Cuando las buenas noticias traen tribulaciones

Tengo un montón de buenas noticias.

En primer lugar, parece ser que he ganado el Desafío Máster. Bueno, no se si habré ganado o no (ojalá, eso supondría una beca completa), pero la cosa es que esta mañana me han llamado del La Salle para darme la enhorabuena y decirme que estoy preseleccionado para una de las becas del MBA Internacional, y me han dado cita para el miércoles por la tarde para hacerme una entrevista personal previa a la adjudicación definitiva de la beca. Echadme flores que creo que éramos 3.000 y solo tres becas.

En segundo lugar, ya tengo piso. Me ha costado muchos disgustos y mucha tensión pero al final lo he conseguido. Ya he firmado el contrato, he pagado a la inmobiliaria y he empezado a llevar mis enseres, pese a que en teoría no entro hasta el día 15. Cuando llegue Fridaluna tendrá dónde dormir para curarse el jet-lag.

Este es mi pisito.

El salón, aunque la tele y el equipo de música los voy a cambiar
La cocina, que es muy grande y tiene hasta secadoraLa terraza. Es un bajo y es genial para cenar

La verdad es que estoy un poco preocupado con todo esto. Dinero, dinero, dinero. Supongamos que en efecto me dan la beca pero es parcial ¿de donde voy a sacar yo los otros doce mil euros? Sería un desperdicio no hacer un MBA de primera fila porque no tengo la mitad del coste de la matrícula ¿no?. Pero es que hay más. Hacer el Máster ¿me obligará a dejar la Universidad? Tengo que ir a la UAX tres tardes a la semana, quizá con un poco de suerte dos. ¿Tendré tiempo para ir a las clases? ¿Y que pasa con las otras dos tardes? Esas las tengo que pasar en T. de acuerdo al contrato que tengo ahora. ¿Podré convencer a mi jefa para que me cambie esas cinco horas a las mañanas?

En cualquier caso el problema es que no puedo dejar ni la Universidad ni TTGH. El otro día, chateando con Zor, me comentó que hay gente que cree que vivo en la abundancia o algo así. Desde luego, lo que engaña un traje. Para nada. No puedo permitirme el lujo de dejar ninguno de mis trabajos, máxime ahora que me voy a vivir solo (no solo, encima, sino con Fridaluna, que viene con lo puesto, de momento tenemos que vivir de mi dinero). Y encima: este año hay plazas para profesorado en Derecho de la UAX y como es lógico las he solicitado. ¿Y si me las dan? ¿Qué hago? ¿Podría hacer el Máster si me triplican la carga lectiva? Pero claro, profesor en Derecho con 30 años recién cumplidos… eso debería abrir caminos ¿No? ¿más o menos que el MBA? Y ¿hacia dónde? No quiero dedicarme a la investigación, no es lo mío, y la enseñanza es gratificante pero agotadora (no sabéis como se ven las cosas desde el otro lado de la barrera, chicos: exámenes, dudas de los alumnos, horas y horas hablando con ellos y preparando las clases que no te paga nadie…) En cambio el MBA me podría abrir puertas en las grandes empresas. Tengo que pensar en mi futuro, me gusta mi trabajo en TTGH, pero no me fío de la empresa y además estoy estancado profesional (por encima mío solo está la Directora General, que es la hija del Presidente de la empresa así que no hay promoción posible) y salarialmente.

Y encima me ha dado un jamacuco esta mañana que casi me desmayo en el trabajo y no se de que…. pero me he venido a Torrejón a que me cuiden y ya me ecuentro mejor. Mañana, al tajo otra vez.