Viaje a Asturias con pintoresca visita a las ruinas de mi vida social.

En estas dos semanas me he dado cuenta de que, al menos de momento, estoy contentísimo en mi trabajo. No está mal pagado y, aunque apenas tengo tiempo de nada, es un trabajo que no supone el más mínimo esfuerzo intelectual. Es casi como estar dormido, una diferencia abismal con mis anteriores actividades laborales. Cuando salgo de la oficina tengo la mente totalmente descansada para dedicarme a mis casos o para enfrascarme en la lectura de cosas como Teología y Sensatez, de Sheen.

Pero claro, por alguna razón inescrutable no puedo esperar a irme a otro lado en el que trabaje sesenta horas y llegue a casa estresado y con dolor de cabeza. Si es que soy tonto.

El fin de semana pasado, que no escribí nada,me fui a Asturias.

Salimos el viernes a eso de las cinco Fridaluna, Zylgrin y yo, y volvimos el lunes para trabajar el martes. Nos turnamos el volante pero yo lo cogí al principio del viernes y la final del lunes. O sea, para chuparme los atascos de entrada y salida a Madrid, si es que soy más majo… A la vuelta me encontré con que se había habilitado un carril adicional de sentido contrario al habitual con que me lancé a por él, pensando que muy mal tendrían que estar las cosas para poner esa medida. En mi vida lo he pasado peor conduciendo por la A-6 en sentido contrario, con coches que se te cruzaban a 140 o 160 y un cretino delante de mí que tenía todavía más miedo que yo e iba dando bandazos. Las montañas rusas son una mariconada comparado con esto. Y todo para que luego no hubiera dificultad alguna en los carriles normales. Tres hurras por nuestra ministra de fomento y nuestro ministro de interior que abren carriles adicionales cuando no son necesarios y pese al peligro que suponen y no lo hacen cuando sí son necesarios. ¡Viva el gobierno del talante!

Entre atasco y atasco tuve la oportunidad de descansar y leer mientras Fridaluna se bajaba el Sella con mis tres hermanas y dos cuñados, de hacer una excursión a los Picos de Europa (un paisaje precioso que ya conocía) y a Covadonga (y oir misa mientras los demás hacían cola para entrar en la Santa Cueva), de dormir bastante, de ir a ver los bufones de Pría (un paisaje precioso que no conocía) y, ante todo, de meterme entre pecho y espalda un par de cajas de sidra, unos centollos, cosa de un kilo de percebes y unos buenos chuletones a la piedra. Al final Fridaluna se enfadó conmigo porque decía que estaba autista. ¿Qué culpa tendré yo de relajarme leyendo, durmiendo y comiendo en vez de andando por los riscos cual cabra? Si ella quiere ir ¿por qué tiene que arrastrarme, con lo agusto que estoy yo con mi libro? Pero bueno, son cosas del matrimonio y todo se soluciona a la mañana siguiente (en realidad se soluciona cuando al final me enfado yo y ella ve que se ha pasado y me pone caritas, pero en fin…). La cosa es que en el viaje tuve la ocasión de dedicarmea descansar y a comer.

De vuelta en el trabajo, el jueves el IRA dejó las armas y decidí en cuanto me enteré que aquella noche Fridaluna y yo nos íbamos a ir a un irlandés con unos amigos a emborracharnos como es debido para celebrarlo. Y coincidió con que esa misma tarde se derrumbó uno de nuestros edificios en Valencia, lo tuvo el efecto en Dirección General análogo al de dar una patada en un hormiguero. Salí de trabajar algo así como dos horas tarde pero con muchas ganas de irme a celebrar lo del IRA. Sin embargo cuando llegué a casa me encontré con que Fridaluna, que se acaba de apuntar a un gimnasio, había vuelto muerta de cansancio y con dolores en las piernas. Con que de celebraciones, nada.

El viernes salí de trabajar con un antojo impresionante de irme a leer al 666. Esas manías mías. Sin embargo, Fridaluna había tenido un mal día en el trabajo y me tocó ejercer de esposo comprensivo y llevarla a cenar a ver si se le pasaba el disgusto, que se le pasó. Se dio la coincidencia de que ese día hacía un año que estábamos viviendo juntos (a lo mejor no fue muy sensible de mi parte decir que me apetecía ir al 666 justo ese día, pero es que cuando no es una cosa es otra), lo que me sirvió para hacer unbalance del efecto de mi matrimonio en mi vida social.

No se si os acordaréis de aquella época en la que yo salía viernes y sábados hasta las tantísimas… Según mis cuentas mis salidas nocturnas por lugares góticos se han reducido en duración en un 65% y en frecuencia en un 90%, por no decir las salidas entre semana que se han reducido en un 100%. Eso quiere decir que lo que he salido este año no es ni un 2% de lo que salí en el mismo periodo del año anterior.

Con que me vais a permitir que despotrique un rato.

¡ME CAGO EN LA LECHE!

Estoy absolutamente harto de ser tan jodidamente comprensivo. Cuando Fridaluna se vino a España sabía con quien se venía y cuando se casó conmigo sabía con quien se casaba. Yo no es solo que sea gótico hasta la médula, es que en la Escena me encuentro con una paz y una libertad que no he experimentado nunca antes. Cuando salgo por ahí me siento un vampiro, cojo fuerzas de la gente que me rodea, del ambiente, me siento en paz, en casa, con mis amigos y con mi gente. Oh, sí, seguro que eso es todo derivado de un complejo de inadaptación y de mi necesidad de socializar y sentirme parte de un colectivo y… ¿Y a mi que rayos me importa de dónde me viene el hambre? El hecho totalmente innegable es que TENGO hambre y tengo que satisfacerla. Tengo conversaciones agradables, interesantes, me rodeo de gente inteligente y conozco gente nueva con nuevos puntos de vista. Por supuesto que puedo vivir sin salir a gotiquear pero es que no veo que exista una maldita buena razón para no hacerlo. Primero fue una noche si y una no. Luego fue una noche un rato y una no. Luego un rato una noche un fin de semana si y otro no. Ahora es “cada vez que digo que tengo ganas de salir de negro tenemos un drama o una excusa maravillosa o un dolor de cabeza”. Y cuando finalmente viene tiene que dejar claro que lo hace arrastrada, tanto que más de la mitad de las veces no es capaz ni de vestirse de negro (ya sabéis que yo soy defensor acérrimo del dress code) y creedme que no es ni porque no le guste vestirse de negro ni porque no tenga ropa negra. Y se supone, por supuesto, que tengo que estar pendiente de ella toda la noche en vez de poder ir a mi aire.

Maldita sea, si a ella no le gusta el tema ¡perfecto! Si se siente cohibida por el ambiente ¡perfecto! ¡Que no vaya! Pero ¿por qué demonios tengo yo que privarme de hacer las cosas que a mi me gustan solo porque a ella no le gustan? ¡Sobre todo cuando el “acuerdo” es tan poco razonable que supone que ella se sale con la suya el 98% de las veces! ¡No tenemos que hacerlo todo juntos! ¡Somos esposos, no siameses! Pero no, la solución al conflicto es que ceda Arthegarn y nos quedemos en casa viendo la tele.

Claro, es que ella no tiene amigos en la Escena ¿Y por qué no los hace? Es que hablamos de cosas de los foros ¿Y por qué no se mete en los foros? Y aunque no se meta ¿es que para tener una opinión sobre el desarme del IRA o sobre la postura de la Iglesia con los condones hay que haber leído el foro? Os aseguro que si yo me hubiera ido a EE.UU. en vez de al revés yo ya habría hecho un grupo de amigos, góticos o no, y soy MUCHO más tímido que ella.

Así es que nada, mi vida social está en ruinas, apenas veo a mis amigos, apenas hago nuevos amigos, apenas salgo por los sitios que me gustan y dentro de un par de años seré padre y todas esas cosas se acabarán para siempre. Para que luego me hablen de daños colaterales…

Pero en fin, supongo que esto es como la gata: venía de serie en el modelo. Y sigo queriendo al modelo y sigo empeñado en que esto funcione a pesar de lo que sea.

Pero como no hay mal que cien años dure, el sábado, finalmente, estuve un par de horas en el 666. Un par de horas que me supieron a gloria y que incluyeron una charla con Pinkpollo Maligno, con Kurgan, con Cribby (que guapa es esa mujer y que buena está), con Molydeus (con lectura de cartas incluída)… Luego me ha parecido ver que anduvieron por el 666 Escipión y compañía, pero la verdad es que ni les vi. Problemas de ser animal de barra y no de pista. ¡Que delicia! ¡Qué bien le sabe un mendrugo de pan a un hambriento, mejor que las lenguas de tórtola a un sibarita! Volví de esas dos horas contenti y feliz, deseando abrazar a mi mujer y compartir con ella mi alegría y con las pilas cargadas para mucho tiempo.

Y poca cosa más. Que quiero mucho a mi esposa, que quiero un trabajo en el que me paguen más y me hagan trabajar hasta caer rendido y que tengo que volver a ponerme a hacer bicicleta a ver si adelgazo de una vez que calculo que me sobran unos diez kilos y no quiero acabar como mi padre que le sobran unos cuarenta.

R.S.V.P.

A la mala noticia de que parece que el proceso de selección para un puesto en un gigante internacional en el que estaba muy interesado se va a retrasar, vienen a juntarse más desesperaciones bodísticas… Eso que pone en las invitaciones de mi boda de “R.S.V.P.” es un acrónimo que significal “Répondez s’il vous plaît” y quiere decir “Responda, por favor”. En Castellano se traduce como “Se ruega confirmar la asistencia”. Por eso están los correos electrónicos y el Nº de teléfono.

Bueno, pues hasta ahora me han confirmado su asistencia creo que Deadflame, Skadhy, Chrome y Hellkaiser. Los demás, sed buenos, que tengo que confirmar los asistentes… Incluso podeis poner aquí una nota… Tengo que dar el número definitivo antes del 15 pero me gustaría poder hacerlo antes… Sed buenos y buenas…

En fin, adjunto la distribución de las mesas. Si alguno observa algún problema o impedimento de los que mencionaba en la entrada de ayer, que por favor me lo diga, aunque sea en privado.

  • Mesa 0: Inaeternitas e Ignatius, Vieja Bruja y Ercole, Lady Crosetta & Javier, Lestat y Matthew, Morti y Sheila (10) (Mesa “O tempora!”)
  • MESA 1: Tisífone y Limuk, Natalie y Escipión, Mentis Corrupta y Hominis Nocturna, Peter Milbank, Dani Host y Sonia (9) (Mesa “Cultura Gótica”)
  • MESA 2: Chrome y Hellkaiser, Taste of Blood y Sombra, Hiei y Tariann, Sombragris y Accolon, Mithur y Zor (10) Mesa (“Razas de Noche”)
  • MESA 3: , Lilith y Varnae, Louise so Ill y D-Slut, Estigia, Alchimie, Deadflame y Skadhy (8) (Mesa “Góticos de la Muerte”)

En fin…

Arthegarn

Cuando las buenas noticias traen tribulaciones

Tengo un montón de buenas noticias.

En primer lugar, parece ser que he ganado el Desafío Máster. Bueno, no se si habré ganado o no (ojalá, eso supondría una beca completa), pero la cosa es que esta mañana me han llamado del La Salle para darme la enhorabuena y decirme que estoy preseleccionado para una de las becas del MBA Internacional, y me han dado cita para el miércoles por la tarde para hacerme una entrevista personal previa a la adjudicación definitiva de la beca. Echadme flores que creo que éramos 3.000 y solo tres becas.

En segundo lugar, ya tengo piso. Me ha costado muchos disgustos y mucha tensión pero al final lo he conseguido. Ya he firmado el contrato, he pagado a la inmobiliaria y he empezado a llevar mis enseres, pese a que en teoría no entro hasta el día 15. Cuando llegue Fridaluna tendrá dónde dormir para curarse el jet-lag.

Este es mi pisito.

El salón, aunque la tele y el equipo de música los voy a cambiar
La cocina, que es muy grande y tiene hasta secadoraLa terraza. Es un bajo y es genial para cenar

La verdad es que estoy un poco preocupado con todo esto. Dinero, dinero, dinero. Supongamos que en efecto me dan la beca pero es parcial ¿de donde voy a sacar yo los otros doce mil euros? Sería un desperdicio no hacer un MBA de primera fila porque no tengo la mitad del coste de la matrícula ¿no?. Pero es que hay más. Hacer el Máster ¿me obligará a dejar la Universidad? Tengo que ir a la UAX tres tardes a la semana, quizá con un poco de suerte dos. ¿Tendré tiempo para ir a las clases? ¿Y que pasa con las otras dos tardes? Esas las tengo que pasar en T. de acuerdo al contrato que tengo ahora. ¿Podré convencer a mi jefa para que me cambie esas cinco horas a las mañanas?

En cualquier caso el problema es que no puedo dejar ni la Universidad ni TTGH. El otro día, chateando con Zor, me comentó que hay gente que cree que vivo en la abundancia o algo así. Desde luego, lo que engaña un traje. Para nada. No puedo permitirme el lujo de dejar ninguno de mis trabajos, máxime ahora que me voy a vivir solo (no solo, encima, sino con Fridaluna, que viene con lo puesto, de momento tenemos que vivir de mi dinero). Y encima: este año hay plazas para profesorado en Derecho de la UAX y como es lógico las he solicitado. ¿Y si me las dan? ¿Qué hago? ¿Podría hacer el Máster si me triplican la carga lectiva? Pero claro, profesor en Derecho con 30 años recién cumplidos… eso debería abrir caminos ¿No? ¿más o menos que el MBA? Y ¿hacia dónde? No quiero dedicarme a la investigación, no es lo mío, y la enseñanza es gratificante pero agotadora (no sabéis como se ven las cosas desde el otro lado de la barrera, chicos: exámenes, dudas de los alumnos, horas y horas hablando con ellos y preparando las clases que no te paga nadie…) En cambio el MBA me podría abrir puertas en las grandes empresas. Tengo que pensar en mi futuro, me gusta mi trabajo en TTGH, pero no me fío de la empresa y además estoy estancado profesional (por encima mío solo está la Directora General, que es la hija del Presidente de la empresa así que no hay promoción posible) y salarialmente.

Y encima me ha dado un jamacuco esta mañana que casi me desmayo en el trabajo y no se de que…. pero me he venido a Torrejón a que me cuiden y ya me ecuentro mejor. Mañana, al tajo otra vez.

Queda inaugurado este diario

Y para inaugurarlo voy a contar lo que me pasó el viernes en el 666. La verdad es que es un poco fuerte y que estoy bastante hasta las narices de que gente que no tiene ni idea de quien soy me acuse de ser “el amgiuito de los del 666” por haber montado la concentración de Verónica allí (Inciso: ¿La gente es estúpida o que? Pero ¿Te crees que una manifestación delante de la discoteca en la que apuñalaron a alguien la semana pasada es buena publicidad para la discoteca en cuestión? ¡Anda ya!) por lo que no se si sacarlo a la luz pública (en Gothix dije que lo iba a poner) y lo siento por Pedro y Miguel porque creo que la gente les está prejuzgando. (Que raro, prejuicios. Ya me da la vena cruzada…)

Antes de empezar creo que merece la pena aclarar que relación tengo con Miguel (el alto rubio, el del Pirámide) y Pedro (el moreno de gafas) No es cierto que seamos amigos pero nos llevamos bien. Cuando montaron el 666 se dieron cuenta de que tenia cierta fama echando las cartas y que cuando me ponía tenía una cola de espanto así que me ofrecieron contratarme para que echara las cartas regularmente. Les dije que no, pero que podían contar conmigo para cualquier sarao que organizaran (por eso he estado en sus fiestas de Halloween y cosas así). A cambio me dejan usar el reservado para echar las cartas, y hacer mis Queimadas en mis cumpleaños. Esa es toda la relación que tenemos. Ah, y que Miguel prepara los mejores Bloody Marys de Madrid.

En fin, esto es lo que pasó.

El jueves por la mañana hablé con Pedro para dejar las hojas de firmas y me dijo que pos supuesto. El viernes a las 20:30 les estaba esperando cuando llegaron a abrir, puse los carteles, deje las hojas y me largué al Phobia. Estuve un par de horas en el Phobia con Sombra, y luego Hiei y Eire. En ese tiempo estuve recibiendo llamadas que ignoraba (los fines de semana nunca cojo llamadas de números desconocidos porque siempre son clientes que se acuerdan de que tienen abogado los fines de semana y ni hablar, yo tengo un horario). Cuando volví dos horas después al 666 ni las hojas ni los carteles estaban.

Miguel vino corriendo nada mas verme y me metió en la oficina (desde donde se ven, es cierto, las famosas cámaras). En esa oficina estaban Pedro y Miguel, con la cara más larga del lugar, y un tal Jorge. Jorge es el jefe de Sala (Pedro y Miguel son jefes de Sesión, llevan la sesión 666 en la sala The Moon, este lo lleva todo). Incidentalmente es ese fulano bajito tan simpático que estuvo tanto rato hablando con el padre de Verónica en el lavabo.

Para ser breve, Jorge les había prohibido que recogieran firmas para apoyar a Verónica.

Según él algún irresponsable había convocado una manifestación en la puerta para el sábado. La sala no podía tener absolutamente nada que ver con eso porque si luego algo salía mal, o había disturbios o lo que fuera, la sala podría ser responsable civil subsidiario (eso es totalmente cierto). Además, eso de montar una manifestación delante de un garito a la hora que abre le parecía muy sospechoso (debía ser un infiltrado de Carlos Destroy o algo) y eso iba en contra de la reputación de la sala, todo era mala publicidad, él tenía un negocio que atender, etc. etc.

Intenté razonar con él diciéndole que la manifestación estaba autorizada (eso es lo que tú dices) y que lo que no podía hacer es pedirme un viernes a las once de la noche, mientras estoy de copas, un documento de la Delegación del Gobierno (claro, que conveniente). Intenté explicarle que si no lo hacía por eso, que pensara de otra manera. Que si el DH colaboraba, el Phobia colaboraba, el Heaven colaboraba, Underworld colaboraba, y en general colaboraba todo el mundo menos el 666, a Pedro y Miguel les jodía la vida y les hundía el chiringuito porque la gente no entiende la diferencia entre la sesión 666 y la sala The Moon (ah, eso es problema de la sesión, yo tengo que pensar en la sala). Conclusión: si queríamos firmas, a la calle, pero en el local nada (a todo esto Sombra, HieiEire y compañía estaban yendo sitio por sitio recogiendo firmas, por cierto).

Ya dejé de razonar con él (imposible) y me volví a Pedro y Miguel. Yo creo que no se daban cuenta de que eso, para ellos, era todavía peor. Si nos poníamos a recoger firmas en la entrada en vez de dentro nos preguntarían que por qué no las pillábamos dentro y tendríamos que decir que no nos dejaban. Entonces MigueMiguel saltó “Bien, no lo hagamos en la sala. Cogemos tú y yo un taco de hojas y nos ponemos uno a cada lado de Aduana a recogerlas”. Vaya, parecía que el milagro se iba a cumplir.

Pero no.

Delante de mi, Jorge prohibió a Pedro y Migue que tuvieran nada que ver con el tema. “No. Eso os lo prohibo yo. Ni hablar. Ni en la sala, ni nadie de la sala”. Flipante. Al final el tema acababa así: sin autorización de la Delegación del Gobierno, Jorge prohibía al 666 y a toda la gente del 666 que tuvieran algo que ver con el tema, que lo apoyaran e incluso que firmaran.

Al final, Pedro me preguntó donde estaba la autorización (bajo llave en mi despacho de Los Madrazo, pero no tengo llave, aunque creía recordar que había hecho una fotocopia y me la había llevado a casa), cogió el coche, me llevó a Torrejón de Ardoz (donde yo vivo), la estuve buscando, la encontré gracias a Dios, volvimos y se la m*** por el c*** a Jorge (que se la leyó dos veces antes de decir “Vale”, totalmente cabreado). Os podéis imaginar mi indignación.

Todo sea dicho, entiendo a nivel intelectual la actitud de Jorge. El tiene un trabajo y vive de él y es cierto que si la concentración hubiera sido ilegal y el 666 la hubiera apoyado podrían llegar hasta a clausurarle la sala. Pero a nivel humano y emocional no la entiendo. No es solo que no la entienda, y eso que soy abogado y se un rato de poner distancia entre tu trabajo y tus sentimientos personales. Es que me parece fatal que tu trabajo te haga renunciar a tu calidad humana. Oh, si, serás un gran profesional y eso no te lo discute nadie. Pero ¿Y debajo, que?

Hay gente que parece que no tenga alma. Entre ellos, toda la gente que no tiene ni idea de lo que dice y van poniendo a parir al 666. Yo no estuve presente hasta que Verónica ya estaba en la calle, pero la versión de la familia deja bastante bien a Pedro y Miguel. Y entre creerme lo que dice algún desconocido en un foro que se oculta detrás de un nick (Si, Zinneram, hablo de ti) y creer la versión de la familia, pues lo tengo muy claro.

A ver si la gente se calla un poquito. Que eso de intentar subir peldaños en la escala social gótica poniendo a parir a la gente, aunque tengan razón, es despreciable. ¿Cuánta gente pone a parir a Pedro y Miguel porque de verdad tienen una remota idea de las cosas y cuanta porque a) quieren subir en cache o b) tienen intereses económicos en que se hunda la sesión del 666 y poder rapiñar esa clientela o volver a montar proyectos en los que “nadie pondría un duro”?

Arthegarn