La huelga de Metro

Publica La Mosca Cojonera en Facebook un vínculo a un artículo titulado Huelga de Metro, a ver si la peña se entera en el que, supuestamente, se enumeran diez “verdades” sobre la Huelga de Metro con el noble objetivo de informar a la “peña”. El artículo en cuestión es, en mi humilde opinión, una sarta de desinformación tendenciosa tal que me ha hecho hervir la sangre y contestarlo. Como siempre, no obstante, os insto a que comprobéis las fuentes y leáis el artículo original, pero ciertas afirmaciones, cuando se hacen con el ánimo de “informar” tienen que ser, digamos, matizadas. Ya sabéis como me pongo cuando alguien se arropa en el sagrado manto de la Verdad para decir lo que le da la gana…

El artículo está estructurado en diez puntos que copio aquí en cursiva seguidos de mi comentario a cada uno de ellos. No suelo escribir así, pero así ha salido.
Hay que decir que este artículo que léeis ahora es una segunda versión que he corregido tras que el amigo Juanjo (Juan José Gómez Losada, compañero de la facultad, muchas gracias, Juanjo) me hiciera ver que los trabajadores de Metro de Madrid estaban excluidos del ámbito de aplicación del Real Decreto-Ley 8/2010 (nacional) por una disposición adicional y que el origen de su bajada es la Ley 4/2010 (autonómica). Errare humanum est. Y, dicho esto, allá vamos:

      A ver si la peña se entera:

No puedo estar más de acuerdo.

1.- Los trabajadores de Metro NO son funcionarios.

Totalmente de acuerdo ¿Y? Lo que sí que son es personal al servicio del sector público, y resulta que la Ley 4/2010 (de la Comunidad de Madrid, que recordemos que tiene competencias legislativas) en su artículo 1, uno, al modificar el apartado 1 del artículo 19 de la Ley 9/2009 de Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid, no recorta los sueldos de los funcionarios, sino los de los empleados al servicio del sector público, que incluye funcionarios, personal laboral, externos y un larguísimo etcetera.

2.- Lo que reivindican es que se cumpla el convenio colectivo VIGENTE

Eso es básicamente cierto. En realidad, en el momento en el que se aprueba una norma con rango de ley que contradice ese convenio, el convenio deja de ser aplicable en lo que se opone a esa norma legal, pero claro, eso son cosas de abogados ¿no?

3.- Es ILEGAL bajarles el salario mientras esté vigente el convenio. Ni un 5%, ni un 50, ni un 1%

Hay una cosa que se llama jerarquía normativa. Un reglamento no puede ir en contra de una ley orgánica, y un convenio no puede ir contra un real decreto. Es ilegal romper un convenio porque sí, pero en el momento en el que una ley de rango superior dice otra cosa, lo que es ilegal es dejar de aplicarla. Y resulta que el Gobierno de la nación aprobó una ley que dice que hay que recortar los salarios de todos los empleados al servicio del sector público, así que esa ley está por encima de, y es de aplicación directa sobre, cualquier tipo de convenio colectivo. Que no es ilegal lo que marca la Ley, a ver si os entra en la cabeza.

4.- Los servicios mínimos se rigen por leyes anteriores a la Constitución, se fijan unilateralmente por la autoridad, jamás se ha desarrollado una ley de huelga. ¿Qué sentido tiene que sea la autoridad la que fija los servicios mínimos? Por eso son siempre abusivos

Aunque es técnicamente cierto decir que los servicios mínimos se rigen por normas preconstitucionales creo que es mucho más próximo a la verdad decir que se rigen por una ley de marzo de 1977, con Franco muerto y enterrado y cuando los comunistas(2) tenían en las67093-944-550 Cortes más diputados que Alianza Popular. En cualquier caso, el hecho de que una ley sea anterior a la Constitución(3) no exime de su cumplimiento. El código Civil o el de comercio son de hace dos siglos ¿vamos a dejar de acatarlos porque son “preconstitucionales”? Y, en todo caso, en todo el mundo es el Estado (o la autoridad territorialmente competente) quien fija los servicios mínimos cuando no hay acuerdo, como garante del interés público. Por supuesto que lo hace, entre otras cosas porque ¿Cuál es la alternativa?

5.- Uno de los objetivos de una huelga es lograr repercusión, los servicios mínimos sólo sirven para que no se note la huelga, por lo tanto es de cajón anteponer la huelga salvaje a la huelga domesticada.

Los servicios mínimos sirven para que, en casos como estos de colusión de derechos, todos podamos ejercer los nuestros con el menor disturbio posible, en este caso: el de los huelguistas a la huelga y el mío a la movilidad(4) y al trabajo. En cualquier caso lo que están haciendo los trabajadores de Metro (y, para ser exactos, lo que algunos trabajadores de Metro están obligando a los demás a hacer) es convertir un asunto particular entre empleador y empleado (que es lo que les da derecho, totalmente legítimo, a hacer huelga) en un asunto de orden público, intentando que la Comunidad de Madrid, por miedo a la irritación popular que está generando esta salvajada, ceda a sus pretensiones. En otras palabras; están haciendo sus reivindicaciones a su empleador por el procedimiento de estrujar NUESTROS cojones. No sé a los demás, pero a mi no me gusta en absoluto que alguien considere que estrujarme los huevos A MI es un arma legítima para su negociación colectiva. La huelga se hace como medida de presión, para causar pérdidas económicas y diversas dificultades comerciales al empleador, no para perjudicar al conjunto de los ciudadanos para ver si así le obligan a hacer lo que no quiere. Eso no es legítimo, ni moral. Y además, son mis genitales. Y, por cierto, anteponer lo domesticado (de domus, casa) a lo salvaje (de silva, bosque) es lo que hace la gente civilizada (de civis, ciudad). Los que prefieren lo salvaje a lo doméstico no deben haber bajado de los árboles todavía, o algo así.

6.- Cuando nos va mal, todos queremos que la gente nos comprenda. Cuando les va mal a los trabajadores de Metro, son unos cabrones. Cuando la Administración Pública INCUMPLE la ley, todos aplaudimos. Cuando se rescata a los banqueros, hacemos la ola. Cuando un trabajador pelea por el pan de sus hijos, es un vago.

Ya he explicado que la Comunidad de Madrid no está incumpliendo la Ley, más que nada porque la ha hecho ella. Y conozco a muchísima, muchísima gente a la que le va mucho peor que a los trabajadores de Metro, pero no se dedican a ir por ahí estrujando mis cojones y recortando mis derechos a ver si a ellos les va mejor por ello. Y, por último menos demagogia barata, por favor: los trabajadores de Metro no están luchando por el pan de sus hijos, el pan de sus hijos está MUY garantizado. Ni siquiera por la mortadela de sus hijos. Ni por su coche. Ni siquiera, mira lo que te digo, por su hipoteca. Menos demagogia y más mirar los sueldos que paga una empresa que, encima, tiene más del 90% de contratos fijos. Ojalá hubiera muchas más empresas como Metro en España.

7.- A todos nos mola que cumplan nuestro convenio en nuestro curro, tener 30 días de vacaciones, salarios establecidos legalmente, días para asuntos propios y una serie de derechos. ¿Nos molaría que lo rompiesen todo de manera ilegal?

Por mucho que se repita que lo que ha hecho la Comunidad de Madrid es ilegal no va a serlo. Menos mal que podremos ir al Orgullo, eso si. Progres hasta el final.Goebbels hablaba en sentido figurado, de verdad.

Pero lo volveré a decir: no es ilegal, la Comunidad de Madrid tiene competencias legislativas y puede promulgar una ley, que es imperativa, y que implícitamente cambia cualquier norma de rango inferior, incluyendo convenios colectivos. Los trabajadores de Metro son empleados del sector público y por tanto entran en el ámbito de aplicación de esa Ley.

Y, por cierto, en este tema sí que están “rompiendo” mis derechos de forma ilegal. En concreto: mi derecho a la movilidad. Ver nota 4.

8.- A lo mejor tenemos la crisis que nos merecemos, todos con mentalidad de empresario y lameculos. Si todos tomásemos ejemplo de los trabajadores de Metro, otro gallo nos cantaría. Ellos son un ejemplo de dignidad, el resto unos trepas e insolidarios.

“El resto”, o por lo menos yo, creemos que cuando hay crisis lo que hay que hacer es trabajar y producir más, no menos. Y, desde luego, dificultar que los demás produzcan si quieren es de los actos más egoístas, insolidarios y económicamente suicidas que se me ocurren.

9.- Los esquiroles que dicen que quieren ir a trabajar y que los piquetes les intimidan, seguro que cuando los huelguistas consiguen sus derechos renuncian a ellos, ¿no?

No. Las cosas no funcionan así, la gente tiene derecho a discrepar pero todos estamos sujetos a las leyes aunque no estemos de acuerdo con ellas. Lo mismo se aplica a la negociación colectiva, que es eso, colectiva: o negocias para todos o no tienes ciertos respaldos legales, como la posibilidad de convertir el acuerdo en un convenio colectivo (5) que no puede ser incumplido (o no puede ser incumplido hasta que va contra la Ley, claro, pero las reclamaciones al maestro armero(6)). En cualquier caso, el hecho está en que los piquetes no están respetando el derecho de ciertos trabajadores a trabajar, y punto. Lo que tienen que hacer es cumplir su función informativa y nada más, todo lo demás son coacciones y uso de la violencia, algo tan poco civilizado como salvaje. No puedes ampararte en el “luego te beneficiarás de lo que consigamos con nuestra lucha” para obligar a la gente a seguirte en su lucha; eso no tiene mucha diferencia con ir por ahí “garantizando la protección” de la gente. Pero, claro, a veces nos olvidamos de qué defendemos…

10.- Es verdad, hay cosas más importantes. ¿Jugará Navas o Fernando Torres esta tarde? Todos con la Roja, mañana al paro y pasado a llorar por las esquinas

Y nos despedimos con algo en lo que sí estoy de acuerdo. Mira que bien.

Saludos a todos,

Arthegarn______________
(1) Porque algunos que nos leemos estas cosas y que nos enteramos…
(2) Y no voy a decir nada los socialistas…
(3) Por Jove, qué ganas tengo de terminar mi artículo sobre la Ley de Amnistía.
(4) A los que se les llena la boca de Constitución, sobre todo al pronunciar la palabra “preconstitucional”, me gustaría recordarles que mi derecho a desplazarme es constitucional de primer rango, a la altura de mi derecho a la vida, y que el Estado tiene la obligación de garantizármelo, a diferencia de otros derechos sociales como el derecho al trabajo o a la vivienda digna. De acuerdo a la Constitución mi derecho a moverme en Metro está muy por encima del derecho de los trabajadores de Metro a la huelga.
(5) Porque, claro, se nos llena la boca de la inviolabilidad de los convenios colectivos pero se nos olvida la procedencia de esa inviolabilidad, ¿verdad?
(6) Maestro Zapatero, en este caso.

Va-a-saltar Garzón

Cada vez que veo toda la campaña que se está montando alrededor de Baltasar Garzón me pongo de un mal humor de los demonios. Ya sé que las alimañas acuden a la carroña, pero es que es verdaderamente díficil encontrar tantos de los defectos de la humanidad, que ya me enervan individualmente, coligándose en una única causa; en este caso: la beatificación de este señor.

Tenemos, en primer lugar, una inmensa cantidad de desinformados que no tienen ni repajolera idea de Derecho pero que no se lo reconocen ni a si mismos y que por ello pontifican sobre el tema como si fueran Papinianos redivivos. A estos se les suma un montón de hipócritas que cuando abren la boca o destapan la pluma lo hacen para, amparados en la autoridad que les da su conocimiento del Derecho, ignorarlo de arriba a abajo para hablar de su particular concepción de la Justicia, que es otra cosa. De todos estos, además, la inmensa mayor parte son o unos incoherentes o unos inconsistentes; porque o bien desconocen los ideales de justicia y democracia que dicen defender, o bien solo los defienden para algunos mientras se los niegan a otros, lo que va en contra del corazón mismo de esos ideales. Luego tenemos a los revanchistas, gente llena de una ira que no puede haber provocado algo que ocurrió hace treinta o setenta años a otra gente, pero que encuentran en esos sucesos la excusa para desahogar sus frustraciones cotidianas. Y todo esto sin olvidar a los idólatras que renuncian a ser ellos mismos, a pensar y a analizar la realidad, y prefieren crear un mundo maniqueo de malos y buenos y apoyar la abominable deificación que se está haciendo del magistrado, que está pasando de ser una persona normal, con sus virtudes y sus defectos, a un paladín de la justicia, vengador de los oprimidos y dechado perfecto de moral y honradez, algo que no es porque no lo es nadie.

Y entre todos ellos están mis amigos y otros como ellos, que no son ni imbéciles ni hipócritas, sino gente básicamente buena que se cree lo que les están contando y que dejan el espíritu crítico en el ropero del Dark Hole al salir y lo recogen la semana siguiente al entrar, porque cuestionarse estas cosas, no, pero ahora, del maquillaje que le ha hecho su novia a Catafalco(1) no dejan títere con cabeza.

Vamos a ver, mis queridos y manipulables amigos, todos vosotros que pusisteis ayer el careto de Garzón en vuestro móvil, que estáis viendo a ver si conseguís “un millón de firmas para apoyo al gran juez Baltasar Garzón(2), y que sin duda estaréis pensando en acudir esta tarde a la manifestación, ¿de verdad sabéis de qué va todo esto?

Baltasar garzón tiene, en este momento, abiertos TRES procesos contra él, y en general es más culpable que Judas. Permitidme que os desgrane los hechos y algunas consideraciones:

  1. Caso Gürtel: Se le juzga por prevaricación e interceptación ilegal de comunicaciones al ordenar escuchas entre determinados implicados en el caso Gürtel y sus abogados. Para quien no lo sepa, las comunicaciones entre un defendido y su abogado son absolutamente sagradas (se dice que están “privilegiadas”) y está prohibidísimo interceptarlas. Específicamente, para el caso que nos atañe, de gente en prisión (aunque sea preventiva) el juez sólo puede ordenarlas (desde luego, jamás sin orden del juez) en casos de terrorismo y únicamente cuando se crea que los abogados están actuando como intermediarios entre la organización de dentro y la de fuera de la cárcel, desde luego ni hablar en un caso como este. En mi humilde opinión, Una de las cartas que envio Garzon a Botin pidiendole dinero para un curso que el daba a traves de una institucion que el controlabay por las pruebas que he analizado en este caso debería ser declarado culpable de prevaricación (por imbécil, por no saberse las leyes) y culpable de interceptación ilegal de comunicaciones (aunque supongo que podría alegar que es imbécil).

  2. Caso Botín: Se le juzga por prevaricación y cohecho. Básicamente, en 2005 solicitó y obtuvo de Emilio Botín (presidente del grupo Santander) y de otras entidades varios cientos de miles de euros para financiar unos cursos que él mismo iba a dar (y por los que iba a cobrar esos cientos de miles de euros) en una universidad de Nueva York. Es decir, el Santander le daba el dinero a la Universidad, que se lo daba a Garzón. Esto ya es bastante grave(3) de por si, pero el auténtico problema es que cuando, posteriormente, entró en la Audiencia Nacional una querella contra el mismo Botín, Garzón, en vez de abstenerse, que es lo que tenía que haber hecho, la desestimó(4)En mi humilde opinión, y por las pruebas que he analizado en este caso debería ser declarado culpable de prevaricación (por no abstenerse, ojo, no por desestimar la demanda, que no tenía mérito) y de cohecho impropio pasivo (No creo que se lucrara personalmente de forma injusta, pero la definición del delito es tan absurdamente amplia que es facilísimo ser culpable).

  3. Caso Crímenes del Franquismo: Se le juzga por prevaricación acusándole de haber abierto una instrucción que atribuía a personas fallecidas delitos que habían prescrito, estaban amnistiados y que, además, no eran competencia de la Audiencia Nacional. En efecto, la instrucción atribuía a personas notoriamente fallecidas (no se puede juzgar a una persona ya fallecida porque, como no puede comparecer en juicio no puede defenderse, y como no puede defenderse condenarle sería injusto) delitos que habían prescrito (porque el último delito del Franquismo se tuvo que cometer, por narices, hace más de 30 años), que estaban amnisitados (por la famosa Ley de 1977, que no solo amnistia a los franquistas sino también a todos los que lucharon contra el franquismo quienes, no lo olvidemos, cometieron delitos gravísimos de acuerdo a la legislación de la época; Santiago Carrillo sin ir más lejos conspiró con una potencia extranjera -la URSS- para asesinar al Jefe del Estado) y que, sobre todo, no eran competencia de la Audiencia Nacional. Las competencias de la Audiencia Nacional están definidas por el Art.65 de la Ley Orgánica del Poder Judicial y, como veréis los más avezados, los asesinatos (por poner un ejemplo) no son una de ellas (son competencia de los tribunales ordinarios). Abrir un sumario contra un muerto es de subnormales, abrir un sumario por un delito prescrito es una tontería, abrir un sumario por un delito amnistiado son ganas de tocar los cojones y abrir un sumario que claramente no es competencia de tu juzgado es… bueno, es digno de ese “gran juez” que es Garzón. Hacer las cuatro cosas a la vez es, simplemente, temerario (y jurídicamente suicida). En mi humilde opinión y por las pruebas que he analizado, en este caso debería ser declarado culpable de prevaricación.

Y así son las cosas. Y, como todo esto que os he contado es ilegal(5) los tribunales lo investigan y, llegado el caso, juzgan y, en su caso, condenan. Porque Garzón, como cualquier otra persona que comete actos ilegales, debe ser juzgado y castigado por ello. End of story.

No es cierto que se esté persiguiendo a Garzón, que esté siendo víctima de un acoso sistemático, ni que haya una mano negra política o judicial que quiere acabar con él. Esto lo ha dicho el propio abogado de Garzón quien, para más INRI, considera que movilizaciones como la de los sindicatos y, sobre todo, como la de la Universidad Complutense o como lo de esta tarde perjudican a su cliente y a su causa. Y, además, son completamente contrarias a los principios que, se supone, defienden tanto Garzón como los que le apoyan.

Si verdaderamente crees en la democracia y en el Estado de Derecho no te dedicas a reunir a la plebe a las puertas del Consejo General del Poder Judicial, o del Tribunal Supremo, para intentar influir en sus decisiones girtando bajo sus ventanas, como en la Roma republicana. Antes bien, lo que haces es respetar y proteger su inNi tanto ni tan calvodependencia. Pero, claro, a veces me olvido de que estoy hablando de una gente cuya coherencia con sus principios les lleva a denegar la legitimidad de ciertos ciudadanos para acudir a los tribunales. ¿Así que os escandaliza que Falange ponga una querella? ¿Por qué? Son españoles como tú y como yo y tienen los mismos derechos de acceso a la justicia, si ven algo que consideran que es delito pueden acudir al juez. Negarles ese derecho es hacer persecución política, que se supone que es algo contra lo que estáis. ¿Qué pasa, ahora a la hora de acudir a los tribunales vamos a preguntar a la gente por su ideario político? “Buenas, yo venía a querellarme porque mi vecino me ha llamado violador de niñas y no es cierto” “Hmh, firme aquí… Un momento, ¿no será usted de Falange, verdad?” “Pues sí, de la FEI” “Ah, pues entonces no podemos… perdón, no haremos nada por usted. Babosas antidemocráticas como usted no tienen derecho a defenderse de lo que les hagan los rectos y justos ciudadanos que apoyan el sistema” “Oiga, que yo voto en las elecciones y en cualquier caso no soy un violador” “¡Ah! Cambie usted de partido, vote al PPOE y entonces tendrá derechos. Hasta entonces, bastante suerte tiene con que le dejemos vivir en el país” ¡Por favor! ¿Cómo se puede pedir igualdad de derechos para las mujeres o los homosexuales o los comunistas o los vegetarianos y al mismo tiempo negar esos derechos a los falangistas o los católicos o los calvos? El hecho de que una de las acusaciones populares la lleve Falange es totalmente irrelevante desde el punto de vista de si Garzón cometió o no delito. Y me permito recordar que otra de las acusaciones populares es Manos Limpias, que no tiene nada que ver con Falange.

Lo siento, pero no. Garzón no es “el único que se alza en defensa de las víctimas del franquismo” ni esas chorradas que oigo por ahí. Ahí tenéis a los diputados y senadores de la Ley para la Recuperación de la Memoria Histórica(6), ¿os parece poca gente? Garzón lo que es es un señor que se ha saltado a la torera una docena de leyes (y no todas en defensa de las víctimas del franquismo precisamente, insisto en el caso Botín) y que, como vivimos en algo muy parecido a un Estado de Derecho, será juzgado por ello. El hecho de que pensara sinceramente que lo que estaba haciendo era justo(6), que estaba moralmente legitimado para saltarse la ley, no es excusa. Y no es excusa porque si cada uno fuera por ahí aplicando su particular sentido de la Justicia volveríamos a la ley de la selva, a la vendetta y a la anarquía. No, en un Estado de Derecho nos ponemos de acuerdo todos en lo que más o menos consideramos que es justo, creamos unas normas de convivencia, las llamamos leyes y a continuación confiamos en algunos de nosotros para que vigilen su observancia, es decir, para que tomen la regla general y la apliquen al caso concreto. Esa gente en la que confiamos para que aplique las leyes son los jueces, y el hecho de que un juez se salte la Ley para hacer lo que le parece bien a él es gravísimo. Si acaba viendo amanecer desde su casa, y no entre rejas, saldra bien parado.

Lo que une el insulto a la ofensa, porque Garzón tenía la confianza del Pueblo para aplicar las leyes y, al saltárselas, ha traicionado esa confianza. Es posible que haya hecho algo con lo que tú personalmente estás de acuerdo, pero es que tú no eres el Pueblo. El Pueblo somos todos, incluyendo a Catafalco, a su novia, a mi, a los católicos, a los homosexuales y a los falangistas, y nosotros le hemos delegado poder, le hemos dado nuestra confianza, para que aplique lo que hemos pactado entre todos, no lo que a él (o a él y a ti) le parezca bien. Eso es intentar imponer la voluntad de parte de España sobre el resto, traicionando lo que esa misma parte de España pactó en su momento y no tiene tanta diferencia con el golpe del 36, a excepción de los fusiles.

No, lo siento, pero no. Garzón se ha saltado las leyes, será juzgado como cualquier español y condenado como cualquier español. Cualquier otra actitud ante estos hechos que no sea ésta no es más que un intento de subvertir el orden legal y democrático, de sustraer a un presunto delincuente de la acción de la justicia por el procedimiento de ir a pegar gritos bajo la ventana del juez.

Y, para eso, no solo no contáis conmigo, sino que tenéis mi más absoluta oposición. Por favor, examinad los hechos, examinad vuestra actitud, y volver a pensar qué es exactamente lo que queréis conseguir tratando de evitar que un presunto delincuente sea juzgado.

Hala, buen día.

Arthegarn__________
(1) O de la última aparición de Haplo Schaffer por la tele, vamos…
(2) Objetivamente hablando, de “gran juez” no tiene nada. Es un jurista bastante mediocre y sus instrucciones tienen más coladeros y más fallos procesales que la sentencia del caso RUMASA, y a la instrucción que le hizo famoso (la de la Operación Nécora) me remito. O a lo que digo del caso Gürtel, hay que no tener pero ni puñetera idea de leyes para ordenar interceptar comunicaciones entre abogado y cliente. Por cierto que hay que ver lo mal redactada que está la frase: o las firmas son “en apoyo de” o son “para apoyar a”, pero supongo que pedir encima corrección sintáctica a los robinjudes estos ya es demasiado…
(3) Tengo que decir que yo, personalmente, no lo veo ni tan grave ni, en absoluto, tan raro. No tiene nada de raro que las universidades estadounidenses quieran tener ponentes de renombre, no tiene nada de raro que garzón quisiera ser uno, no tiene nada de raro que quisiera ganar dinero y no tiene nada de raro, ni necesariamente de malo, que intente conseguir fondos para los cursos que da. Es cierto que puede haber indicios de cohecho, pero personalmente no creo que Garzón cometiera delito alguno pidiendo, obteniendo y luego lucrándose con esos fondos. Lo gordo es lo otro.
(4) Otra vez tengo que decir que yo, personalmente, creo que la querella no tenía mérito y que otro juez la habría desestimado igual, pero es que eso da igual, lo que tenía que haber hecho es abstenerse, que es lo que le exige la LOPJ y el Estatuto.
(5) O, al menos, tiene toda la pinta de serlo. Ya lo decidirán los tribunales competentes.
(6) Que yo, personalmente, opino que es una pésima idea, pero bueno.
(6) Y no me voy a meter en el tema, pero a Garzón las víctimas del franquismo se la dan por un pimiento y lo único que quería era salir otra vez en los periódicos, en este caso localizando y desenterrando los restos del pobre García Lorca, pese a que la familia había dicho que estuvieran donde estuvieran ahí estaban muy bien y que no se molestara lo que queda de él, por favor.

Abuelos en los andamios.

A pesar de que, en realidad, se empezó a hablar de esto hace meses, la semana pasada el Consejo de Ministros aprobó una propuesta de reforma de pensiones que incluye retrasar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años. Y, claro, ha faltado tiempo para que los demagogos de siempre (y algunos nuevos) se pongan a pegar gritos contra el Gobierno y el espeluznante retroceso de los derechos sociales que comporta esta medida y bla, bla, bla. Por no hablar de los desinformados de turno que, sin pararse un instante a enterarse de qué es lo que pasa en realidad, ya están quejándose a todo el que quiera oírles (y a alguno que no) y montando los inevitables grupos de facebook. Curiosamente los únicos que se salvan de la quema son, precisamente, los que sería más comprensible que lo hicieran: patronal y sindicatos (por qué será), pero menos estos, todo el mundo está dando voces y alaridos y correteando de un lado para otro como pollos sin cabeza, sin pararse a pensar un instante y, desde luego, sin leerse lo que se ha aprobado en realidad.

Vamos a empezar tratando de dar información. Lo que se ha aprobado en el Consejo de Ministros ha sido una propuesta que se llevará próximamente a la Comisión del Pacto de Toledo. Nada más. Zapatero no se ha aparecido bajo la forma de una columna de fuego y ha grabado el retraso de la edad de jubilación en las paredes de la Moncloa. De verdad que no. No es una Ley, ni un Reglamento, ni un Decreto, ni tiene validez alguna, ni sirve para nada más que para ser posteriormente estudiada y debatida. Además, la tal propuesta no se reduce a esa medida sino que incluye otras muchas, como por ejemplo la modificación de los criterios por los que se determina la cuantía de la pensión(1), el cambio de la edad mínima de prejubilación a los 58, los incentivos a la suscripción de planes de pensiones privados(2), el recorte al acceso a la pensión de viudedad y orfandad(3) o lo que a mi me parece que es acabar con las pensiones no contributivas(4). Respecto al retraso de la edad de jubilación, lo que dice la propuesta (Pgs. 36 y ss.) es que hay que retrasar la edad de jubilación, empezando a hacerlo en 2013(5) de forma paulatina,. No se dice en el documento, pero el Gobierno ha manifestado posteriormente que la idea es ir añadiendo, anualmente, dos meses a la edad de jubilación. Así, los que se jubilaran en 2013 lo harían a los 65 años y dos meses, en 2014 a los 65 años y cuatro meses, etc.(6).

 Esto es lo que hay sobre la mesa y no otra cosa. Y yo lo siento pero estoy de acuerdo por muchas razones. Voy a obviar las de índole económico-catastrofista (del tipo “o lo hacemos así o el sistema de pensiones quiebra, oh Dios, oh Dios”, y no porque no esté de acuerdo sino porque seguro que ya las habréis oído) y voy a centrarme en otras dos. Porque, en realidad, lo que me fastidia es que se haga demagogia con el tema (o con cualquier otra cosa) y es contra esto contra lo que lucho.

En primer lugar, la edad de jubilación que tenemos ahora, a los 65 años, se fijó en 1967. 1967, por el amor de Dios. En ese año de lo que se hablaba en España era de Fraga bañándose en Palomares y, como mucho, de la Guerra de los Seis Días. Y con esto no quiero decir que haya que revisar la edad de jubilación simplemente porque haya pasado mucho tiempo, sino porque objetivamente hablando la sanidad ha mejorado desmesuradamente desde entonces. En aquella época(7) la esperanza de vida era de 72 años, y la de los que tenían 65 años, de llegar casi a los 80. Hoy en día la esperanza de vida de los nacidos hoy(8) es de 82 años y la de los que hoy tienen 65 es de casi 85, y con esto no quiero utilizar un argumento económico-demográfico diciendo que hace falta más dinero porque vivimos más 2630163-tumblr_ma7vv792xi1rbts2no1_400y las pensiones se cobran más tiempo. Lo que quiero decir es que uno llega hoy en día a los 67 años infinitamente menos “cascado” de lo que llegaba a los 65 alguien que nació cuando no existía (ni de lejos), no ya los trasplantes o la quimioterapia sino la penicilina. El hecho objetivo es que llegamos a viejos en mucho mejor estado de salud que nuestros abuelos por lo que no tiene nada de raro que nos digan que, objetivamente hablando estamos en condiciones de seguir trabajando.

En segundo lugar, esa edad de 65 o 67 años es la edad general. Los demagogos de turno se dedican a vender la imagen de un anciano de casi 70 años encaramado a un andamio o saliendo con un pico de una mina de carbón cuando el hecho es que ahora mismo las cosas no son así. Para empezar, hay muchas profesiones que, debido a su peligrosidad o penosidad, tienen edades de jubilación inferiores a los 65 años (así a botepronto se me ocurren los mineros, los ferroviarios y los bomberos y creo que los toreros). Pero es que además, y con carácter general, cuando estamos hablando de que una persona se ve físicamente impedida para desempeñar su trabajo está cubierta a cualquier edad por las prestaciones por incapacidad, que para eso están. Da igual que vayas en silla de ruedas porque te piñaste un sábado volviendo de copas o porque tus piernas ya no te sostienen, si puedes subirte a un andamio la prestación a la que tienes que recurrir en ese caso es la de incapacidad, no la jubilación. Y, lo que es más, si tu incapacidad es suficientemente chunga (por encima del 45%) y eres suficientemente mayor (por encima de 52 años) te puedes jubilar si quieres(9). En otras palabras, el Estado supone que uno llega a la edad de jubilación en condiciones de trabajar, pero si no es así hace ya tiempo que no trabajas porque lo que tienes es una incapacidad. Antes, ahora y luego.

En fin, Que no hay por qué estar de acuerdo con la propuesta, pero si se va a combatir hay que saber, por lo menos, (i) en qué consiste exactamente y (ii) el contexto jurídico, social y sanitario en el que se hace.

Y, ahora que lo pienso, ¿qué hago yo dando argumentos en contra de que se lapide al Gobierno? Pero ¿qué me pasa? ¡Pieeedras, pìeeeedras, pieeeeedras, señoras y señores! ¡Pieeeedras baratitas, ideales para arrojar a los ministros! ¡Premio especial al sublime francotirador que acierte a PetaZeta en el cerebro! ¡Pieeeeeeeeedras..!

Arthegarn.__________

(1) Ahora mismo se hace basándose en las bases de cotización del trabajador durante los últimos 15 años. El problema es que si te despiden a los 55 años (por ejemplo) y no encuentras trabajo (lo que, por desgracia es muy habitual) tu base de cotización de los últimos 10 años va a ser el SMI, lo que muy probablemente baje muchísimo tu pensión de forma “injusta”.
(2) Porque ya me diréis qué es si no la “complementariedad de la previsión social”. Si me estáis leyendo, trabajáis, y todavía no tenéis plan de pensiones privado, ya estais perdiendo el culo a suscribir uno. Yo abrí el mío con 27 años, con eso lo digo todo. Que, con cómo están las cosas, para cuando os jubiléis no habrá dentellada al redimir un fondo de pensiones porque, simplemente, no quedará otra.
(4) Lo que me parece muy bien, porque tal y como están las cosas Fridaluna podría cobrar pensión de viudedad si me muero mañana. Bueno, no, pero porque me curré el divorcio…
(3) Literalmente “culminar la separación de las fuentes de financiación entre el nivel contributivo y el no contributivo”. A mi eso me huele a que estamos hablando de sacar las pensiones no contributivas (v. gr. dinero que te da el Estado a quien no ha hecho nada en absoluto para ganarlo como los 400 euros mensuales del Subsidio de Subistencia) del Pacto de Toledo y dejar que quiebren a medio plazo para luego, lamentándolo muchísimo, darles el tijeretazo que necesitan
(5) Lo cual quiere decir, hermanas que leéis esto, que a Padre le pilla por los pelos.
(6) Lo cual quiere decir, hermanas que leéis esto, que Padre se jubilaría el 19 de junio de 2014.
(7) El dato es de 1970, no he encontrado los datos año a año.
(8) Datos de 2007, se supone que actualizarán en 2010.
(9) Aceptando, eso sí, una minoración en tu pensión, como en todas las jubilaciones anticipadas.

Zapatero, a tus New Rocks.

Estaba yo ayer planchándome la camisa para ir al despacho cuando, echándole un ojo a la revista de prensa que hace María López en Telemadrid (y que me gusta por su formato pese a ser bastante tendenciosa) me enteré de que El Mundo y ABC llevaban en su portada una foto de la familia Rodríguez-Espinosa con el matrimonio Obama en la que las hijas aparecían vestidas de góticas. En teoría, la noticia era que La Moncloa había intentado censurar las fotos y evitar su difusión y publicación; en la práctica, la noticia era que Alba y Laura habían ido a cenar vestidas de fantoche(1) con el Presidente de los Estados Unidos.

hijaszp

El tema me hizo mucha gracia y ya está. Me pareció divertido por lo grotesco, algo para echarse unas risas bienintencionadas tomando un café y para comentar en los foros o en el 666 con el público especializado y unas cervezasy nada más. Quizá diera para una entrada de blog y todo, pero nada más.

Pero hoy, al llegar al despacho, me sorprendió la actitud de la mayor parte de mis compañeros y compañeras. Y luego, cuando lo comenté con mi familia, la de algunos de sus miembros (principalmente mi madre y mi hermana Andruin). Y cuando me puse a hojear(2) internet, la de la mayor parte de los comentaristas. Había mucho cachondeo, desde luego, part
e bienintencionado (como el fake que incluyo en esta entrada), parte malintencionado o con mala leche (como otros fakes que no voy a incluir), y parte auténticamente indignado y que daba gritos hablando de la imagen internacional de España y blablabla.

Personalmente no creo que las pintas de estas dos chicas tengan nada que ver con la imagen internacional de España. En primer lugar hay que recordar que no es la familia del Presidente del Gobierno la que representa a España; para representarnos a ese nivel ya tenemos otra familia a la que pagamos bastante bien y que, en mi opinión, hace muy bien su trabajo. A esa familia sí que es legítimo exigirle que se comporte en todos los ámbitos de su vida con la dignidad y corrección que queremos que refleje la España del Siglo XXI, pero a la familia del Presidente del Gobierno, sinceramente, creo que no. Y, en cualquier caso, si de la imagen internacional de España se trata, creo que deberíamos estar todos profundamente agradecidos a Laura y Alba porque, gracias a ellas, se habló el viernes de una frivolidad como los trapitos que llevaban y no de las estupideces que dijo papá en la ONU, que sí que hubieran dañado de verdad la imagen de España.

Respecto a la anécdota en si, la verdad es que tengo sentimientos encontrados. Yo no veo nada malo en si mismo en que las hijas del Presidente, ciudadanas particulares con vidas privadas, se visten como les de la gana en una etapa como es la adolescencia. Lo que es más, tampoco vería mal que se vistieran de góticas ya alcanzada la madurez porque, al fin y al cabo, las pintas de cada uno debería decidirlas cada uno (bueno, por eso y porque yo lo hago). No veo nada malo en ser gótico y, por tanto, no veo nada malo en vestirse como un gótico. Pero…

El problema es que no se esperaba a las niñas en la cena de marras. Si hubieran estado invitadas y si sus pintas no infringieran la letra del cuaderno de protocolo de la Casa Blanca (cosa que dudo que hagan porque a nadie se le ocurre decir que las damas deberán abstenerse de llevar botas de combate) me pondría al 100% del lado de la familia Zapatero. Bueno, al 95% y luego explicaré por qué. Si no estaban invitadas, entonces estamos ante el típico cohecho sin víctimas en el que un cargo público aprovecha su condición de tal para favorecer a su familia sin causar perjuicio a nadie; en este caso llevando a las niñas a conocer a Obama, cosa que aunque en el plano de la Alta Ética Teórica seguro que está mal, en la práctica a mi me parece comprensible; tanto que no seré yo quien critique la práctica en si misma. Claro que cierta gente aprovechará para arremeter contra PetaZeta con esta excusa, pero solo es una excusa. Si, a pesar de no estar invitadas y habérselas llevado, no rompían el cuaderno de protocolo, tienen mi apoyo al 90%.

El 5% ese que dejo es por las propias niñas. Si bien me parece muy correcto y de muy buen padre que PetaZeta deje que sus hijas se vistan como les de la gana en un periodo como es la adolescencia, me parece que algo falla cuando ellas mismas no se dan cuenta de las consecuencias que puede tener su indumentaria y no se ofrecen a, por una vez y ya quelos-alcazar-con-unos-amigos1 vamos a conocer a Obama, hacer una excepción y vestirse de forma más discreta (que se puede ser gótico y discreto y aquí estoy yo en Clifford Chance con mi traje negro para probarlo). Igual que me parece normal que no todas las familias de España, ni de Presidentes de Gobierno de España, sean como los Aznar-Botella me parece también normal, de una forma triste, que estas chicas se comporten de forma tan distinta a como yo me hubiera portado a su edad. Hay veces que hay que ser responsable y hay que sacrificarse por Papá y esta era una de ellas. El nivel de egoísmo que destila no pararse a pensar los problemas que le puede causar a Papá ir con las New Rock a la cena con el Presidente de los Estados Unidos, o en el caso de parárselo a pensar, ir así de cualquier forma, me parece preocupante. No anormal, insisto, así están saliendo estas generaciones, pero sí preocupante.

Si tuviera que criticar a alguien por este tema, después de criticar a todos los periodistas hipócritas que hicieron saltar la noticia de las pintas de estas chicas como si de lo que estuvieran informando fuera de que Moncloa intentó retirarlas, y después de criticar a toda la caterva de pijos que se sienten amenazados porque alguien distinto a ellos está en lugares tradicionalmente reservados a los de su clase pero a los que en realidad ellos, personalmente, nunca podrán llegar; sería precisamente a las chicas. Y no por vestirse de góticas ni muchísimo menos por serlo sino por no darse cuenta de que, de vez en cuando, hay que hacer algún sacrificio por papá, aunque no lo pida, que bastante majo es que nos deja ir a todas partes como nos da la gana.

En fin. Yo llamando majo a José Luis Rodriguez Zapatero, qué cosas hay que ver. Pero conste que le apoyo como padre, no como Presidente.

Arthegarn____________
(1) Lo de vestirse de fantoche lo digo con todo cariño. Como sabe cualquiera que me lea normalmente yo describo el proceso por el cual dejo de ser un respetable y conservador ciudadano de ilustre raigambre y rancio abolengo y me convierto en Arthegarn, el Brujo como “vestirme de fantoche”.
(2) Y yo me pregunto, aunque no venga al caso… Internet se
ojea pero ¿se puede hojear, ya que tiene páginas?

Educación para la Ciudadanía.

De todos es sabido que la penúltima reforma educativa en España, la Ley Orgánica de Educación, ha introducido en primaria y secundaria la famosa asignatura de Educación para la Ciudadanía que tanta lata ha dado.

La Ley, en sí misma, no dice casi nada de la asignatura. Se limita a decir que hay que darla en un año de tercer ciclo de primaria y otro de primero de secundaria (en el preámbulo se dice que hay que darla otra vez en bachillerato, pero luego no se desarrolla, un prodigio de técnica legislativa esta ley…). No dice ni pío sobre su contenido, se limita a describirla como un “…espacio de reflexión, análisis y estudio acerca de las características fundamentales y el funcionamiento de un régimen democrático, de los principios y derechos establecidos en la Constitución española y en los tratados y las declaraciones universales de los derechos humanos, así como de los valores comunes que constituyen el sustrato de la ciudadanía democrática (…).”

Así expuesto, la verdad es que me parece muy bien. Tan aséptico, tan profiláctico… no se va a tratar de una asignatura obligatoria en la que el Estado adoctrine a todos sus ciudadanos en lo que el gobernante considera que es correcto o incorrecto, bueno o malo, cierto o falso, sino que se va a tratar de un “espacio de reflexión” en el que se plantearán y discutirán varios puntos de vista. Algo así como un aula de debate. Muy interesante, desde luego, pero… ¿cómo se evalúa un aula de debate, un “espacio de reflexión”? ¿En función de la lógica y coherencia de las reflexiones del alumno? ¿O en función de las conclusiones a las que llegue?

Si dejamos la LOE, con sus generalidades, y nos adentramos en el desarrollo legislativo, mucho más concreto, las cosas empiezan a pintar de otra forma. Cuando uno lee el contenido específico se encuentra con cosas como:

  • Autonomía personal y relaciones interpersonales. Afectos y emociones.
  • Las relaciones humanas: relaciones entre hombres y mujeres.
  • Relaciones intergeneracionales.
  • Valoración crítica de la división social y sexual del trabajo y de los prejuicios sociales racistas, xenófobos, antisemitas, sexistas y homófobos.
  • Diversidad social y cultural. Convivencia de culturas.
  • Los impuestos y la contribución de los ciudadanos. Compensación de desigualdades. Distribución de la renta.
  • Un mundo desigual: riqueza y pobreza.
  • La «feminización de la pobreza».
  • Los conflictos en el mundo actual: el papel de (…) las fuerzas armadas de España en misiones internacionales de paz.
  • Relaciones entre los ciudadanos, el poder económico y el poder político.

Pero resulta que no es que se vayan a abrir debates en clase sobre estos temas, no. Resulta que los alumnos van a recibir una educación, una formación sobre estos temas. A todos esos menores de edad les va a llegar el Estado y les va a decir… ¿qué? ¿Alguien es capaz de leer estos temas y decir, verdaderamente y desde su fuero interno, que se van a debatir desde ambos extremos, que se van a enseñar ambos lados de la moneda? Pensemos en el antisemitismo, por ejemplo. Si vamos a debatir y reflexionar sobre el antisemitismo no es suficiente con contar el sufrimiento del pueblo judío, su milenaria discriminación y el holocausto. Habría que exponer también los argumentos en favor del antisemitismo (la usura, el pueblo deicida, la lealtad a la etnia antes del Estado, etc.) y si, de verdad, se supone que el Estado no va a tomar partido, los datos deberían enseñarse con la misma seriedad y neutralidad.

Ahora en serio ¿Alguien se imagina al profesor de educación para la ciudadanía exponiendo con perfecta neutralidad las tesis de Hitler? ¿Malthus? ¿Alguien se imagina a ese mismo profesor exponiendo a debate si los continuos ataques mediáticos al estado de Israel son una forma de antisemitismo (debería, incluso hay una parte en la asignatura sobre la influencia de los medios de comunicación en la formación de la conciencia? ¿Alguien se imagina a ese profesor exponiendo argumentos a favor de la segregación de minorías? No.

El hecho es que el contenido de esta asignatura implica de forma necesaria que el Estado va a tomar partido. Va a enseñar a todos estos menores de edad una serie de valores (tolerancia, igualdad de sexos, distribución de la renta, etc.) y conceptos (“identidad sexual” frente a “sexo”) “positivos” y una serie de valores (inflexibilidad, discriminación) y conceptos (liberalismo impositivo, roles en función del sexo) “negativos”. Y ahí es donde hay que decir basta.

La Constitución Española y todas las declaraciones de derechos reconocen el derecho supremo e inalienable de los padres de dar a sus hijos la educación que deseen, de acuerdo a sus propias convicciones morales y religiosas. Esta asignatura de educación para la ciudadanía es una intromisión absolutamente ilegítima en la esfera más íntima y personal de la familia y de la educación del menor. Muchas religiones y filosofías tienen éticas y morales que no concuerdan con esta especie de mínimo común que intenta enseñar el Estado a sus ciudadanos. Yo, por ejemplo, creo en la tolerancia pero no en el relativismo moral; creo que la igualdad consiste en el trato igual a lo distinto y no en la identidad entre lo distinto y lo uniforme; creo en la paz pero no en el pacifismo; creo en la lucha contra la pobreza pero no en la distribución de rentas por medio del subsidio y creo en valores por los que merece la pena morir. Y para transmitir mis valores a mis hijos no voy a tener que luchar sólo con la apatía, mediocridad y tontería imperante, ahora resulta que en todo en lo que sean diferentes de ese mínimo común (que queda demostrado que no es tan común) voy a tener que luchar también contra lo que diga su profesor del cole. Y, lo que es más, debido al sistema de evaluación (que se fija en las actitudes personales del alumno), se puede dar el caso de que si mi hijo hereda mis valores y estos son claramente diferentes de los que enseña el Estado, a mi hijo le van a suspender. ¿Y si soy musulmán y mi hija se somete al hombre y mi hijo espera sumisión de las chicas? ¿Y si soy hindú y no quiero que mi hijo toque a según los de qué casta? ¿Y si soy mormón y quiero que mi hijo defienda los roles basados en el sexo? ¿Y si soy comunista (porque, no es engañéis, la propiedad privada se enseñará como “positiva” ya que así consta en la Constitución) y quiero que mi hijo considere negativa la propiedad privada? ¿Y si soy ultraliberal y creo que mi hijo piense lo que yo sobre los impuestos progresivos? ¿Y si soy anarquista y quiero que mi hijo crezca rechazando toda autoridad?

Por muy loable que me puedan parecer el 95% de sus contenidos no puedo estar de acuerdo con la existencia de esta asignatura que me parece, sintiéndolo mucho, además de entrometida, inconstitucional. Esta no es, ni puede ser, la solución para la galopante falta de valores que se extiende entre la juventud.

Pasaron las épocas del Comité de Salubridad Pública e incluso de los Principios Fundamentales. El Pueblo necesita formación y educación, pero no adoctrinamiento.

Arthegarn