuerdo con casi todo excepto en lo de que “se van a gastar tales entidades X pasta, pero se recaudará X pasta”. Pienso que ni hemos ni vamos a poder despejar la X. Todas las soluciones son o comunicados oficiales o hipótesis (estas últimas siempre en contra de la iglesia) y es esto lo preocupante, no que venga el Papa (el cual es, al fin y al cabo, jefe de estado ). El “enemigo” no va vestido de blanco…

    Me gusta

    1. Desde luego no vamos a saber cuánto dinero ha dejado la JMJ en Madrid exactamente, Ni aproximadamente tampoco, porque muchos de los beneficios de estas cosas son a muy largo plazo (p.ej. Barcelona 92 hizo maravillas con el turismo en esa ciudad, sobre todo con el turismo de negocios). Pero me cuesta mucho creer que más de un millón de tíos una semana en Madrid no se dejen cada uno 50 miserables euros (aparte de todo lo que ya han pagado a la organización y que va a empresas españolas, claro: montaje y desmontaje de escenarios, limpieza, transporte, seguros… Todo eso sí que se sabe y han sido (aprox) 28M€.

      Me gusta

  5. Plas, plas, plas. Gracias por una oda a la tolerancia, la racionalidad, y el sentido crítico siempre, venga de donde venga. La crítica sin contracrítica difícilmente es constructiva. Yo hace mucho ya que me fui del club, pero aunque me parezca (también) que los católicos se equivocan en muchas cosas relativas a su fé, desde mi experiencia he visto que muchos, muchos, muchos, son buena gente, con buenas intenciones, y creo que su esquema moral (y sus intenciones) cuadran con el de nuestra sociedad, que por mucho que parezca molestarle a ciertas personas, es una sociedad con una cultura claramente cristiana (ojo que digo cristiana) y la base de la moral cristiana influye en todo el sistema moral, legal, y cultural de Europa y América, hasta donde conozco. También creo que ya está bien de demonizar a grupos. Obviamente hijoputas hay en todas partes, y a mi también me parece que la Iglesia Católica es tremendamente hipócrita y que desvirtúa el mensaje de Cristo, que en mi opinión tenía una moral positiva y suficientemente tolerante y relativista. Pero de ahí a decir (y pensar, creer, estar convencido de ello) que todos los católicos son gilipollas, que todos los curas son pederastas o que todas las católicas son unas mojigatas, pues creo que hay tantas toneladas de ignorancia y cinismo que ni siquiera merece la pena discutir con ellos. Esa es otra fe, por lo menos igual de estúpida, que la que defiende que todos son unos santos. He dicho.

    Me gusta

  6. Dado que he mantenido una abierta oposición al JMJ, me siento obligado a responder, a ver si por partes y de forma entendible…

    Primero: totalmente de acuerdo en que existe un anticatolicismo bastante exacerbado en este país. Creo que las razones son las que tú explicas. Supongo que habrá de todo, pero ciertamente, y en esto aporto mi experiencia personal, al contrario de lo que tú dices sobre la Iglesia (y de hecho, en cierta manera, es así, es la teoría), existen curas que han tratado de imponer valores morales. Y la reacción lógica es que el “agredido” moralmente, acabe opinando mal. El error es no ver todo en perspectiva y confundir el garbanzo negro, aunque haya muchos, con todos los garbanzos del saco. Yo he tenido que aguantar a curas (bueno, ni eso, a hermanos), que usaban las clases de lo que fuera para infundir sus ideas morales, algo que tampoco es exclusivo de los curas, por otro lado (léanse cualquier libro de historia de nuestra época de EGB o actual). Esa reacción visceral es injusta, pero más injusto es que exista gente que sin haber tomado ninguna clase de contacto con la religión católica, tenga esas conclusiones. Eso es algo ya endémico en este país, parecido a los debates de la Guerra Civil, quiénes eran los malos y los buenos. Es una enfermedad social clara.

    Lo que si quisiera preguntarte: ¿podrías publicar o darnos la referencia de los datos para el párrafo de realidad del hecho 1? Mi oposición al JMJ no tiene nada que ver con el catolicismo, ni con el Papa, ni con los que vayan a verle. Aparte de que, ciertamente, no tienen mi simpatía, por una cuestión parecida a la que expones sobre sus acepciones dogmáticas absurdas (aunque por otro lado, realmente esa es la fe, ¿no? Creer en algo sin necesidad de tener la prueba por medios “usuales”), tampoco les tengo ninguna tirria (cualquier ridiculización que salga de mi boca es en un contexto de broma; me gusta hacer trajes) en realidad. De hecho, los creyentes me inspirar una mezcla de respeto y admiración, porque me da la impresión de que no soy capaz de lograr vencer el escepticismo y sentar unas bases morales tan sólidas como las que tienen. Por eso, incluso aunque crea que es tan absurdo asuntos como la virginidad de la virgen maría, o por ejemplo, tan pérfido el concepto del pecado original, incluso siento un respeto hacia ellos, porque después de todo, si yo no soy dios ni nada superior equiparable para mí, tampoco tengo porque necesariamente llevar más la razón, por muy absurdo que me parezca.

    Sin embargo, y vuelvo al tema, lo que me escuece mucho es el gasto (y el gasto no implica sólo la inversión económica, como el uso de recursos que entiendo que no deberían de estar dedicados a esto). Y es que, cuando se habla de que los beneficios son mayores que los gastos, para mí se comete un falaz error: se tienen en cuenta los beneficios privados y, “algunos gastos públicos”. Existe una logística del evento, se han creado 20 subcomisiones (y cuando leo la palabra subcomisiones, siendo un trabajador de las administraciones públicas, me echo a temblar). Existen unos gastos de representación para las autoridades que recibirán al Papa. El Palacio de Congresos de la comunidad ha sido alquilado (por la administración estatal, supongo, lo cual no entiendo), para cederlo a la organización del evento. Y existen gastos, estos sí, estimables, sobre el uso de los recursos públicos (cierre de un aeropuerto, seguramente algún cierre parcial puntual del espacio aéreo de Barajas cuando llegue y cuando se marche, seguridad, tráfico y transportes, infraestructuras, etc etc). Además, mi deformación como servidor público me hace oler que en este tipo de historias los altos cargos trincan del bote (a diario si uno mira el BOE puede ver verdaderas tropelías). Bien, según los datos publicados por los medios de comunicación (por eso te pido los que has visto tú), me salían una diferencia de 4 millones de euros negativos al hacer la cuenta. Evidentemente, para las empresas privadas que participan del negocio,hostelería, hoteles, servicios de turismo, patrocinadores y tal, los beneficios son suculentos, más si luego pueden desgravar hasta un 80% de IVA (eso es lo que he leído).

    Incluso aunque no perdiéramos, no encuentro la justicia moral en que tengamos que sufragar con nuestro dinero un evento del que luego no se obtienen unos beneficios públicos, sino privados. Mis impuestos al final van a convertirse en beneficios de empresas privadas, que luego desgravan para más INRI (nunca mejor dicho). Y eso es lo que me hace estar en contra. No es el Papa (para él y su institución ya tengo mis reservas éticas a favor y en contra), ni mucho menos sus feligreses, que ya sufragan con su renta porque son libres y quieren. Es que yo no quiero que se gaste un ápice (más que el necesario), de dinero público en un evento religioso de un sector (aunque sea mayoritario) de la población, a no ser que los retornos sean como mínimo iguales. Me da igual que haya mucho paro y sea bueno para el país. No es que me de igual, es que tampoco lo veo así. No podemos permitir dispendiar tanto de las arcas cuando tenemos un grave problema de déficit público. No me gustaría (modo egoísta on), que me tengan que bajar el sueldo otra vez mientras siguen “blanqueando” dinero de esta manera. Tampoco me gusta que estén reduciendo gastos en sanidad como vemos por la tele, ni que tengan la biblioteca de carabanchel reluciente e impoluta cerrada oficialmente “por obras”. Que no, que la culpa no tiene nada que ver con ser católico o no, que la culpa la tienen los políticos, pero si no nos quejamos seguirán haciéndolo.
    Incluso en el caso de las Olimpiadas, existen unas infraestructuras que suponen un retorno (en este caso, no económico) de un servicio público. Pero todo se queda en casa. Mi impuesto me procura un bien del que puedo disfrutar.

    He notado también una ola de anti-anti-visita del Papa, que muestra prácticamente los mismos rasgos de intolerancia. De hecho, definirse como laico se traduce por algunos como ser anti-católico, querer que se eliminen los colegios católicos y otras lindezas como tal. O decirme que soy hipócrita porque me cojo las vacaciones de Semana Santa. Seguramente me habré explicado mal, o me habrá salido cierto resquemor de cuando algún cura me obligaba a repetir proclamas moralistas en voz alta para que se me grabase en mi mente, o quizá es que nuestro país es tan reaccionario como los debates de la tele, que es de donde creo que se está mamando esta cultura tan clasificadora.

    Existe una corriente anti-Iglesia Católica casposa, como existe una corriente anti-sistema igual de casposa, o una corriente homófoba, o una corriente excesivamente tolerante con otros temas. Todas son reaccionarias.

    Me gusta

    1. No me olvido de ti, es que ando liado… Por partes:

      1.- Seguro que existen curas que hayan tratado de imponer valores morales. Lo que digo es que esa no es la postura de la Iglesia independientemente de que algún clérigo crea que el fin justifica los medios e intente imponer en vez de convencer (cuando, teológicamente, lo impuesto no es libre luego no salva).
      2.- El que sea lógico que si me intentan imponer una creencia y no lo consiguen tienda a oponerme a quien lo intentó no quiere decir que dicha oposición sea lógica (i.e. esté basada en argumentos lógicos). Creo que en eso estamos de acuerdo, mi objetivo no es analizar si el antocatolicismo español es explicable, sino si es justificable. Yo puedo explicar la homofobia, pero no por eso me parece justa y, por tanto, no soy homófobo. Hubo un tiempo de mi vida en el que la consideraba moralmente mala, pero incluso en aquella época tenía claro que debía ser permitida aunque no me gustara. Para mi eso es la tolerancia (aunque hoy en día se confunde “tolerancia” con “apoyo”, de tal forma que si dices claramente que algo te parece mal pero que lo toleras ya eres un “intolerante”…).
      3.- A ver, costes de la JMJ, de derecha a izquierda. La Razón, ABC, El Mundo (bastante bueno), El Pais (el primer párrafo es muy claro, el resto del artículo desinforma mucho. Por ejemplo dice que es “difícil de cuantificar” el gasto en suministros de los institutos y colegios públicos, lo que es rigurosamente cierto, pero no menciona que ese coste se repercute a la organización, lo que también es rigurosamente cierto) y Público (que desinforma un montón, por ejemplo porque el Papa no viaja en caldiad de Jefe de Estado y sus encuentros con los reyes y con Rajoy son religiosos, no políticos).
      4.- Desde luego, la fe es lo que tiene. Si no tienes unas bases morales firmes, si el bien y el mal no son trascendentes, la moral deja de ser absoluta y pasa a ser relativa. El problema es que esas bases morales solo las puedes tener verdaderamente firmes a través de un acto de fe o, al menos, de autoafirmación, y que el bien y el mal están totalmente fuera de la esfera de lo científico. Y si intentas derivar tus conceptos del bien y del mal de la naturaleza y el cosmos, lo curioso es que acabas con una moral parecidísima a la católica, incluso en lo sexual (p.ej. el aborto, y no me voy a meter con la homosexualidad por no levantar polémica…). Pero es lo que dices, determinadas posturas de la Iglesia son admirables y están muy bien contruídas, pero otras no tienen base o tienen bases muy dudosas que no comparto y que me ahcen ver que no pertenezco a ese club (insisto, ni el 80% de los que creen que sí, pero en fin).
      5.- Tema uso de recursos (y volvemos al tema). El asunto es que este uso de recursos es moneda corriente en TODOS los estados para atraer gente, y que se hace de muy diversas formas. Por ejemplo, Sydney llegó a aportar dinero para su JMJ (6M€). Y en España no tiene nada de raro, la comparación con unos JJ.OO. es perfecta, pero es que ahí tienes eventos como el Granda-Dakkar, la Copa América y un larguísimo etcétera. Por ejemplo, algo que me toca a mi: la Semana Negra de Gijón, que cuenta con utilización de espacios públicos, cortes de tráfico y una subvención directa de cosa como cuarto de millón de euros y que se sigue haciendo porque trae dinero a Gijón. La pregunta no es si el ayuntamiento de Gijón, o el Estado, están a favor de la novela negra o del catolicismo, la pregunta es si esa inversión (incluyendo en tal concepto el coste de oportunidad) va a ser buena, va a reportar beneficios económicos al administrado. Y estos pueden venir no solo del gasto directo que van a causar un millón de personas en Madrid (¡Sólo en botellas de agua nos forramos! ¡Y el 18% es IVA!) sino de los beneficios indirectos, la mejora de la imagen de la ciudad (mira lo que hizo Barcelona 92 por la ciudad), el hecho de que un millón de personas vuelvan a sus casas hablando de lo bien que se lo han pasado en Madrid y de las ganas que tienen de volver (y la promoción de Madrid desde el punto de vista turístico es parte de los acuerdos de la JMJ, mira el famoso youtube de la JMJ por ejemplo). Lo que quiero decir con todo esto es que no tiene absolutamente nada de raro, que es una estrategia político-económica de eficacia totalmente probada y que se utiliza por todo el mundo, que no es una “excepción” que se hace con la Iglesia. Uno, desde luego, puede estar en contra de utlizar así el dinero público, pero entonces no es que seas “anti-JMJ” sino “anti-una-forma-de-usar-los-recursos-públicos-de-la-que-la-JMJ-es-un-ejemplo.” Personalmente me parece el mismo error estar en contra de la JMJ que estar en contra del Orgullo Gay en Madrid, que también usa espacios públicos, implica cortes de tráfico y deja dinero en la ciudad (y que a diferencia de las JMJ son un evento mercantil en el que los organizadores esperan ganar dinero).
      5.- Tema rápido desgravación: No, nadie se desgrava el 80% del IVA. Las entidades que han patrocinado la JMJ (p.ej. Telefónoca o CajaMadrid) pueden desgravarse un 80% de su aportación. Una vez más, eso es de lo más corriente y entra dentro de la estrategia de organización y promoción de este tipo de eventos que te comentaba en el punto anterior. No hay diferencia a este respecto entre la JMJ y… que se yo, insisto, la vuelta ciclista a España o lo del 800 aniversario de la batalla de las Navas de Tolosa que comento en el artículo. Estoy totalmente de acuerdo en que uno puede oponerse a esta forma de utilizar el dinero público, pero entonces uno está en contra de esa política y no en contra de las JMJ en si mismas. Yo, personalmente, creo que es una buena forma de usar el dinero público, pero entiendo a quien crea que no lo es (me pregunto que opinará Sir Accolon de esto).
      6.- Totalmente de acuerdo con lo de la laicidad. La gente confunde totalmente el estado aconfesional (que es lo que, constitucionalmente es España por el 16.3) con un estado laico (cosa que España no es por el mismo 16.3).

      Y, desde luego, la inmensa mayor parte de las corrientes anti-algo son casposas y conservadoras. Porque una corriente reformista y progresista es la que dice “quiero que el mundo sea así” frente a la que dice “quiero que el mundo siga siendo así”, y el peor tipo de conservador casposo es el que dice “quiero que el mundo sea así y lo primero que hay quen hacer es destruir esto”.

      Saludos,

      A.

      Me gusta

  7. Muy buen artículo, con el que estoy absolutamente de acuerdo.

    Mi opinión sobre el porqué de ese odio a la Iglesia es la siguiente: en España hay una izquierda con un odio irracional a cualquier cosa que mínimamente tenga que ver con Franco. La Iglesia tiene que ver con Franco, aunque sea mínimamente.

    Hasta hace dos días, y por tanto durante muchos años, los medios de comunicacíón han sido casi exclusivamente de izquierdas, y los de derechas eran tan suaves que no constituían una simetría con aquellos otros, con lo cuál la opinión de millones de ciudadanos ha sido manipulada a base de bien. Lo cuál, dicho sea de paso, es bastante fácil.

    La actitud contra la Iglesia católica, el odio ése que se ve hoy en día, es producto de la interiorización del aleccionamiento de los medios por parte de toda esa gente, que no se han parado a pensar mucho por sí mismos, además de que Benedicto XVI no fomenta una buena imagen, todo sea dicho. Vamos, que han sido educados por medios de izquierdas, por lo general bastante agresivos, que no han contado con respuesta de derechas al no existir quién la hiciera.

    Esta explicación puede extenderse a muchísimas de las cosas que pasan en este país.

    Me gusta

  8. Al final el problema del catolicismo es que no han sabido contratar al asesor de imagen adecuado.

    Coñas aparte, creo que tienen el mismo problema que todas las religiones establecidas y dogmáticas, algunos de sus preceptos se vuelven anacrónicos, y mantenerse erre que erre con algunas cosas que de verdad está en tu mano cambiar (y no me refiero a cosas como espíritu santo o virginidad de la virgen, sino del tipo asi te tienes que comportar) Al final hacen cambios, porque de no ser así estaríamos cual amish. Y es posible que de este remoloneo venga gran parte del resentimiento contra ellos, quien sabe

    Me gusta

  9. Pero tampoco hay que confundir a la gente que odia y que es intolerante, con la gente que simplemente le revienta que se use su dinero para financiar algo en lo que no comulga.

    Me gusta

    1. Bueno, Pablo, esa es tu opinión. En la mía, la postura social y moral de la iglesia, en todo lo que no tiene que ver con el sexo, es magnífica.

      Ten en cuenta que hay gente que ve la postura de la Iglesia como un retroceso y gente que la ve como un avance, y la gente que la ve como un avance siguen siendo un huevo. También se financian, con ayudas directas, no con simples exenciones, grupos de homosexuales, de planificación familiar a golpe de RU386, etc. con los que quienes no comulgan quienes sí lo hacen con el Papa. ¿Por qué eso sí y esto no cuando, insisto, lo “progre” es con subevnciones directas que sí que salen del bolsillo de todos? O todos, o ninguno, a´sí que todos a comulgar… con ruedas de molino.

      En cualquier caso, en lo que no interfiere en lo más mínimo es con el Estado de Derecho, no entiendo a qué te refieres con eso.

      Me gusta

  10. Jajajjajaja veo de pasada ésto en mis noticias y cuál es mi sorpresa porque se ha intentado entrecomillarme!! xDD digo intentado porque se ha hecho muy malamente, mare mía jojojo… Cuándo dije que “me daban igual los datos”?? Qué diferente es a “no me valen esos datos” porque están evidentemente sesgados… Hoy en día es tan legítimo que lo que diga la prensa y los políticos no sea fiable que me cuesta creer que se me haya entrecomillado como un mal ejemplo (mal por cierto) por eso xDD… De todos modos me flagelaré en cuanto pueda por no tener como fiables lo que me diga la prensa o un político jajjajajaj… Aún así, no te conozco Cristina, pero me tomo la libertad por alusión a recomendarte que si citas textualmente a alguien lo hagas bien… es lo correcto, lo elegante al discutir, lo verdaderamente real y lo justo 😉 Ni siquiera lo del instinto es así… Dije que más me valía mi intuición obviamente comparándolo con los datos de dicho periódico, porque no me resultan fidedignos, es que así como lo pones todo se saca de contexto… De todos modos me ha resultado de lo más cachondo el asunto porque mira que hace ya días de mis comentarios xD…

    Me gusta

    1. Vamos a ver, Laura. En primer lugar el artículo es mío, no de Cristina; si alguien te ha citado mal he sido yo. En segundo lugar, no te creas que eres la única que tiene argumentos así de ilógicos, preconcebidos y fanáticos y encima presume de ello; en este caso lo del “me dan igual los datos” lo dijo Adrián (mi compañero de piso) hablando del tema en G+. Y, por último, tranquila que a ti sí que te cito con lo de la “intuición”.

      Me gusta

      1. Vamos a ver Arthegarn, yo no he leido tu artículo, yo he leido lo escrito por Cristina, y ella entrecomilla dos cosas casi calcadas a mis comentarios, aunque no iguales… Si ha copiado de tu artículo lo desconozco porque repito solo he leido lo que ella ha escrito, más grave aún porque entrecomilla cosas sin saber si son o no y fuera de contexto y aún peor porque eres tú al parecer el que ha entrecomillado mal, en mi caso la que atribuyes como mi cita y por tanto queda tergiversada era exactamente “es más me vale mil veces más mi intuición xD” comparándola con lo que diga la prensa o un político, no sin más, que importa mucho en qué contexto la pongas…eso sí si te lo inventas y lo pones en el contexto que te parece a ti, es normal que suene a ilógico, preconcebido y fanático… Pero si no te lo inventas, y la introduces en su contexto suena de lo más normal que lo que te diga la prensa y un político hoy en día no te lo creas… Es lo que tiene escribir lo que te sale del pie en un artículo y que la gente lo lea sin saber creyendo a pies juntillas lo que pone ;)… No hay nada de preconcebido, ilógico y fanático en no fiarte de lo que se lea por internet, lo escriba el periódico El País, el consejero o Arthegarn ^^… Joe qué buena está la Citadelle reserva que me estoy pimplando :_)

        Me gusta

          1. Bueno ya lo lei… En vacaciones me negaba a hacerlo así que ya está todo un tanto pasado, pero bueno quedé en hacerlo y ahí va mi opinión ;)… Tú al menos me citas correctamente, y se agradece… Pero el contexto donde colocas mi cita es mucho peor de lo que imaginaba Arth, se te ha ido el perolo definitivamente… Me citas en un párrafo donde hablas de gente que odia a los católicos… Pero de qué vas!! xDD… Odio, vilipendio, insultos, destrucción de lo construido… Pero tío, conozco a muchos católicos a los que adoro, y como cualquier religión por supuesto que la respeto aunque no la comparta por mi agnosticismo y porque en general me dan miedo… Muy diferente es que opine que están equivocados, muy equivocados, en sus creencias, en sus actos, en su manera de vida, etc… Pero de ahí a odiarlos como dices una y otra vez en todo tu artículo es otra cosa, porque no paras de hablar de un odio y una intolerancia totalmente victimista, macho… Ah y robar es una cosa y pensar que se le ayuda y finanacia demasiado es otra, tío, más victimismo barato… No sé el resto de citados, pero hablo por mí y mi contexto es cuanto menos inadecuado, aunque yo lo definiría como alarmista hasta el extremo y por supuesto calumniante… Mi opinión del resto del artículo aunque se puede extrapolar lo dicho e intuir te la pongo en el hilo en cuestión que aquí solo quería hablar de tu flipe xDDD… El cartelito de no levantarás falsos testimonios ni mentiras desde luego te va al pelo a ti con ésto 😉

            Me gusta

  11. Hombre, digo yo que una institución que dedica gran parte de sus esfuerzos a cuestionar y criticar la moral de los demás, como hace la Iglesia Católica, tiene al menos que soportar que se la critique de vez en cuando, ¿no crees?.

    Me gusta

    1. Sí, por supuesuesto que es de esperar que se critique a la Iglesia Católica (aunque confundes “cuestionar y criticar la moral de los demás” con “defender que la propia moral es correcta y, por tanto, la de los demás equivocada”). Si a mi me parece muy bien que critiquen a la Iglesia Católica, al Islam, al Partido Popular, a los sindicatos y a Rigoberta Menchú, lo que no me parece bien es aplicar un doble rasero, ser un hipócrita y encima sentirte legitimado para desinformar y manipular a la gente contra el Papa (o contra quien sea). No es un tema de crítica, lo que se está haciendo no es crítica es… lapidación moral masiva o algo así.

      Me gusta

  12. Decadencia en la civilización occidental… Ya vendrán otros que harán buenos a los católicos.
    No tiene importancia, nada la tiene.
    Buen artículo, bien razonado, demasiado largo para muchos, algunos porque entrarán en combustión espontanea, otros porque nunca leerían tanto y otros… porque ya estaban de acuerdo.
    Utilizas cierta lógica matemática pero no “sociológica” cuando analizas la realidad, y bajo esa luz, solo queda echarse a llorar.
    La gente es más animal que racional, tenlo por seguro.

    Me gusta

    1. Lo dicho: puedo entenderlo sociológicamente, pero no justificarlo moralmente. Ya sabes que soy un paladín de la justicia, desfacedor de entuertos e defensor de menesterosos e clérigos en zozobras…

      Me gusta

      1. XDD
        Desfacer entuertos es cosa de dos o más y… ¡empeño quijotesco desde luego! (a veces la gente quiere darse leña, y todo lo demás es una excusa)

        Me gusta

  13. ¡Hola! Es la primera vez que te leo (y enterito, a pesar de estar de acuerdo en casi todo) y me parece que has dado en el clavo del principal problema de ralladura moral que últimamente padece este país: el doble rasero. Que yo me miro con muy buenos ojos y con muy malos a los demás, aunque hagamos lo mismo, dependiendo de si queda “cool” decirlo o no. Pues ala, así nos va.

    Te añado un ejemplo muy tonto, para añadirle otra puntita a la reflexión. Todos nos indignamos, perogrullamos, filosofamos y nos cabreamos ante la actitud de los medios con el caso del Asesino de la Katana, porque parecía que aquí todos los “frikis” éramos unos psicópatas posesos con ganas de apachurrar a la familia a la primera ocasión. ¡Que no!, gritamos, ¡que no se puede generalizar y calificar a un colectivo con lo anecdótico!

    Bueno pues, estoy francamente aburrida de compañeros de afición vociferantes “Noticia de cura pederasta” = “¡¡Es que todos los cristianos deberían arder en la hoguera!!” No majo no. A este individuo se le mete en la cárcel o se le castra o lo que toque, pero no tienes derecho a automáticamente mandar a la pira al resto, porque incluso según el cristianismo, ese señor ni es cura ni cristiano ni nada. Es uno que se hacía pasar por, y no es lo mismo. Igual que el de la katana era un loco que se hacía pasar por friki sano.

    Lo dicho, gracias por este arranque de cordura. Menos mal.

    Me gusta

    1. Es que además, con la Iglesia, tenemos el efecto “un hombre muerde a un perro” (“Si un perro muerde a un hombre no es noticia. Ahora bien, si es un hombre el que muerde a un perro, la cosa cambia.”). Un cura es una buena persona, se porta bien con los feligreses, es amable y caritativo, etc. = no es noticia. Un millón de curas lo hacen y tampoco son noticia. Ahora, el primero que le toque el culo a un niño, precisamente por el contraste, va a la primera plana. ¿Conclusión? Todo lo que dicen los medios es negativo por contraste. ¿Conclusión? Todo aquel que no tenga contacto directo con un cura cree que todos son unos pederastas porque de todo de lo que oye hablar es de curas pederastas. Simple. Estúpido, pero simple. En fin…

      Me gusta

  14. Parece que solo te han dado cancha los que han creido todas tus palabras, pensaba que me iba a encontrar más debate, pero ya que me lo he leido como una campeona y aunque me extraña que tenga respuesta, daré mi opinión ;)… Bueno, tal y como te dije en el otro sitio creo que tu artículo es de un victimismo casi cómico… Cómo puedes hablar de que España es intolerante con la religión católica! tío xDD… De verdad es que es tremendo O_o… Un país que se considera aconfesional pero que en realidad es como es, cómo tienes el morro de decir que es intolerante ante el catolicismo, macho!!… Y cómo es España??… Pues es un país que celebra casi todas sus fiestas según la iglesia Católica (cosa que por otro lado agradezco porque por tradición en mi caso me encantan aunque sea agnóstica y espero que se celebren siempre), un país donde a cada paso que das hay una Iglesia que consideramos como de lo más normal tenerlas (incluso en mi caso me parecen obras de arte espectaculares), un país donde hay una casilla en beneficio de la Iglesia católica en la declaración de la renta!!! XD y solo tres gatos se quejan de ella (yo simplemente la ignoro aunque debería quejarme) es que manda huevos considerar intolerante a España jajjajjajaj, un país donde se ceden lugares, servicios, se realizan descuentos descomunales, se atienden medicamente de forma gratuita a extranjeros solo por ser católicos siendo aconfesional y hablas de odio a los católicos??… Te quejas de generalizaciones y madre mía las tuyas cómo son!!… De verdad resulta hastiante las veces que has hablado de un verbo que me resulta hasta difícil de realizarse por cualquier humano medio… Odiar… No es tan fácil odiar… Ahora, discrepar y manifestarlo sí es fácil y necesario, quejarse de una injusticia si crees que se ha cometido por supuesto que es más fácil (aunque mira lo que me cuesta a mí con la casilla de la declaración xD), pensar que tal o cual cosa es una equivocación y manifestarlo es fácil y legítimo… Pero eso es tan diferente a ODIAR¿?¿… Exagerado es lo mínimo que creo de tu artículo y si entro más creo que es victimista, alarmista y calumniante… Por lo demás iré por partes… Lo más importante y que hay que dejar claro y tú también tergiversas a tu manera, es que el dejar de ganar es otro sistema más de financiación… Que no se ha financiado como tal con todas las letras es cierto, pero si dejas de ganar el 80% del precio del transporte, dejas de ganar el alquiler de edificios y lugares públicos, dejas de ganar el importe de intervenciones sanitarias, dejas de ganar o más bien pierdes en dejar todo como estaba antes (hablo sobre todo de la limpieza), y encima puteas al ciudadano medio en su vida cotidiana católico o no, cortando el centro de la ciudad, pues… hijo mío, lo más normal es que alguna queja haya (sin odios que no son necesarios), pero es de comprender que no todo el mundo esté de acuerdo y lo exprese… Es más, es de TOLERANTE entender la postura de los otros y que tengan derecho a quejarse y expresarlo, y es de INTOLERANTE tacharlos de intolerantes, de vilipendiadores, de tener odio gratuito solo por no coincidir en opiniones y calumniar como has hecho tú a los que opinan diferente ;)… No ganar el dinero correspondiente a todas esas cosas cuando tenemos una deuda espeluznante y la Comunidad de Madrid es de las que más tienen, me parece un error y la gente tiene derecho a quejarse. No me quiero meter en muchas cosas más, pero al menos sí hablar de la diferencia y de la comparación desafortunada a mi parecer con eventos como los Juegos Olímpicos o similares… No es que yo sea muy partidaria de gastos de ese tipo, aunque egoistamente debo decir que el 92 fue el mejor año de mi vida pero por la Exposición Universal que es relativamente similar y que ojalá fuera cada año (me lo pasé tan de puta madre que aún se me ponen los ojillos acuosos de recordarlo)… Pero considerando que son épocas diferentes y con una situación económica muy diferente a la actual, y que son eventos tan dispares al compararlos con la JMJ que no sé ni a qué viene nombrarlo, creo que es un nuevo intento de defensa a ultranza sin razón de cómo se ha gestionado este evento (de hecho opino que hubiera sido un evento fantástico como cualquier otro y muy provechoso si se hubiera hecho bien y gestionado adecuadamente, sin regalos)… Unos juegos o las expos son eventos que suponen unas inversiones de infraestructuras que no tienen nada que ver con la JMJ, eventos que no se decantan por ninguna religión en un estado aconfesional siendo realmente neutrales y donde no se beneficia económicamente al asistente como se ha hecho en la JMJ, eventos de una envergadura y duración muy diferente, es que no sé cómo decir más claro y diplomático, pero la JMJ a pesar de que las imágenes de tantos asistentes me dan pavor (porque ya he dicho que me dan miedo las religiones), no tienen la repercusión a largo plazo, no dejan infraestructuras, no dejan tanto dinero y no suponen tampoco tanto gasto, son cortas, básicas, encaminadas solo a un grupo social, en fin muchas cosas que hacen de la comparación, ODIOSA xD… Aún así, en éstas fechas, un intento de olimpiadas sería también rechazado de forma general seguro porque la cosa está muy malita… Bueno, y más cosas que comentaría sobre el artículo pero que al llegar tarde mejor dejarlas… Pero repito, en general me ha resultado excesivamente victimista… Y qué decir Arth, en lo personal creo que en tu recién estrenado agnosticismo se te ve el plumero jajjajajja… Tú sí que defiendes de forma fanática las cosas ;)… De todos modos en esencia opino como tú, creo que los católicos son personas que en algunas cosas, a mi parecer bastantes, están equivocadas en su forma de pensar y vivir, pero respetable siempre que no influyan o molesten a los demás que no comparten eso mismo… Y en éste caso creo que sí han molestado… No en sí ellos, sino cómo ha sido gestionado 😉

    Me gusta

Contesta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s