El libro de febrero

Capture

Como es bastante sabido llevo unos meses bastante liado de trabajo. En febrero sólo me ha dado tiempo de leerme un libro: El Símbolo Perdido, del infame Dan Brown.

Bien, tengo que decir que es el segundo peor pedazo de mierda que he leído, inmediatamente por detrás de la espeluznante La Mano del Muerto, de la que creo que ya he hablado en alguna ocasión. No es que me esperara mucho (Dan Brown no es Umberto Eco precisamente)(1) pero los otros libros suyos que me había leído(2) tenían algo, al menos. Es cierto que exigían una suspensión de la incredulidad muy alta, pero eran thrillers bien construidos, entretenidos, interesantes, que te tenían en tensión si eras capaz de olvidar las estupideces sobre la sanidad española o la etimología de Yahveh o la Iglesia Católica o el método científico o casi cualquier cosa de las que dice saber y que suelta cada dos páginas. Pero éste…

El libro es lento. Aburrido. Sin ritmo. Sin línea argumental definida. Sin intriga. A los protagonistas les van pasando cosas pero un poco como amanece nublado o soleado, sin que nadie pueda hacer nada al respecto; la historia emite un tufo a Deus ex machina desde el tercer capítulo que no le abandona hasta la última página. No hace falta que diga que Dan Brown sabe del tema de trasfondo del libro (los masones) más o menos lo mismo que de, por ejemplo, la Iglesia Católica (o sea, nada)(3) porque a eso ya nos tiene acostumbrados, pero en este caso además deja claro que tampoco tiene ni idea de ciencia (bueno, eso ya quedaba claro en Deception Point, ahora que lo pienso) ni del funcionamiento de las instituciones de su propio país (el involucramiento de la CIA, por ejemplo, no hay quien se lo crea) y, ya que estamos, que tiene un concepto exagerado de su propia importancia(4). El golpe final, el gran giro argumental de la muerte mortal yo, personalmente, me lo venía oliendo desde el cuarto capítulo.

Pero lo peor de todo no es que sea un libro objetivamente malo y aburrido (esto último, insisto, algo que no suelen ser los libros de Dan Brown). Lo peor de todo es que es un libro tóxico.

El Símbolo Perdido intenta reintroducir (o, de existir ya, explotar) en el acervo memético(5) una serie de ideas infecciosas, malas, retrógradas, pueblerinas, perjudiciales y cabreantes. Supongo que mucha gente pensará que al fin y al cabo no es más que un libro de ficción, que no hay que tomárselo en serio y que el autor está legitimado para inventarse lo que le de la gana, pero yo no las tengo todas conmigo: Europa todavía está llena de gente buscando rayas inexistentes en catedrales mencionadas en El Código da Vinci y el otro día alguien me preguntó por el Gran Elector de la Iglesia Católica. Dan Brown tiene la irritante capacidad de conseguir que el vulgo más inculto (y numeroso) se trague sus estupideces como si fueran ciertas y todo lo que dice de la ciencia noética(6) es algo que creo que hay que desenmascarar lo antes posible.

Para empezar, el Instituto de Ciencias Noéticas existe, es cierto, pero está compuesto por una panda de colgadas que deben haber sido expulsadas de alguna comunidad evangelista por estar particularmente idas; os recomiendo que os deis una vuelta por su página web si queréis contrastar lo que digo. También es cierto que existió el PEAR(7) en Princeton, dedicado a experimentos psicoquinéticos dignos de las escenas iniciales de Los Cazafantasmas  (y, tras que el ejército americano lo abandonara, a continuar el Proyecto Stargate, los famosos “visores lejanos”). No me voy a poner a criticar los métodos de esta institución porque sería largo(8), pero digamos que afortunadamente cerró hace tres años tras haber sido descrito como “una vergüenza para la Ciencia y para Princeton”. Y, desde luego, no es cierto que, como dice el libro en la página 74, los experimentos que se llevan a cabo en esas instituciones hayan “demostrado categoricamente que el pensamiento humano, debidamente canalizado, tiene la capacidad de afectar y modificar la masa física.” Nada más lejos de la realidad. Hasta Walter Bishop hubiera dicho que sus resultados eran inconcluyentes.

Dicho esto, que en el fondo no es más que poner de relieve otra memez y verdad a medias de las de Dan Brown, el mem verdaderamente peligroso se resume en esta cita (p.80):

Los antiguos poseian un concimiento cientifico profundo” La ciencia moderrna no hacia tanto “descubrimientos” como “redescubrimientos”. Al parecer  la humanidad antaño había alcanzado a comprender la verdadera naturaleza del universo… pero no la había retenido… y se habia olvidado de ella. “La física moderna nos puede ayudar a recordarla”  Esta búsqueda se había convertido en la misión vital de Katherine: utilizaba ciencia avanzada para redescubrir el saber perdido de los antiguos.

No. No, no, no y mil veces no. El hecho de que el Kybalion describa fuerzas positivas y negativas en el universo (también se hace en la Biblia) no quiere decir que su desconocido autor tuviera idea de lo que es el electromagnetismo, al igual que el tipo que dibujó el Ying/Yang no tenía ni idea de lo que es la antimateria. El hecho de que en los Upanisads se describa el caos del universo (también se hace en la Biblia) no quiere decir que sus autores entendieran el Principio de Indeterminación. El hecho de que en el Zohar se hable del árbol de la vida (también se hace en la Biblia) no quiere decir que sus autores tuvieran una explicación físico-matemática de la estructura de la realidad que implica diez dimensiones(9). Lo único que pasa es que si te lees un texto místico de setecientas páginas de hace mil años como es el Zohar es probable que encuentres algo que te recuerde, aunque sea vagamente, a una teoría científica actual (sobre todo una tan arcana como la Teoría de Cuerdas). Pero eso no quiere decir que Moisés de León tuviese conocimientos matemáticos mil años por delante de su tiempo, simplemente que escribió algo que se parece; lo otro es pareidolia, es como los canales de Percival Lowell: “no hay duda de que los canales marcianos tenían un origen inteligente, la única duda estaba en saber a qué lado del telescopio se encontraba la inteligencia”(10).

Un texto místico suficientemente amplio por fuerza tiene que contener algo que huela a ciencia, pero ¿qué pasa, por seguir con el ejemplo, con las otras seiscientas páginas de Zohar? ¿Qué pasa con el Ein Sof, o con la gematria, o con el tetragramatón, o con otro montón de conceptos fundamentales para la Cábala? Como eso no se parece a nada, pasamos de ello, ¿no? Pues sí, eso es precisamente lo que hacen Dan Brown y miles de charlatanes y pseudocientíficos por todo el mundo, ir por el mundo abriendo textos antiguos que no llegarían a comprender ni aunque los leyeran (cosa que no hacen) y vendiéndonos que los Antiguos ya sabían lo que nuestra ciencia actual sólo puede alcanzar a vislumbrar, una idea que la humanidad ya tuvo una vez en una época en la que renunció a la investigación y al crecimiento partiendo de la base de que lo que había que hacer es centrarse en el estudio del pasado porque éramos “quasi nanos, gigantium humeris insidentes“, como enanos encaramados a los hombros de gigantes y que todo lo que veíamos era solo porque nos apoyábamos en esa sabiduría especial y visionaria de los Antiguos. Hablo, en efecto, de la Edad Media, que es a donde nos puede hacer volver el darle cabida a este tipo de ideas.

Los Antiguos no” tenían un conocimiento científico profundo”. Los Antiguos tuvieron miles de años para que miles de iluminados dijeran millones de estupideces apriorísticas, algunas de las cuales se parece remotamente al conocimiento científico.

Pero hay más. La ciencia, a la que tanta técnica, conocimiento y bienestar debemos, no es tanto una colección de saberes como un método de conocimiento. Incluso en el hipotético caso de que Moisés de León hubiera recibido por inspiración divina el conocimiento de la Teoría de Cuerdas sus ideas, aunque ciertas(11) serían científicamente inaceptables. Lo importante no es tener la inspiración, el momento eureka que da la solución al problema, sino luego demostrar la adecuación de lo que se te ha ocurrido a la realidad. Lamarck, por ejemplo, ya tuvo la idea de la evolución de las especies décadas antes que Darwin, y mucho antes que él la tuvieron Empédocles o Anaximandro, lo que hace que recordemos a Darwin es que demostró e integró esa idea con la selección natural, no que se le ocurriera ex nihilo. Hay una razón por la que a largo plazo tienen más éxito los científicos que los visionarios, y es que cuando los científicos no están razonablemente seguros de algo(12) se callan, mientras que los visionarios dicen lo primer que se les pasa por la cabeza con la idea, tristemente cierta, de que al vulgo se le olvidarán rápidamente las cosas que dijo que resultaron ser falsas y se quedará sólo con aquellas en las que (milagrosamente) acertó. Proponer, como hace este libro (no solo en la cita anterior sino a lo largo de sus quinientas plúmbeas páginas), que abandonemos la investigación científica y dediquemos nuestros esfuerzos a revisar lo que escribieron decenas de miles de iluminados, generalmente puestos de algo, a lo largo de la historia para ver si podemos sacar algo en claro es para tirarse de los pelos. ¡Y lo peor es que hay gente que aboga en serio por esto! El trasfondo filosófico de este libro, la idea que propone, es echarle gasolina al fuego de la ignorancia y del fanatismo.

En fin, lo dicho. El libro, malo y aburrido. La idea subyacente, digna de resucitar a Santo Domingo.

No os lo compréis, en serio.

Arthegarn_______________

(1) Bueno, un Umberto Eco bakaluti, inculto y de farlopa hasta las orejas, quizá.
(2) Y, aunque sea quedar mal, acabo de darme cuenta de que me los he leído todos
(3) Bueno, igual sabe mucho pero en el libro no se nota.
(4) Por qué digo esto es un poco complicado y requeriría algún spoiler. Digamos que el secreto “de Seguridad Nacional” que la CIA trata de proteger (violando sistemáticamente derechos individuales) no es ni tan secreto ni, en absoluto, de Seguridad Nacional. Afecta de forma tangencial y populista a la imagen pública de determinados cargos electos en su faceta privada y para de contar, la idea de que el que se revelara podría tener las consecuencias que insinúa Sato en el libro (que poco menos son el fin de la democracia en Estados Unidos) sólo se le puede ocurrir a un narcisista que cree que todo gira en torno suyo. Pero si os lo leéis, cosa que no recomiendo, ya me contaréis vuestra opinión.
(5) Antes hubiera dicho “en el subconsciente colectivo”.
(6) Que, por supuesto, no existe; la noética es un campo de la filosofía clásica y la propia wikipedia se refiere a la “ciencia noética” diciendo “Noetics is often viewed as a completely unscientific field, based on nothing more than misguided spirituality and philosophical hand-waving.”
(7) Princeton Engineering Anomalies Research Laboratory. Como diría John Parr, tiene un nombre muy bueno.
(8) Todos sabemos que si tiramos suficientes veces una moneda se producirá en algún momento una serie de caras consecutivas que dará la apariencia de desviarse de la norma general. Eso es una coincidencia, no que en ese momento el sujeto del experimento haya, por alguna razón, experimentado un subidón de habilidades psicoquinéticas. Las desviaciones estadísticas que se apreciaban en los experimentos del PEAR eran del orden del 0.025% y son mucho más fácilmente atribuibles, siguiendo nuestro ejemplo, a que la distribución de la masa en la moneda haga que las posibilidades de salir cara sean un 0.025% mayores. En serio hacían estas cosas.
(9) Todas estas asociaciones están sacadas del libro. De verdad. La asociación entre el Seder Hishtalshelus y la forma que tienen de comportarse ciertas dimensiones de ciertas variantes de la Teoría de Cuerdas es particularmente enrevesada y solo puede hacerla alguien que esté buscando analogías de forma leyendo las cosas por encima, sin importarle un cuerno lo que dicen de verdad ni la Cábala ni la Teoría de Cuerdas; es tan disparatado como decir que los antiguos egipcios conocían las teorías de Maslow porque construyeron las pirámides.
(10) (C) Carl Sagan.
(11) En el hipotético caso de que la Teoría de Cuerdas sea cierta, claro.
(12) No solo seguros de algo, sino seguros de poder defenderlo ante gente tan preparada como ellos mismos.

Y salió de debajo del puente

Esta mañana, mira tú por donde he identificado a uno de los trolls que me rondaban y la verdad es que me he quedado de piedra.

Supongo que me he quedado de piedra por no ser capaz de pensar de forma creativa (think outside the box). Como esto del trolleo es una actividad básicamente infantil y los comentarios rezumaban una especie de odio envidioso y destructivo siempre pensé que el individuo en cuestión tenía que proceder de la Escena, que es un tanto infantil y un campo abonado para ese tipo de cosas, por lo que limitaba mi universo de sujetos a los practicantes del gothilleo. Pero no.

Ha resultado que uno de mis trolls es un señor hecho y derecho, de 35 añazos, que no tiene nada que ver con la Escena y con quien tuve la mala suerte de coincidir en EGB. El asunto se hace todavía más inverosímil si tenemos en cuenta que corté la relación con él hará quince años (oficialmente, quiero decir, ya de antes trataba de encontrármelo lo menos posible) y que no coincido con él desde hará unos diez. Ha sido a través de Facebook que-todo-lo-une como hemos vuelto a tener contacto hace poco, y ya ves.

Uno pensaría que con una cierta edad, una cierta carrera profesional y unas ciertas responsabilidades hasta los chulos de patio de colegio sientan cabeza y encuentran mejores cosas que hacer que tollear y seguir comportándose como chulos de patio de colegio persiguiendo a sus víctimas de antaño. Pues no, señores, no. Parece ser que hay gente que, en un mundo tan hermoso e interesante, con tantas cosas que estudiar y que aprender, no encuentra nada mejor que hacer con su vida que repetir los peores patrones de conducta de cuando tenía doce años.

Así que me quedo con la duda (a la que le voy a dedicar unos quince segundos) de si es que Nelson Muntz está abocado a seguir siendo Nelson Muntz incluso de adulto, o de si hay gente que puede tener 35 años y tan poca vida como para esto.

En fin. Cosas veredes, Sancho, que non crederes.

Y salió de debajo del puente

Esta mañana, mira tú por donde he identificado a uno de los trolls que me rondaban y la verdad es que me he quedado de piedra.

Supongo que me he quedado de piedra por no ser capaz de pensar de forma creativa (think outside the box). Como esto del trolleo es una actividad básicamente infantil y los comentarios rezumaban una especie de odio envidioso y destructivo siempre pensé que el individuo en cuestión tenía que proceder de la Escena, que es un tanto infantil y un campo abonado para ese tipo de cosas, por lo que limitaba mi universo de sujetos a los practicantes del gothilleo. Pero no.

Ha resultado que uno de mis trolls es un señor hecho y derecho, de 35 añazos, que no tiene nada que ver con la Escena y con quien tuve la mala suerte de coincidir en EGB. El asunto se hace todavía más inverosímil si tenemos en cuenta que corté la relación con él hará quince años (oficialmente, quiero decir, ya de antes trataba de encontrármelo lo menos posible) y que no coincido con él desde hará unos diez. Ha sido a través de Facebook que-todo-lo-une como hemos vuelto a tener contacto hace poco, y ya ves.

Uno pensaría que con una cierta edad, una cierta carrera profesional y unas ciertas responsabilidades hasta los chulos de patio de colegio sientan cabeza y encuentran mejores cosas que hacer que tollear y seguir comportándose como chulos de patio de colegio persiguiendo a sus víctimas de antaño. Pues no, señores, no. Parece ser que hay gente que, en un mundo tan hermoso e interesante, con tantas cosas que estudiar y que aprender, no encuentra nada mejor que hacer con su vida que repetir los peores patrones de conducta de cuando tenía doce años.

Así que me quedo con la duda (a la que le voy a dedicar unos quince segundos) de si es que Nelson Muntz está abocado a seguir siendo Nelson Muntz incluso de adulto, o de si hay gente que puede tener 35 años y tan poca vida como para esto.

En fin. Cosas veredes, Sancho, que non crederes.

Los libros de junio

La Rebelión de Atlas es un regalo del ínclito Profesor Ignatius. No deja de sorprenderme la habilidad que tiene este hombre de descubrirme joyas como ésta o la saga de Flashman y no equivocarse nunca, muchas gracias, caballero. Aparte de lo dicho, no sé si es que estoy particularmente sensible por las cosas que digo de ciertos libros últimamente (ver Alicia en el País de los Cuantos, por ejemplo) o que tengo mucha suerte con mis lecturas, pero he disfrutado como un cerdo en un charco de barro con La Rebelión de Atlas. No había leído nada de Ayn Rand y tenía informes contradictorios de Lord Warden (“Ayn Rand es maravillosa”) y Mithur (“Esa gilipollez es digna de Ayn Rand”), pero tras haberla leído y haber leído sobre ella, me decanto sin fisuras del lado de Lord Warden.

La Rebelión de Atlas son 1.250 páginas en las que la autora narra los esfuerzos de Dagny Taggart, Vicepresidente de Operaciones de Taggart Transcontinental (una de las mayores operadoras ferroviarias en unos Estados Unidos imaginarios de mediados de los 50) para salvar la compañía de la ruina a la que la está llevando la inepta dirección (en realidad, el inepto desgobierno) de su hermano Jim, a la sazón presidente de la compañía. A medida que avanza el libro vemos que los problemas de la compañía no son sino un reflejo de los problemas del país y vamos conociendo a los pocos personajes (sobre todo Francisco D’Anconia y Hank Rearden pero también Ellis Wyatt o Dwight Sanders) que podrían salvar la situación y que, a medida que avanza el libro, van desapareciendo misteriosamente entre las críticas y el desprecio de unos Estados Unidos cada vez más deprimidos y que culpan de su situación a la avaricia y el egoísmo de estos empresarios y no a su propia incapacidad; todo ello mientras toda la nación se pregunta quién es John Galt.

Independientemente de que el libro sea interesante y que contenga, entre otras muchas cosas, escenas de sexo que fueron censuradas en las primeras ediciones (y no por lo explícito, sino por el (leve) componente sadomasoquista y, sobre todo, de D/s que impregna las mismas), tengo que decir que me ha impactado muchísimo. El libro plasma, blanco sobre negro, pensamientos que yo siempre he tenido y a los que no he podido dar forma hasta ahora; realiza además una durísima crítica al buenismo; cuestiona muchas de las bases de la moralidad (que no moral) social que damos por descontadas, como por ejemplo que los ricos tienen que (como en “están obligados a”) ayudar a los pobres simplemente porque los ricos son ricos y los pobres, pobres; y no deja piedra sobre piedra del principio marxista “A cada uno según su necesidad, de cada uno según su capacidad”.

Desde hace más de un mes tengo ganas de escribir un artículo, probablemente dos, con las reflexiones a las que me ha llevado este pedazo de libro. No he tenido tiempo, por desgracia, y quiero escribir algo sobre pastores adocenados próximamente así que aun tendrá que esperar, pero lo que sí puedo hacer es recomendar La Rebelión de Atlas a todo el mundo, especialmente a los buenistas, a los kumbayás y a algún otro que opino que es demasiado bueno, a sabiendas de que a mucha gente no le va a gustar y que habrá quien lo considere una Abominación. Pero así es la vida y, ¿sabéis? no tengo por qué vivir de acuerdo a vuestras normas, conque ahí os quedáis.

Flashman y Señora también es regalo del Profesor Ignatius. En esta ocasión, el cobarde más laureado de la Inglaterra victoriana empieza jugando al cricket y se encuentra, sin saber muy bien como, con su mujer raptada por un príncipe pirata indonesio. En su persecución (a la que, por supuesto, si hubiera podido no hubiera ido), se esconderá detrás de personajes tan interesantes y, para mi, tan hasta entonces desconocidos como James Brooke, el primer Rajá Blanco, y caerá cautivo de la despiadada reina de Madagascar, Ranavalona I, un personaje interesantísimo, una mujer cruel, despiadada y completamente loca que deja a Hitler a la altura de un aficionado, y que en 35 años de reinado asesinó de formas extraordinariamente crueles a casi la mitad de la población de la isla, lo que no está nada mal para los técnicos medios de mediados del siglo XIX. Como todos los Flashmans, recomendable tanto por su divertido guión como por las puertas que te abre a la historia fuera de Europa de ese siglo. A mediados de mes, a Ana le dio un ataque consumista, entre la devolución de Hacienda y la paga extra, que se materializó, entre otras cosas, en una maravillosa fiebre compradora de Pratchetts.

El Quinto Elefante es uno de ellos, en el que seguimos a Vimes a Úberwald, donde va a ser coronado el Bajo Rey de los enanos entre vampiros, hombres lobo, intrigas, emociones y bollos robados. A mi Vimes me parece uno de los personajes más interesantes, completos, complejos y realistas de Terry Pratchett y cada vez que saca un libro suyo me encanta, pero para aquellos que no estén para delikatessen psicológicas (que, entre los lectores de Sir Terence serán los menos, claro) hay que decir que también rondan por ahí Detritus, Jovial, Zanahoria y Angua, que conocemos la historia del ingreso de Igor en la Guardia, que por primera vez oímos hablar de los clacks y de Lady Margolotta, y que conocemos a la encantadora familia de Angua. Bueno, como todos los Pratchetts, éste con una reflexión interesante sobre la feminidad que luego será mucho más explotada en Unseen Academicals.

Ronda de Noche debe ser el libro que sigue cronológicamente a El Quinto Elefante. No lo agarré primero porque creí que ya lo había leído, pero en realidad lo que pasaba es que el título de alguna manera hizo que me patinara una neurona y creí que se trataba de Hombres de Armas. A Ana le pasó lo mismo, conque cuidado, camaradas. En este libro nuestro héroe Sir Samuel persigue al malo a través del tiempo por el pasado de Ankh-Morpok, más o menos a la altura en la que un nuevo Guardia Interino, apodado Vimesito, se une al cuerpo. Además de la reflexión sobre la naturaleza y efectos de las rebeliones populares, en la que vemos que los errores de Murat en Madrid se reproducen por todo el multiverso, este libro nos da la posibilidad de conocer a muchos de los personajes del Mundodisco en su juventud, por ejemplo a un joven sargento (entonces cabo) Colon, a un jovencísimo Nobby Nobbs, a un Vetinari aun no graduado en la Escuela de Asesinos, a un Reg Shoe todavía vivo, o a un Escurridizo que aun no es Y.V.A.L.R.. Bueno, como todos los Pratchetts, particularmente incisivo con el caracter de Vimes y su opinión sobre la Ley, la Justicia Y Todas Esas Cosas.

Abuelos en los andamios.

A pesar de que, en realidad, se empezó a hablar de esto hace meses, la semana pasada el Consejo de Ministros aprobó una propuesta de reforma de pensiones que incluye retrasar la edad de jubilación de los 65 a los 67 años. Y, claro, ha faltado tiempo para que los demagogos de siempre (y algunos nuevos) se pongan a pegar gritos contra el Gobierno y el espeluznante retroceso de los derechos sociales que comporta esta medida y bla, bla, bla. Por no hablar de los desinformados de turno que, sin pararse un instante a enterarse de qué es lo que pasa en realidad, ya están quejándose a todo el que quiera oírles (y a alguno que no) y montando los inevitables grupos de facebook. Curiosamente los únicos que se salvan de la quema son, precisamente, los que sería más comprensible que lo hicieran: patronal y sindicatos (por qué será), pero menos estos, todo el mundo está dando voces y alaridos y correteando de un lado para otro como pollos sin cabeza, sin pararse a pensar un instante y, desde luego, sin leerse lo que se ha aprobado en realidad.

Vamos a empezar tratando de dar información. Lo que se ha aprobado en el Consejo de Ministros ha sido una propuesta que se llevará próximamente a la Comisión del Pacto de Toledo. Nada más. Zapatero no se ha aparecido bajo la forma de una columna de fuego y ha grabado el retraso de la edad de jubilación en las paredes de la Moncloa. De verdad que no. No es una Ley, ni un Reglamento, ni un Decreto, ni tiene validez alguna, ni sirve para nada más que para ser posteriormente estudiada y debatida. Además, la tal propuesta no se reduce a esa medida sino que incluye otras muchas, como por ejemplo la modificación de los criterios por los que se determina la cuantía de la pensión(1), el cambio de la edad mínima de prejubilación a los 58, los incentivos a la suscripción de planes de pensiones privados(2), el recorte al acceso a la pensión de viudedad y orfandad(3) o lo que a mi me parece que es acabar con las pensiones no contributivas(4). Respecto al retraso de la edad de jubilación, lo que dice la propuesta (Pgs. 36 y ss.) es que hay que retrasar la edad de jubilación, empezando a hacerlo en 2013(5) de forma paulatina,. No se dice en el documento, pero el Gobierno ha manifestado posteriormente que la idea es ir añadiendo, anualmente, dos meses a la edad de jubilación. Así, los que se jubilaran en 2013 lo harían a los 65 años y dos meses, en 2014 a los 65 años y cuatro meses, etc.(6).

 Esto es lo que hay sobre la mesa y no otra cosa. Y yo lo siento pero estoy de acuerdo por muchas razones. Voy a obviar las de índole económico-catastrofista (del tipo “o lo hacemos así o el sistema de pensiones quiebra, oh Dios, oh Dios”, y no porque no esté de acuerdo sino porque seguro que ya las habréis oído) y voy a centrarme en otras dos. Porque, en realidad, lo que me fastidia es que se haga demagogia con el tema (o con cualquier otra cosa) y es contra esto contra lo que lucho.

En primer lugar, la edad de jubilación que tenemos ahora, a los 65 años, se fijó en 1967. 1967, por el amor de Dios. En ese año de lo que se hablaba en España era de Fraga bañándose en Palomares y, como mucho, de la Guerra de los Seis Días. Y con esto no quiero decir que haya que revisar la edad de jubilación simplemente porque haya pasado mucho tiempo, sino porque objetivamente hablando la sanidad ha mejorado desmesuradamente desde entonces. En aquella época(7) la esperanza de vida era de 72 años, y la de los que tenían 65 años, de llegar casi a los 80. Hoy en día la esperanza de vida de los nacidos hoy(8) es de 82 años y la de los que hoy tienen 65 es de casi 85, y con esto no quiero utilizar un argumento económico-demográfico diciendo que hace falta más dinero porque vivimos más 2630163-tumblr_ma7vv792xi1rbts2no1_400y las pensiones se cobran más tiempo. Lo que quiero decir es que uno llega hoy en día a los 67 años infinitamente menos “cascado” de lo que llegaba a los 65 alguien que nació cuando no existía (ni de lejos), no ya los trasplantes o la quimioterapia sino la penicilina. El hecho objetivo es que llegamos a viejos en mucho mejor estado de salud que nuestros abuelos por lo que no tiene nada de raro que nos digan que, objetivamente hablando estamos en condiciones de seguir trabajando.

En segundo lugar, esa edad de 65 o 67 años es la edad general. Los demagogos de turno se dedican a vender la imagen de un anciano de casi 70 años encaramado a un andamio o saliendo con un pico de una mina de carbón cuando el hecho es que ahora mismo las cosas no son así. Para empezar, hay muchas profesiones que, debido a su peligrosidad o penosidad, tienen edades de jubilación inferiores a los 65 años (así a botepronto se me ocurren los mineros, los ferroviarios y los bomberos y creo que los toreros). Pero es que además, y con carácter general, cuando estamos hablando de que una persona se ve físicamente impedida para desempeñar su trabajo está cubierta a cualquier edad por las prestaciones por incapacidad, que para eso están. Da igual que vayas en silla de ruedas porque te piñaste un sábado volviendo de copas o porque tus piernas ya no te sostienen, si puedes subirte a un andamio la prestación a la que tienes que recurrir en ese caso es la de incapacidad, no la jubilación. Y, lo que es más, si tu incapacidad es suficientemente chunga (por encima del 45%) y eres suficientemente mayor (por encima de 52 años) te puedes jubilar si quieres(9). En otras palabras, el Estado supone que uno llega a la edad de jubilación en condiciones de trabajar, pero si no es así hace ya tiempo que no trabajas porque lo que tienes es una incapacidad. Antes, ahora y luego.

En fin, Que no hay por qué estar de acuerdo con la propuesta, pero si se va a combatir hay que saber, por lo menos, (i) en qué consiste exactamente y (ii) el contexto jurídico, social y sanitario en el que se hace.

Y, ahora que lo pienso, ¿qué hago yo dando argumentos en contra de que se lapide al Gobierno? Pero ¿qué me pasa? ¡Pieeedras, pìeeeedras, pieeeeedras, señoras y señores! ¡Pieeeedras baratitas, ideales para arrojar a los ministros! ¡Premio especial al sublime francotirador que acierte a PetaZeta en el cerebro! ¡Pieeeeeeeeedras..!

Arthegarn.__________

(1) Ahora mismo se hace basándose en las bases de cotización del trabajador durante los últimos 15 años. El problema es que si te despiden a los 55 años (por ejemplo) y no encuentras trabajo (lo que, por desgracia es muy habitual) tu base de cotización de los últimos 10 años va a ser el SMI, lo que muy probablemente baje muchísimo tu pensión de forma “injusta”.
(2) Porque ya me diréis qué es si no la “complementariedad de la previsión social”. Si me estáis leyendo, trabajáis, y todavía no tenéis plan de pensiones privado, ya estais perdiendo el culo a suscribir uno. Yo abrí el mío con 27 años, con eso lo digo todo. Que, con cómo están las cosas, para cuando os jubiléis no habrá dentellada al redimir un fondo de pensiones porque, simplemente, no quedará otra.
(4) Lo que me parece muy bien, porque tal y como están las cosas Fridaluna podría cobrar pensión de viudedad si me muero mañana. Bueno, no, pero porque me curré el divorcio…
(3) Literalmente “culminar la separación de las fuentes de financiación entre el nivel contributivo y el no contributivo”. A mi eso me huele a que estamos hablando de sacar las pensiones no contributivas (v. gr. dinero que te da el Estado a quien no ha hecho nada en absoluto para ganarlo como los 400 euros mensuales del Subsidio de Subistencia) del Pacto de Toledo y dejar que quiebren a medio plazo para luego, lamentándolo muchísimo, darles el tijeretazo que necesitan
(5) Lo cual quiere decir, hermanas que leéis esto, que a Padre le pilla por los pelos.
(6) Lo cual quiere decir, hermanas que leéis esto, que Padre se jubilaría el 19 de junio de 2014.
(7) El dato es de 1970, no he encontrado los datos año a año.
(8) Datos de 2007, se supone que actualizarán en 2010.
(9) Aceptando, eso sí, una minoración en tu pensión, como en todas las jubilaciones anticipadas.

Birds n’ Bees

Llevo ya unos días un poco frustrado (tampoco nada grave, no os creáis) porque nos hemos quedado sin condones. “Pues baja a la farmacia y cómprate unos – pensaréis – que las hay que están abiertas las 24 horas”. Pero no puede ser.

Resulta que hace ya unos meses, por consejo de Carlos (el dependiente del sex-shop que tenemos al lado de casa) probamos unos condones suecos llamados Bird’s n Bees. A primera vista parecen unos condones relativamente normales, anatómicos y de un verde bastante feo, que se anuncian en la caja como “El condón con protuberancias y líneas” y cuestan unos 12 euros los 20, o sea bastante más baratos que su análogo habitual, el Durex Pleasuremax (condones con estrías hay muchos). También se supone que son extrafinos, que no quitan sensibilidad y todas esas cosas que dicen absolutamente todos los condones.

Bueno, por mi parte he de decir que me parecen buenos, sí, de los mejores, vale. Tienen un aro bajo el glande que incrementa la estimulación (aunque hay que dejar que el condón se asiente en su sitio antes de notar sus efectos) pero eso es relativamente habitual. Ahora, lo de Ana… Lo de Ana es indescriptible. No me voy a poner a contarlo (que lo haga ella), pero cuando compré la segunda caja le comenté a Carlos lo contenta que estaba y me dijo que todas las chicas que lo prueban no quieren ni oír hablar de otro condón durante el resto de su vida. Al parecer tienen unos puntitos maravillosos y espectaculares que te catapultan al séptimo cielo mucho más deprisa de lo que llegarías andando y que te mantienen ahí un buen rato. Vamos, ella está encantada, enganchada y absolutamente seducida. Y no es la única, tendríais que ver los comentarios que tienen los condones en cuestión en ciao, o en dooyoo, por ejemplo…

Total que desde que los probamos no hemos usado otros. El problema es que el otro día fuimos a comprar y nos encontramos conque no quedaban. Carlos me comentó que una chica había llegado hacía unas horas y se había llevado las últimas cuatro cajas, que el lunes. Me ofreció algún sustituto y le comenté que no, que preferíamos esperar, que a mi me daba un poco igual pero que a ella no (bueno, en realidad me temo que yo también me he malacostumbrado, porque el sustituto, que tampoco era ninguna maravilla, seamos sinceros, lo que hizo fue fundamentalmente cortarme el rollo). Carlos me miró con una sonrisa que decía “Otra enganchada, ¿eh?” y me comentó que el lunes tendríamos el lunes.

Pero no, ayer fuimos y no hay todavía, conque ya véis, reducidos a la espera. Y he decidido que, para desahogar mi frustración profiláctica de forma constructiva, iba a escribir mi primer artículo recomendando productos sexuales, que no todo va a ser recomendar libros Así es que, si los encontráis por ahí, mi consejo es que los probéis; y si no os los encontráis y sois del grupo de gente al que se le pueden regalar estas cosas, igual os cae una caja de regalo de cumpleaños. Que seguro que ellas se aficionan igual y ya se sabe: mal de muchos…

Porque a mi no me vuelve a pasar, esta vez me llevo seis paquetes…

Arthegarn.

PS: En realidad, también se pueden
pedir muestras gratuitas al importador

Impunidad verde.

Por si acaso alguno de vosotros ha estado en Marte durante la última década con los ojos cerrados y los dedos en las orejas resumiré brevemente los hechos: el pasado 17 de diciembre tres miembros de Greenpeace: Juan López de Uralde (director ejecutivo de Greenpeace España, que se hacía pasar por jefe de estado), Nora Christiansen (que se hacía pasar por su esposa(1)) y Christian Schmutz (que se hacía pasar por el guardaespaldas de la pareja) burlaron la seguridad de la policía danesa (que ha hecho el mayor de los ridículos con este tema(2)) y se colaron con tanta audacia como descaro en la cena que la reina Margarita II de Dinamarca ofrecía a los jefes de estado asistentes a la cumbre de Copenhague sobre el cambio climático. Llegaron sin problemas hasta la entrada del Salón de los Caballeros del palacio de Christiansborg(3) y allí desplegaron dos pancartas en las que se leía “Politicians talk Leaders ACT Greenpeace“, siendo reducidos casi de inmediato por el personal de seguridad. Del Palacio de Christiansborg fueron conducidos a dependencias policiales y puestos a disposición judicial. Al día siguiente se detuvo también al responsable la campaña de Cambio Climático, Joris Thijssen. Los cuatro han sido acusados de falsificación de documentos, suplantación de una autoridad y allanamiento de morada(4), habiendo dictado los jueces prisión incondicional e incomunicada hasta el 7 de enero, fecha en la que presumo que se celebrará la vista.

Hasta aquí, los hechos.

Desde entonces se han sucedido las manifestaciones a favor de la libertad de los cuatro conspiradores. Por poner algunos ejemplos:

  • El secretario federal de medio ambiente del PSOE, Hugo Morán, muy moderado él, ha pedido que se revise el auto de prisión preventiva ya que en su opinión no hay riesgo de fuga y los detenidos comparecerán al juicio. Más o menos en la misma línea se ha manifestado el PP a través de su coordinador de relaciones internacionales, Jorge Moragas, siempre nadando entre dos aguas y diciendo que la acción “por desgracia merece castigo”.(5). No he conseguido averiguar qué ha dicho Rosa Diez.
  • El responsable de sostenibilidad de Izquierda Hundida, Adolfo Barrena, rebuznó que es una “auténtica vergüenza” que unos “activistas pacíficos acaben en prisión provisional e incomunicada por mostrar una pancarta en una recepción” y que no se pueden permitir ” encarcelaciones por la expresión de ideas”.
  • En la misma línea, los anarquistas de la CGT se han quejado a Moratinos de la “violenta” actuación policial (Y un cuerno, violenta, no hay más que ver el vídeo de la historia de los “Red Carpet Four”, por cierto, muy bueno).
  • Por último 50.000 personas, entre ellas varios de los que leen esto, presentaron una petición exigiendo su liberación. A pesar de que lo he buscado, no he conseguido encontrar qué es exactamente lo que piden ni, mucho menos, por qué. 15.000 de ellos salen de un grupo de facebook, por cierto.

Y yo, para no variar, no estoy de acuerdo.

No estoy de acuerdo porque la impunidad me repatea, y la impunidad de la que goza Greenpeace en casi todo lo que hace me parece absolutamente intolerable. Sus activistas se saltan las leyes, los reglamentos, y los derechos de los demás a la torera ycofrentes-17-02 se creen que tienen derecho a hacerlo. Invaden la propiedad privada, la pública, recintos militares, bloquean centrales nucleares, se cuelgan de edificios históricos protegidos y nadie hace nada y a todo el mundo le parece bien. Por ejemplo, el bloqueo de la central de Garoña del año pasado supuso unas pérdidas totales para Nuclenor (y, en última instancia, para todos los que pagamos impuestos) de 420.000 euros. ¿Consecuencia para Greenpeace? Una multa a los que participaron en la acción de 200 euros por cabeza, 6.000 en total. ¿Pero qué tipo de patente de corso(6) tiene esta gente?

Porque no es que se crean que la tienen, es que la tienen. El hecho es que transgreden las leyes, causan pérdidas y daños a terceros, interfieren con sus legítimas actividades al margen de todo control judicial y nadie hace nada o lo que se hace es absolutamente testimonial, forzando las leyes todo lo posible para exculpar a los transgresores (ver el caso de Garoña). Un señor no tiene derecho a subirse a la estatua de Colón en Barcelona para poner una pancarta simplemente por llevar una camiseta de Greenpeace, no lo tiene. Si ese mismo señor llevara una camiseta del FC Barcelona y fuera para ponerle una bufanda azulgrana se llevaría una multa de 3.000 euros, ¿por qué no al de la camiseta amarilla? Greenpeace da muestras de un desprecio a la ley y a la propiedad ajenas que me enervan poderosamente.

Las excusas (cuando alguien se las pide, que es lo raro) son siempre las mismas: que era una “acción pacífica”, que lo que s defiende es muy importante y el recurso a la libertad de expresión. Tres falacias, una detrás de la otra. En primer lugar una acción que implica la fuerza en las cosas y la transgresión de los legítimos derechos de un tercero no es pacífica. Escalar una valla para entrar un recinto militar no es una acción pacífica, bloquear la bocana de un puerto no es una acción pacífica, impedir el acceso de trabajadores a sus puestos de trabajo encadenándote a la puerta no es una acción pacífica. Simplemente porque nadie salga herido no puedes decir que tu acción ha sido pacífica, porque lo cierto es que te has extralimitado en tus derechos y has causado perjuicios a quienes te rodean de forma ilegítima. Supongamos que tú, lector, das una fiesta en tu casa y yo me cuelo haciéndome218171_10150215505169369_1375958_n pasar por uno de tus invitados y, una vez dentro, me pongo a dar gritos a favor de… no sé… la reapertura del Heaven, por ejemplo. ¿No me echarías con cajas destempladas, no pensarías que no tengo derecho a colarme en tu fiesta para hacer mis proclamas? ¿Y si encima yo defendiera mi derecho a hacerlo diciendo que es una “acción pacífica”? ¿Te convencería en lo más mínimo? Bueno, y si está mal que yo me cuele en tu fiesta, ¿por qué defiendes a los que se cuelan en otras?

“Pero es que una cosa es la reapertura del Heaven y otra el cambio climático”, diréis algunos. Segunda falacia. Vamos a ver, desde un punto de vista subjetivo el Sr. López Uralde tiene todo el derecho del mundo a considerar que el cambio climático es importantísimo; más o menos exactamente el mismo derecho que tengo yo de considerar que la reapertura del Heaven es una cuestión de capital importancia para que nuestros herederos puedan conocer esa mítica discoteca, con cucarachas y todo. Así pues, él tiene tanto derecho (moral y legal) a saltarse la Ley para hacer sus proclamas como yo lo tengo de hacer lo mismo pero en tu casa. En otras palabras: ninguno(7). Es cierto que de vez en cuando se producen situaciones en las que, por la importancia o urgencia de lo que se defiende es legítimo invadir los derechos de los demás, pero como resulta que vivimos en sociedad, (algo que esta panda de maquiavelistas ignora en cuanto le conviene) tenemos unas normas que rigen cuando se dan esas situaciones (estado de necesidad, etc.), normas que hemos acordado entre todos y que, por su propia naturaleza no están hechas para saltárselas cuando pensamos que, en el fondo, lo que nosotros defendemos es más importante. No me cabe duda de que la gente de Greenpeace considera evitar el cambio climático como un fin que justifica, por ejemplo, colarse en una fiesta; pero por esa regla de tres puedo yo considerar que la reapertura del Heaven justifica exactamente lo mismo(8) y resulta que, simplemente, no podemos vivir en sociedad si cada uno se salta las normas cuando cree que está justificado. Es de cajón, pero parece que mucha gente no lo ve.

La tercera falacia es la de la libertad de expresión. Vamos a ver, la libertad de expresión es poder opinar lo que quieras y poder expresarlo, pero tiene límites. No es un derecho absoluto. Estoy aburridísimo de tener que explicarle a los antisistema que se creen muy listos porque vuelven el sistema contra si mismo con el rollo de la libertad de expresión que no, que las cosas no funcionan así y que ese derecho no te ampara para decir lo que quieras ni, mucho menos, como quieras. Yo no puedo irme al Prado con un espray, escribir “¡Que reabran el Heaven YA!” sobre La Familia de Felipe IV y luego intentar escudarme en la libertad de expresión, igual que no puedo escribirlo en las paredes de tu casa, ni colarme en tu fiesta para gritarlo a pleno pulmón en tu salón.

Ah, un último apunte sobre la libertad de expresión y la doctrina finalista. Greenpeace suele decir que el objetivo de estas acciones es llamar la atención del público sobre éste o aquel problema ecológico. Bueno pues siempre, siempre, fracasan estrepitosamente, y sirva este caso como ejemplo. Buscad en Google cuanta gente está, a raíz de esta acción, hablando del encarcelamiento de los cuatro conspiradores y cuantos están hablando del famoso cambio climático. Anda, va. Ni por ahí tienen excusa.

En fin, que no. Que estoy seguro de que López de Uralde y los otros tres son bellísimas personas, pero no pueden tomarse la justicia por su mano y esperar irse de rositas. Y a todos los que consideráis injustísimo su encarcelamiento (por otro lado, perfectamente lógico y legal) quiero proponeros un ejercicio mental. Suponed que en vez de ser una “acción pacífica” que 218171_10150215505169369_1375958_ndefiende algo importante con lo que estáis de acuerdo, hubiera sido una acción pacífica para defender algo con lo que no estéis de acuerdo. Supongamos que en vez de desplegar esa pancarta hubieran desplegado otra en la que se leyera “Abortion is Murder“. Supongamos, además, que pertenecieran a una organización mundial(9) cuyos militantes se dedicaran a realizar “acciones pacíficas” como encadenarse a las puertas de clínicas abortistas, bloquear el acceso a los almacenes de RU-486, colarse en hospitales para colgar en sus fachadas pancartas infamantes sobre lo que hacen los médicos de ese edificio, denunciar a las autoridades de países en los que el aborto es ilegal a quienes salen al extranjero a abortar, encaramarse a los tejados de los monumentos y edificios públicos para llamar la atención de los legisladores sobre el aborto y lanzarse al abordaje de los barcos de Women on Waves, encadenándose a las barandas mientras cuelgan el mismo tipo de carteles.

No, lo siento. Han violado las leyes, las han violado de forma grave y deben someterse a juicio. Y no están encarcelados por expresar sus ideas, como rebuzna Izquierda Unida, sino por hacerlo falsificando documentación oficial para hacerse pasar por jefes de estado y así introducirse subrepticiamente en un acto oficial de la Corona de Dinamarca. Lo vergonzoso no es la aplicación de la Ley, lo vergonzoso es creer que te la puedes saltar impunemente. Y exigir la impunidad de delincuentes (impunidad, no perdón, que es que encima el tema tiene miga) no le anda muy a la zaga.

Ah, y una última cosa. A mi, como resulta que en el fondo soy un ser humano, me gustaría que todos ellos pudieran pasar las navidades con sus familias. Pero no porque tengan derecho a ello, sino porque me gustaría que Dinamarca, o la reina Margarita, tuvieran con ellos un acto de gracia, un acto de compasión. Incluso he escrito a la Reina pidiéndole ese acto de gracia. Pero no porque tengan derecho, porque no lo tienen.

En fin, qué mundo este. Saludos.

Arthegarn__________

(1) Hay cierta controversia sobre este punto ya que hay medios que dicen que era Christiansen la que se hacía pasar por Jefa de Estado y López de Uralde por su marido, por un tema de discriminación positiva. No obstante sigo en esto lo que dice Greenpeace en uno de sus comunicados.
(2) Para que os hagáis idea de hasta dónde, las limusinas con las que llegaron llevaban la identificación (falsa) sujeta con calcetines, una de las matrículas llevaba el logotipo de Greenpeace y su matrícula (007, en alusión a James Bond) era claramente falsa y puesta a broma, el vehículo que llevaba al personal de seguridad llevaba una sirena comprada en internet por cinco euros…
(3) Lo del Palacio de Christiansborg es la leche. Es la sede del Parlamento danés, del tribunal supremo danés y además la oficina y residencia del primer ministro danés. Es el único edificio del mundo occidental (con la excepción del Vaticano, claro) que alberga la sede de los tres poderes, ejecutivo, legislativo y judicial, y encima es donde están las salas de recepción de la Corona. Es difícilmente explicable la importancia de ese edificio para Dinamarca, pero es mayor que la Casa Blanca para Estados Unidos, por ejemplo.
(4) No estoy familiarizado con el Código Penal danés, pero os puedo decir que alguien que hiciera lo mismo en España sería reo (como mínimo) de allanamiento de domicilio de persona jurídica pública (Art. 203 CP y como fuera en la Zarzuela sería del 490, mucho más grave) y de falsificación de documento oficial (Art.392 CP) por lo que calculo que, contando el concurso de delitos, le caerían de dos a tres años de prisión.
(5) La contradictio in termnis de decir que algo “por desgracia, merece” otra cosa me pone de los nervios. Vamos a ver, las acciones o merecen una consecuencia, buena o mala, y hay que alegrarse de que cada uno obtenga lo que se merece, Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuendi; o por desgracia tienen una consecuencia que no merecen. No sé si me molesta más el patético intento de nadar y guardar la ropa o que lo hagan tan mal.
(6) “Autorización que se tiene o se supone para realizar actos prohibidos a los demás.”
(7) Puntualización: determinados sistemas morales del tipo exitus acta probat defenderían que si estás verdaderamente convencido de la justicia y la necesidad de tu causa, todo lo que hagas en su favor es moral, incluso aunque pase por encima de los derechos de los demás. Es el mismo tipo de sistema moral que opina que es moral secuestrar un avión y pasar por encima del derecho a la vida de 3.000 personas por la gloria de Alá. Exactamente el mismo.
(8) O secuestrar un avión y estrellarlo contra Torre Espacio, ya que estamos.
(9) Con unos vículos con, digamos, la Iglesia Católica como los que Greenpeace tiene con, digamos, la OPEC.