Periodistas (perodeostias, más bien) en el limbo.

Mucho estoy oyendo y leyendo sobre el limbo últimamente. El opinador desinformado moda tiene la idea de que el Papa ha salido el otro día y ha “cerrado” el limbo, declarando oficialmente que “no existe”.

Pongamos las cosas en su sitio.

Lo primero que hay que aclarar es qué se supone que es el limbo. El limbo es una consecuencia no deseada de no crecer con la Fe.

Cuando eres un niño y tienes preguntas de niño te dan respuestas de niño. Si preguntas qué pasa después de la muerte se te contestará algo que puedas entender, de forma simple y fundamentalmente alegórica. Te hablarán de que irás (ir, lo que implica movimiento, espacio, destino, sitio) al cielo o al infierno y te hablarán del cielo como un sitio (otra vez) genial con ángeles y Dios y mucho buen rollo, y del infierno como una especie de volcán con demonios que te torturan a todas horas. Cuando eres un adulto y estás dispuesto a aceptar realidades más complejas te hablarán de que al morir tu alma se encuentra en un estado de proximidad a o lejanía de Dios que experimentará toda la eternidad, llamándose a la total comunión con Dios Cielo y a su total rechazo Infierno. Incluso es posible que alguien teorice que con la muerte termina el paso del tiempo y tu alma cristaliza…

Pero si sólo has preguntado cuando eres un niño y sólo tienes respuestas de niño, al crecer esas respuestas se te quedan pequeñas y aparecen grietas en su superficie. El limbo es una de esas grietas, un “fallo” en una construcción teórica simplista que se manifiesta cuando se intenta observar, de forma compleja, con todas sus variantes. Si al Cielo sólo van los bautizados (no me voy a poner a hablar del bautismus flaminis) ¿Qué pasa con los que han muerto inocentes pero sin bautizar, los que no han hecho nada para llegar al cielo pero tampoco nada para merecerse el infierno? Y si al Cielo sólo pueden ir aquellos redimidos por la muerte de Jesús en la Cruz (el Sacrificio Vicario) ¿qué pasa con todos aquellos justos que no fueron bautizados o que vivieron antes de Jesús? ¿Qué pasa con Isaías y Moisés y Abraham y David? ¿Qué pasa con estas “excepciones” a la norma “los buenos van al cielo y los malos al infierno”? ¿Van al infierno? No deberían ¿Van al cielo? No pueden ¿Van al purgatorio? Tampoco pueden. Conque nos inventamos un sitio al que vayan. Y eso es lo que es el limbo, una invención, una especulación, una teoría, una paja mental. Son dogma el cielo, el infierno y el purgatorio, esos tres sí sabemos (los católicos) que existen, todo lo demás son divagaciones innecesarias para la Fe y absurdas si tenemos en cuenta que se basan en una percepción del tiempo linear y unidireccional que no es la de Dios.

Y eso es lo que ha dicho la Iglesia (que en realidad no lo ha dicho al Iglesia sino la Comisión Teológica Internacional). No es cierto que la Iglesia haya “cerrado” el limbo o que haya declarado que no existe. Lo que se ha dicho, literalmente, es que “existen serias razones teológicas y litúrgicas para creer que los niños no bautizados que mueren se salvarán y disfrutarán de la visión de Dios”. Atención al futuro, que es importante: los niños “mueren” (en presente habitual) pero “se salvarán” (en futuro). No se dice que el limbo no exista, no se anula ni se cierra ni se declara anatema, se dice que no es necesario y que lo lógico es pensar que se salvarán o, lo que es lo mismo, que “irán al cielo”. ¿Que quieres creer en el limbo? Pues allá tú. Pero el hecho es que el limbo no es necesario. Ninguno de ellos. No lo es para la Fe y desde luego no lo es para Dios. El limbo de los Patriarcas no es necesario porque el Sacrificio Vicario redime ex tunc y no ex nunc (no es que yo me crea mucho lo del Sacrificio Vicario, pero vamos) y el limbo de los niños no es necesario porque si la Iglesia puede bautizar en nombre del Espíritu ¡qué no podrá hacer el Espíritu!

Lo que ha hecho la Iglesia, con bastante sentido común, es que defender que hace falta un sitio al que vayan los inocentes no bautizados sólo cabe en la cabeza de un formalista que tenga una visión de Dios y de la Salvación escasa y restrictiva. Ni la Iglesia ni Dios han dicho nunca que el sacramento del bautismo son condictio sine qua non para la Salvación. ¡Dios es Dios, por Dios! ¿Qué tipo de diosecillo del tres al cuatro sería si estuviera atado a estúpidos ritos mágicos a la hora de otorgar su amor, perdón y salvación? En primer lugar ahí esta el bautismus flaminis, insisto, pero es que además la Gracia de Dios está por definición por encima del pecado, y excluir a los niños no bautizados sólo por no haber sido bautizados no pega ni con cola con el mensaje de Jesús y, sobre todo, con sus encendidas críticas contra los fariseos y demás formalistas. Y, si vamos a ponernos formalistas, el Catecismo claramente dice que hay salvación fuera de la Iglesia para, como es el caso, aquellos que no la conocen.

Y, en tercer lugar, lo que más me sorprende es el absoluto desconocimiento de la gente respecto a la postura de la Iglesia respecto al limbo, que no ha cambiado. La Iglesia nunca ha dicho ni que sí ni que no al tema del limbo. No ha dicho que sí porque es una paja mental innecesaria cuando se estudian las cosas con un poco de seriedad y no ha dicho que no porque el hecho es que no puedes asegurar a ciencia cierta que no exista el limbo, Jesús nunca dijo que no existiera. Probatio diabolica.

El limbo nunca ha estado formalmente admitido, se ha puesto en severísima tela de juicio desde el Vaticano II y Benedicto XVI siempre le ha puesto proa. Un dato poco conocido sobre mi es que yo me bauticé de mayor y sabiendo lo que hacía, no de bebé. Mi abuela dio la murga con lo de que me iba a “quedar morito” (sic) y que iba a ir al limbo durante años y recuerdo que mi padre discutía con el suyo (con su madre no se podía discutir, decía que pertenecíamos a la Iglesia Cismática de Torrejón de Ardoz) citando, entre otros, a un entonces poco conocido cardenal que acababa de publicar el “Informe Ratzinger”.

Ya a hace más de 20 años decía que el limbo era un “constructo”, en el Catecismo que él supervisó y que es de hace 15 años ni siquiera se menciona y de hecho se sugiere que su existencia es contradictoria al amor de Dios (1261). En 2005, aun en vida de Juan Pablo II dijo que era “sólo una hipótesis”… ¿Dónde rayos está la noticia?

Basta ya.

El gran éxito de los terroristas del 11-M no fueron los 191 muertos ni los miles de heridos. Ni siquiera fue cambiar el partido en el gobierno. El gran éxito de los terroristas ha sido enfrentarnos a los unos con los otros.

Antes del 11-M España era un pais muy diferente. Uno podía ser monárquico o republicano, de derechas o de izquierdas, conservador o liberal o progresista… y en el fondo, daba igual porque todos nos respetábamos los unos a los otros y, aunque discutíamos (y a veces con vehemencia) siempre quedaba, debajo de la discusión, un fuerte sentido de comunidad y de convivencia. La discusión, el debate, la crítica, eran del tipo que fortalece las sociedades y que las hace evolucionar a ser mejores. Pero todos, básicamente, confiábamos en todos. Estábamos construyendo una sociedad mejor, un verdadero Estado de Derecho, una verdadera democracia occidental basada, como no puede ser de otra forma, en la desconfianza hacia el gobierno y la confianza hacia tus conciudadanos. Y lo hacíamos muy bien. Recuerdo decir una vez, en Enero de 2005, que parecía que por fin habíamos dejado atrás esas dos españas del Duelo a Garrotazos.

Pero ya no. Hemos perdido todo lo que habíamos ganado y desandado todo el camino que llevábamos avanzado desde la transición para volver al odio de español contra español. Ahora media España opina que la otra media es mentirosa, trapacera, manipuladora e indigna de confianza y la otra media opina lo mismo de la primera. ¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuando voy a tener que seguir oyendo las mismas soflamas de uno y otro lado? ¿Hasta cuando van a seguir los políticos, los medios de comunicación y, lo que es peor, los propios españoles de a pie, ahondando en la herida más profunda que ha sufrido nuestro país desde la guerra civil? ¿Cuándo van a dejar de hurgar y darle un tiempo a este maltrecho Pueblo para que sane sus heridas? Porque, no os confundáis, nuestro Pueblo está herido, separada nuestra carne por un abismo de odio y desconfianza que se anega de sangre y de pus; y que duele.

Basta ya. Me da igual si los populares, desde el gobierno, mintieron e intentaron manipular a la opinión pública para no perder las elecciones o si honestamente fueron informando de las cosas según tenían datos fidedignos (=”dignos de fe”). Me da igual si los socialistas, desde la oposición, fueron desleales al Estado y fomentaron la crispación y convocaron manifestaciones ilegales en la jornada de reflexión o si defendieron a toda costa el derecho del Pueblo a estar informado y a no ser manipulado. Me da igual. Me da igual todo porque demasiado preocuparnos nos está destruyendo y he hecho un pacto conmigo msimo para pasar por encima.

Nunca, a ver si consigo que se entienda esto, NUNCA SABREMOS TODO LO QUE PASÓ. El hecho es que no tenemos pruebas concluyentes de nada y que, a falta de pruebas, todo se reduce a un asunto de fe, de elegir creer algo sin pruebas. Bien, pues ya es hora de terminar con este fanatismo sectario. Hay que tener fe en que el Partido Popular se equivocó sin malicia y hay que tener fe en que el Partido Socialista llegó al poder sin malicia porque lo contrario lleva al abismo. Ha llegado el momento de hacer un gran pacto para dejar de hablar del tema, dejar de convencer a todo el que encontramos de lo buenos que son los unos y el peligro que representan los otros y volver a avanzar. Ha llegado el momento de volver la vista atrás, de recordar cómo nos llevábamos los españoles antes del 11-M y poner los medios para volver a llevarnos bien, aunque eso implique tener fe en quien en este momento consideramos el enemigo. Porque no es un enemigo, es otro español como nosotros.

Ya basta. A todos los que léeis mi journal o este hilo en Opus Nigrum quiero haceros una petición:  No volváis a hablar del 11-M. No volváis a basar vuestra postura ideológica en lo que se supone que alguien hizo o dejó de hacer en esas fechas. No os volváis a permitir odiar a otro español por nada relacionado con el 11-M, ni siquiera a Zaplana o a Rubalcaba. No volváis a caer en la trampa de la especulación o la descalificación porque no lleva a ningún sitio y, encima, nos hace daño a todos. Buscad a alguien del otro lado del abismo que haya leído esto y esté de acuerdo y dadle la mano y, en ese momento, perdonadle todas las ofensas, manipulaciones y desafueros que sentís que os ha hecho y haceos el voto solemne de volver a confiar en él. Porque, aunque ese tipo casi seguro que no hizo nada en esos días para alterar el destino de España, ahora sentís que, por apoyar a quien créeis que lo hizo o creer su misma versión, es responsable, y le odiáis como si lo hubiera hecho.

Y si encima difundís esta idea y conseguís que alguien más se sume a este intento de, por fin, dejar el pasado en el pasado y volver, todos juntos, a construir la España que todos estábamos construyendo desde 1975 y que estaba saliendo muy bien, habréis hecho mucho más por vuestra patria, por vuestro Pueblo y por Europa que yendo a religiosamente a votar en todas las elecciones que jamás se convoquen basando vuestro voto en el miedo, el odio y al desconfianza a la otra España.

Basta, por favor. Todos somos españoles y a todos nos afectó por igual. Y a todos nos está hundiendo.

Arthegarn.

Ala, qué triste.

Bien, el viernes fui al estreno de Alatriste.

Es la mayor decepción desde que vi Superman IV.

  • La película no cuenta una historia: es una sucesión de pinceladas brochazos más o menos aleatorios mostrando escenas costumbristas de la España del Siglo de Oro. Yo fui a ver una peli de aventuras, no un capítulo de dos horas y media largas de Historia de España.
  • E    s                    m    u                     l     e     n     t     a.
  • Carece de ritmo narrativo alguno.
  • Carece de estructura exposición-nudo-conclusión.
  • Carece de hilazón. Los cuadros apenas tienen que ver entre sí. Hace un momento estabas en Madrid y al segundo siguiente estás diez años después en Rocroi  no tienes ni idea de como han llegado los personajes ahí.
  • Es aburrida.
  • Viggo Mortensen se tira toda la película hablando entre dientes y no consigue dar a Alatriste un aspecto patibulario.
  • Comparada con las voces de los otros actores, la de Viggo Mortensen carece de timbre y profundidad, lo que le resta credibilidad al personaje (por no hablar de que, si bien y sin duda se quita el acento porteño, estás oyendo hablar a El Brujo…).
  • No consigues identificarte ni con Alatriste ni con Iñigo.
  • Angélica de Alquezar ya no es pálida y rubia, ahora es morena zaína. Elena Anaya no ha entendido ni una palabra de la serpiente que es Angélica y la interpreta como si fuera una niña enamorada que juega al exín castillos
  • Su padre pasa de ser una serpiente peligrosa a ser una rata cobarde, que no es lo mismo.
  • El inquisidor Bocanegra pasa de ser un ente misterioso, poderoso y amenazante a un cura travestido y que intenta intimidar con su voz de pito (supongo que para hacer más creible la “intimidante” voz de pito de Alatriste).
  • Eduardo Noriega coge el papel de Guadalmedina y lo hace trizas. No ha entendido ni las cejas del personaje.
  • Unax Ugalde hace una actuación rarísima. Parece que tenga la misma adoración y timidez ante Viggo Mortensen que Iñigo ante Alatriste, pero incomprensiblemente no es capaz de sacarle partido al tema
  • Quevedo no es que lleve la espada de adorno, es que ni siquiera dice “No queda sino batirnos”
  • Malatesta no dice ni una sola vez “tirurí-tu-tu”
  • El montaje es tan malo, tan malo, que el propio Diaz Yanes dijo que era “una mierda”.

Como únicos puntos fuertes:

  • La fotografía, sobre todo de interiores cuando se ponen a hacer de Velázquez.
  • Javier Cámara, salvo en la última escena. Está claro que no se cree a ese Conde-Duque. El resto de la película lo hace todavía mejor que Gurruchaga en El Rey Pasmado.
  • Ariadna Gil, perfecta.
  • La ambientación y los cuidadísimos detalles (por ejemplo, la esgrima)
  • El primer asalto de la batalla de Rocroi

Absolutamente decepcionante, de verdad. Tras verla, opino que deberían modificar el cartel de la película más o menos como sugiero a la izquierda. Es el tipo de película que sólo se puede ir a ver por una razón: despellejarla con conocimiento de causa. Recomiendo llevar café a la sala si cometéis el error. Puñetera manía de los cineastas españoles de hacer “arte” en vez de películas ¿por qué no pueden convertir un libro de aventuras en una película de aventuras? ¡Si es que es de cajón! ¡Esta idea se la dejas a Santiago Segura y te sale un blockbuster garantizado!

En fin, lo dicho. Ala, qué triste.

Arthegarn

Como siempre, debate en paralelo en Opus Nigrum

La no inevitabilidad de la Democracia.

Leyendo el Expansión de hoy (me estoy aficionando a la prensa salmón, ya ves tú que cosas, me parece que da mejor información que la blanca, quizá porque el público al que se dirige no se la deja dar con queso con tanta facilidad) me he encontrado con una frase que me ha llamado la atención por lo raro que es ver algo así en la prensa española. Decía:

“El quid del problema en el Líbano es que un movimiento político (se refiere a Hizbulá) se ha vuelto más potente que el Estado. El mismo síndrome – la percepción de que los gobiernos que son desafiados por movimientos políticos armados no son legítimos – se puede observar en muchos estados musulmanes.”

El artículo está firmado por Mamoun Fandy.

Me pregunto verdaderamente cuántos occidentales entienden de verdad a qué nos estamos enfrentando y la gran verdad que se esconde tras esas palabras…

En el Islam, el mayor pecado posible es la apostasía, que está penada por la Sharia con la muerte. Una vez alguien es declarado apóstata todo musulmán tiene el derecho y el deber de matarle y nadie, ni siquiera el propio imam que le declaró apóstata, puede perdonarle haga lo que haga. No hay redención para la apostasía. Inmediatamente detrás de la apostasía se encuentra la tibeza o hipocresía, que consiste en no cumplir todos los preceptos del Islam como es debido… para que nos entendamos, ser lo que en España podríamos llamar un “musulmán no practicante” (¿Verdad que suena estúpido? ¿Cómo va a ser uno un musulman no practicante? Lo mismo opino yo de los “católicos no practicantes”). En realidad no hay que llegar en absoluto a los límites que llega el Catolocismo no practicante, basta con ser tibio, con carecer de fervor. La tibeza sólo se redime con el martirio: ni siquiera la muerte en la Yihad redime de la tibeza.

Existe en capas cada vez mayores de la sociedad occidental una especie de convencimiento de la “inevitabilidad histórica de la democracia”. Viene a decir que, dado suficiente tiempo, suficiente información y suficiente nivel económico, todas las sociedades evolucionan de forma natural a una democracia occidental, laica o al menos aconfesional, en la que la religión y el estado están separados y que desde luego incluye división de poderes a la Montesquieu (diga Guerra lo que quiera), libertades y derechos individuales, igualdad ante la Ley y todas esas cosas que los occidentales damos por sentadas. Para este colectivo, que de hecho forma la inmensa mayoría de los pueblos occidentales (“la mayoría de la gente”), la “solución” al “problema” de Oriente Medio en particular y de la situación en los paises islámicos en general es “dejarles en paz”. La teoría es que ya se cansarán, con el paso de los años, las décadas o los siglos de sus sistemas medievales y evolucionarán de forma natural y a su paso a sistemas occidentales.

Como pasa casi siempre, la mayoría de la gente no tiene ni idea.

En primer lugar, la división occidental entre el poder temporal y el espiritual se basa en el hecho de la existencia de la Iglesia como institución. En el cristianismo, el clero está estructurado y jerarquizado y responde no ante el poder temporal del Estado sino ante el espiritual del Papa (o de la figura que ocupe semejante posición, sea el Patriarca, el Arzobispo, o incluso el Rey). Esto llevó históricamente al enfrentamiento entre dos organizaciones: el Estado y la Iglesia, que representaban dos legitimidades y dos poderes: secular y espiritual. La existencia de estas dos organizaciones que competían por el poder llevó a una diferenciación conceptual clara entre Iglesia y Estado y a su separación tras la victoria del Estado sobre la Iglesia (en algunos casos la derrota fue tan importante que llevó al cesaropapismo, pero la diferenciación entre la religión y el gobierno ya estaba allí, clara, en el subcionsciente colectivo de la sociedad).

Pero en el Islam las cosas no son así. No hay una institución comparable a la Iglesia, no hay primado de un imam sobre otro imam más que el voluntario, no hay un centro unificador de la doctrina y la teología musulmanas (lo más parecido es la bellísima e increíblemente serena mezquita de Al-Azhar en el Cairo y aun así lo que tiene es auctoritas] y no potestas). El hecho de que el poder espiritual no se haya constituido en una organización aparte del poder temporal hace que no exista diferenciación conceptual entre la Iglesia y el Estado. Así pues un musulmán (no occidentalizado) da por sentado ser gobernado por otro musulmán de acuerdo a la religión que ambos tienen en común. Y no tiene nada de raro y, si me apurais, en si mismo no tiene nada de malo. De hecho he de decir que a mi, como persona religiosa que soy, me gusta la idea. Claro que el Islam y el Cristianismo no son lo mismo…

Lo que quiero decir con todo esto es que uno nunca cruza dos veces el mismo río. Las sociedades musulmanas no pueden evolucionar de forma natural a democracias laicas occidentales porque las democracias laicas son por definición religiosamente tibias cuando no decididamente apóstatas. En el momento en el que un gobernante tiene la idea de separar el Gobierno de la Religión se convierte automáticamente en tibio y está a un pelo de convertirse en apóstata. En el momento en el que un musulmán colabora con un gobierno tibio o apóstata se convierte él mismo en tibio o apóstata. Al-Qaeda, Hizbulá y la Yihad Islámica, por ejemplo, justifican que todos los que pagan impuestos a los gobiernos occidentales son enemigos del islam y objetivos legítimos…

Y esto nos lleva al síndrome del que habla Fandy en ese artículo. En el momento en el que una organización o un imam extremista declara que un gobierno no islamista de un país de la Umma es tibio, este gobierno pierde automáticamente legitimidad ante todos los que escuchan a ese imam. A nivel mundial se estima que un 30% de los musulmanes se identifican en diversos grados con el islamismo y sus posturas radicales y esta proporción sigue creciendo. Los gobernantes de los paises musulmanes no van a hacer evolucionar sus sociedades hacia la Democracia porque como muevan un dedo tienen encima a Al-Zawahiri y gente de su calaña declarándoles apóstatas y condenándoles a muerte e incitando a sus pueblos a la sedición. Y para botón de muestra, la “laica” y “occidental” Turquía. Instaurar una democracia de corte occidental en la Umma es posible, pero pensar que la sociedad va a evolucionar por si misma hasta llegar a ella es infantil y fruto del más profundo desconocimiento de la sociedad, el pensamiento y la religión islámica.

Mientras todo esto pasa en Oriente, Occidente se mira el ombligo y piensa en la inevitabilidad histórica de la Democracia sin darse cuenta de que el hecho de que nosotros hayamos llegado aquí no quiere decir que todo el mundo esté irreversiblemente abocado a llegar aquí.

La no intervención de Occidente no llevará la democracia a Oriente. De hecho probablemente la impida.

Arthegarn.

PS: Os agradecería que, si quieréis entrar a debate con este tema, lo hagáis aquí, que resulta mucho más cómodo (aun recuerdo las tiras escalonadas de Los Pecados Contra el Sexto (I) , se me hacía dificilísimo seguir los debates con los comentarios cerrados…). Eso no quiere decir que no vaya a contestar aquí, claro…

Diez Jotas

Ave a todos.

Hace unos cuantos meses, en un juego de estos de livejournal consistente en que al gente te decía una letra y tú tenías que decir diez palabras que empezaran con esa letra y contar lo que significaban para ti, Cribby me asignó la J. Llevo cosa de dos meses robando ratitos por aquí y por allá porque es una letra especialmente difícil para encontrar 10 palabras que resulten medianamente interesantes. Y porque algunas eran demasiado interesantes. Pero allá van:

Jamás: Una palabra que hay que evitar. No existen normas de conducta absolutas. En mi experiencia, las promesas del tipo “Jamás haré X”, análogas a las del tipo “Antes muerto que hacer X” dividen, con el tiempo, a las personas en dos tipos: los perjuros y los muertos. Perdonarte a ti mismo es tan importante como perdonar a los demás. Lo verdaderamente importante no es si en el futuro harás esto o dejarás de hacer aquello, sino que en el presente hagas lo correctodownload

Jamón: Cuando Azrael dijo en Dogma que ningún placer ni pecado es tan exquisito como el aire acondicionado se olvidó del jamón. Me encanta el jamón. Curado, duro pero no seco, con su tocino entretejido, cortado en virutas finas y de abajo a arriba como debe ser…

Jaque: En ajedrez, el jaque es un aviso que el contrincante te da de que tu rey está amenazado, brindándote la posibilidad de librarle del peligro y salvar la partida, caso de que no te hubieras dado cuenta de la amenaza. En la vida real, el jaque, lejos de ser una cortesía, es un chantaje. Se produce cuando alguien tiene ascendencia sobre ti y la utiliza para imponer su voluntad con amenazas. A diferencia de lo que ocurre en el ajedrez, en la vida real estar en jaque se traduce en inmovilismo: no te atreves a moverte por miedo a que caiga sobre ti la amenaza en cuestión. Es un placer no estar en jaque. (Esto lo escribí en un momento en el que sentía que no había razón ya para temer una amenaza en concreto)

Javier: Es una de mis personalidades, la original de la que partieron todas las demás y a la que supongo que, con tiempo, volverán todas las demás. Las otras son (o han sido) Arthegarn, Galathor, Grunt, Oeo, Raistlin, Sir Drymard y Spock. La explicación larga va dedicada a Sir Accolon.

Javier fue el primero que estuvo aquí. A eso de los 10 apareció Spock. A los 12 o 13 Spock se desarrolló mucho y aparecieron Oeo y Raistlin. Raistlin mandó sobre Javier y Spock sin discusión un par de años hasta la llegada de Sir Drymard. Los cinco convivieron durante muchos años, con Javier bastante escondido para que no le hicieran daño, Spock protegiéndole, Oeo a lo suyo y Sir Drymard y Raistlin luchando por el control. Raistlin era un tipo muy espectacular pero Sir Drymard no devolvía jamás el terreno que ganaba y, aunque Spock apreciaba la inteligencia de Raistlin creía que era lógico apoyar a Sir Drymard. Raistlin casi desapareció. A los 19 Raistlin volvió hecho una furia, aliado con un tipo llamado Galathor y Sir Drymard y él sostuvieron una lucha titánica mientras Javier se escondía todo lo posible detrás de Spock, que a la sazón tomó parte decidida por Sir Drymard. Al final, Spock convenció a Galathor de que se pasara a su bando y Sir Drymard star-trek-the-next-generation-kurlan-naiskos-3mató a Raistlin. Las cenizas de Raistlin, no obstante, se convirtieron en Grunt. Galathor se quedó y siguió un periodo de dominio de Sir Drymard.

Arthegarn apareció a la sombra de Sir Drymard y Galathor a eso de los 20. Es difícil precisar de dónde porque Arthegarn tiene facetas de Sir Drymard, de Galathor y de Raistlin (de hecho, aunque Arthegarn y Raistlin son personas muy diferentes comparten suficientes facetas como para preguntarme a veces si no será que Arthegarn es una reencarnación de Raistlin, o al menos una evolución).

A los 23 Sir Drymard sufrió una especie de ataque que le retiró del mando. Supongo que fue el agotamiento de gobernar sobre toda aquella gente (Arthegarn, Galathor, Grunt, Javier, Oeo y Spock) Arthegarn y Galathor lucharon por el control durante años. Ganó Galathor. La gestión de Galathor fue tan desastrosa que Spock, que siempre está en un segundo plano, tomó cartas en el asunto y le pegó tal grito a Javier que por primera vez desde que llegaron los otros tomó partido y, encabezando a casi todos los demás, echó a Galathor. En esta lucha, Oeo se mantuvo al margen (aunque simpatizaba con Galathor, Spock le convenció de que se declarara neutral) y Grunt aquí volvió loco y se dedicó a repartir mamporros a diestro y siniestro porque no le gustaba ninguno de los dos bandos: sabía que Galathor no le permitiría existir y al final le devoraría pero no creía que los dos estirados de Sir Drymard y Spock le dejaran gobernar.

Sin embargo, pese a esta victoria, Javier no estaba listo para reinar y Drymard estaba enfermo. Entonces Arthegarn se convirtió en un vampiro (no se si quizá lo fue siempre y nació vampirizando a Raistlin, insisto) y devoró a Galathor. A Grunt no le hizo gracia y se exilió, convirtiéndose en un terrorista que se dedicó desde entonces a echar chinas en el gobierno de Arthegarn, muchas veces con la colaboración de Oeo que es demasiado ruidoso para Arthegarn. Durante un año Arthegarn se fue haciendo cada vez más fuerte, alimentándose de Drymard, Spock, un poco de Oeo y del propio Javier. A partir de los 26 Arthegarn ha reinado indiscutible (a excepción de los ataques de Grunt, sobre todo cuando se une con Oeo) y ha iniciado de Pax Romana, de prosperidad y desarrollo. En esta época de vacas gordas, mereced a su buen gobierno, Arthegarn creció y Javier y Sir Drymard menguaron hasta casi desaparecer. Arthegarn no les consideraba necesarios (ni ellos mismos se consideraban necesarios) porque Arthegarn ya tenía suficiente de ellos. Spock, siempre respetado por todos los demás porque no se metía en política, picard_and_kurlan_naiskosse mantuvo y fue dejado al margen. En algún momento de os últimos dos años Sir Drymard desapareció. No ha muerto como Raistlin, desde luego, pero creo que fue absorbido a medias por Javier y Arthegarn.

Las últimas noticias que tengo son que, increíblemente, Javier ha devorado a Grunt y que ha decidido que no es él el que no es necesario, sino Arthegarn. La desaparición de Grunt parece que ha afectado mucho a Oeo, que está muy enfermo y parece que morirá en breve. Es posible que Javier le absorba antes de morir. Arthegarn es mucho más poderoso que Javier en este momento pero creo que al haberse alimentado de Spock y Sir Drymard tiene la intuición de que él es un senescal y no un rey de pleno derecho. Spock creo que le está convenciendo de que Javier es el Verdadero Rey y que debe entregarse a él. Supongo que al final será así y solo quedarán, como al principio, Javier y Spock. Y algo me dice que en cuanto eso sea así Spock dejará de existir porque creerá que no es necesario y Javier le absorberá también…

Jehová: Una palabra que no existe, un error gramatical de primera magnitud y un verdadero paradigma de lo malo que es hablar sin saber. Cuando leí El Código Da Vinci estuve un par de veces a punto de tirar el libro contra la pared debido a alguna de las barbaridades que decía. Cuando leí Ángeles y Demonios lo hice, específicamente en el momento en el que el cretino de Langdon dice que Yahveh es una palabra que desciende del original Jehová. Hay que ser cretino.

Para quien le interese (Cribby  seguro que no porque ya lo sabrá), los hebreos escriben solo poniendo las consonantes. En algunas palabras de pronunciación confusa, como los nombres propios, escribían las vocales en el interlineado superior. Y no es difícil encontrar algo de este estilo:

(E) O A
Y H V H

Y vosotros me diréis: pues está claro ¿no? Y-E-H-O-V-A-H.

Pues no.

Yahveh es el nombre de Dios. El segundo mandamiento de la Antigua Ley dice “no pronunciarás el Nombre de Dios en vano”. Era una palabra sagrada, tan sagrada tan sagrada que sólo se pronunciaba en contadas festividades cada año (y sí, hubieran lapidado a alguien que hubiera dicho que el estofado es digno de Yahveh). No obstante, cuando los levitas (y los devotos) leían el Pentateuco o la Torá lo hacían de forma muy semejante a como vemos que se estudia hoy el Corán en las madrasas: murmurando y canturreando. El peligro de que un lector no estuviera suficientemente atento como para evitar murmurar accidentalmente el Nombre era real y por ello se decidió, en vez de poner las vocales de YHVH en la línea superior, poner las de otra palabra, Adonai o Adoné que significa “El Señor”. Pero como incluso eso les parecía demasiado duro y demasiado pecaminoso decidieron darle la vuelta a las vocales (porque, desde luego, nadie iba a tocar el Nombre).

Así pues, las consonantes de Yahveh:

Y H V Hjehovah1

mezcladas con las consonantes de Adonai (pronunciado “Adoné” porque la a corta después de Yod se pronuncia “e”):

A O (E)

Pero dadas la vuelta:

(E) O A

Dan como resultado:

(E) O A
Y H V H

Y ¿cómo se pronuncia esta palabra? Pues esta palabra, queridos niños, se pronuncia Yahveh. La palabra Jehová [b]no existe[/b] y hay que no tener ni idea de hebreo para decir que es el Nombre de Dios. Y hay que ser un americano especialmente imbécil y arrogante y no tener ni repajolera idea de lo que uno dice para decir que una palabra que no existe, y que si existiera sería una alteración del “Yahveh” original, es en realidad la original y que Yahveh es la modificada.

Por cierto, resulta interesante comentar el hecho de el secretismo y el cuidado llegó a tal punto que hoy en día nadie sabe a ciencia cierta cómo se pronunciaba Yahveh en tiempos de Moisés

Joder: Follar, copular, hacer el amor. Algo que se me da muy bien y que debería haber empezado a hacer unos seis años antes de lo que lo hice.

He escrito varias veces esta entrada pero nunca me gusta. No me gusta porque se supone que debería hablar de sexo y en seguida me pongo a hablar de mis relaciones personales con las mujeres con las que he tenido sexo de forma regular y como me gustaría que fueran menos-joder-y-mas-follarmejores. Me pregunto si alguna de las tres en las que pienso lee este journal (las tres saben que existe) y si saben realmente lo importantes que han sido y son para mi y que si necesitaran mi ayuda perdería el culo para dársela…

En fin, joder. A lo que vamos. Que sí, que me gusta mucho, que me gusta hacerlo todos los días, a ser posible varias veces, que el placer de mi pareja es extremadamente importante para mi (ver la entrada de las manías), que me gusta morder y ser mordido, que me hablen pero no hablar, el sexo oral (activo y pasivo) sentirme deseado, los sitios públicos (incluyendo ponernos calientes delante de todo el mundo), las colegialas, las japonesas, el pelo largo, liso y suelto (NO me gustan las coletas), el paipan, los espejos, el 69 (cuando pillas la postura de una vez), las expresiones salvajes de placer, hacerlo con luz, con los ojos vendados (uno o los dos), atado (o atada), y que me pierde por completo la D/S. Que no me gusta el sado, la disciplina, el sexo anal, hacerlo de pie (a menos que sea contra una pared) ni la postura del Cangrejo que Empuja (a menos que sea frente a un espejo).

Y que ya he probado el sexo por el sexo y no me gusta.

Jesús: Podría ponerme a hablar de este tema y no parar. Jesús es Dios hecho hombre, al mismo tiempo totalmente hombre y totalmente Dios. Alguna vez he dudado sobre si Jesús era verdaderamente Dios encarnado o simplemente esa forma de considerarle (bastante posterior a su muerte) no es más que un intento de la Iglesia primitiva de arrogarse una legitimidad y un poder divinos. Pero al final resulta que todo me encaja muchísimo mejor si es Dios.obi-wan-kenobi-is-the-new-face-of-jesus-photo

Y no sé decir por qué. No es por lo del Sacrificio Vicario, desde luego, aunque le veo la belleza a esa idea. No es porque de esa manera Dios siente y comprende lo que es ser humano porque ya lo siente y lo comprende. No… Jesús viene a enseñarnos el camino, como deben ser las cosas y como deben hacerse. Nadie puede saber los designios de Dios más que Dios y no creo que Dios nos deje tirados en la creación sin decirnos hacia dónde tenemos que ir.

Jesús, la antropomorfización de Dios, resulta mucho más cercano. Verdaderamente es un colega con el que poder hablar. Dios también lo es pero por alguna razón hay ciertas cosas que prefiero hacer llegar a Dios (el todo) a través de Jesús (la parte). Jesús es el punto hacia el que tiende toda evolución humana, el límite cuando x tiende a infinito de nuestra complicadísima función.

Supongo que era de esperar que lo mataran. Por muchas razones. No es que estuviera bien, por supuesto, pero era previsible y yo creo que Él sabía que lo era.

Judas: Un tipo interesante cuya verdadera historia nos quedaremos sin conocer. Me gusta el Judas que se pinta en Jesus Christ Superstar y en Yo Judas de Taylos Cladwell. Resulta más interesante que el maniqueo que se lee en los Evangelios y creo que es un buen ejemplo de que el fin no justifica los medios. No creo que esté en el infierno, creo que se arrepintió de sobra de lo que hizo.

Pero me vais a permitir que aproveche esta entrada para hablar rápidamente del famoso Evangelio de Judas. A ver si ponemos las cosas en su sitio. Ese documento se descubrió en 1978 y la única razón por la que no ha salido a la luz hasta ahora es porque no le ha interesado a nadie. Es otro, como tantos, de los evangelios gnósticos. Pero ahora, con El Código da Vinci dando vueltas por ahí a algún periodista se le ha ocurrido que puede vender periódicos con el tema.

Permitidme que me remita a los hechos. El famoso pergamino es un evangelio gnóstico, específicamente de la secta de los cainitas. Los gnósticos no son cristianos sino sincretistas. Incorporan en su religión elementos de las religiones egipcia, sumeria, picture-19cristiana y mazdeísta (entre otras) hasta el punto de que el cristianismo se diluye. En este caso en concreto es importante la radical diferencia entre los cristianos y los gnósticos respecto al origen del mal. Para los cristianos, el mal es producto del abuso de la libertad por parte del hombre. Es algo, por tanto, no deseado por Dios y de lo que el hombre debe apartarse. Los gnósticos, en cambio, por influencia mazdeísta, consideran el mal como algo querido por Dios y necesario en Su Creación. Igualmente y por temas algo más complicados niegan el libre albedrío del hombre. La secta de los cainitas aboga, entre otras cosas, por la rehabilitación de determinadas figuras bíblicas, entre otras y Caín, Esaú y Judas, bajo la teoría de que sólo estaban haciendo la voluntad de Dios (es decir, el mal). Como comprenderéis, semejante zarandaja de que Dios quiere el mal es incompatible con las bases más básicas del Cristianismo. Aparte de eso, el susodicho escrito no contiene nada que contradiga la Fe. Naaada. Puede ser un documento interesante desde el punto de vista histórico o un escrito importantísimo para un gnóstico, pero a un cristiano no le dice nada más que, por ejemplo, el Evangelio de Satán. No pone nada en duda ni discute nada ni ataca ninguna fuente de nada. Naaada.

Y la tontería de que la Iglesia ha intentado ocultarlo cae por su propio peso. No es este el único evangelio apócrifo, ni siquiera el único evangelio gnóstico, que se puede encontrar sin ningún problema yendo, por ejemplo, a la tienda de Ediciones Paulinas de la calle San Bernardo. Una cosa es que los cristianos no creamos en ellos y otra muy distinta que los consideremos peligrosos. Lo creáis o no los cristianos dignos de tal nombre tenemos muy claro lo que creemos y un documento de otra religión posterior a los Evangelios no nos va a convencer, precisamente.

Juegos: Ahí donde lo ves, uno de los principios rectores de mi vida moral está directamente 24s-julio2010miniderivado de lo que la probabilística nos enseña sobre los juegos de azar. Para conocer la conveniencia de tomar una decisión de resultados inciertos hay que multiplicar las ganancias esperadas por los resultados de cada decisión y multiplicarlas por las posibilidades de obtenerlas y que son estos valores corregidos, y no simplemente lo que podríamos ganar, los que han de guiar nuestra toma de decisiones.

En el plano moral esta teoría es extremadamente útil para tomar decisiones basadas en el teorema del mal menor. Muchas veces no harás lo que te apetece, pero al menos te quedará la certeza de haber actuado correctamente.

Justicia: Me encanta la definición de Ulpiano. Iustitia est constans at perpetua voluntas ius suum cuique tribuendi: La Justicia es la voluntad constante y perpetua de dar a cada uno lo suyo (o a cada uno lo que le corresponde).

Es increíble la cantidad de gente que confunde la justicia con conceptos más o menos cercanos como castigo o venganza. Y también me llama la atención hasta que punto la gente se deja llevar por sus emociones a la hora de determinar lo que es justo y lo que no. Como profesional del Derecho sé que entre mis pares y ante el juez lo que cuenta son los argumentos, la fría y desapasionada lógica, pero a veces (sólo a veces) me gustaría actuar en un tribunal estadounidense, donde lo importante es lo que el jurado considera justo en ese momento lo cual, en muchas ocasiones, no va a ser lo que es racional y verdaderamente justo sino lo que sus emociones les dictan (y muchas de ellas estarán mal encaminadas y darán lugar a resoluciones injustas. Y lo más curioso es que así es el sistema judicial estadounidense, en el que la Justicia emana del Pueblo. Si esos twelve good citizens son verdaderamente representativos de la voluntad popular (y la verdad es que suelen serlo), ¿no convierte eso una sentencia injusta en justa? Cuando la mayor parte de la ciudadanía está convencida de que algo es justo… ¿es verdaderamente justo? Yo creo que no, pero yo soy creyente y tengo una idea de la justicia como algo inmanenteulpiano que sé que no debo imponer a (ni esperar de) mis semejantes… Pero es algo que siempre me ha parecido bonito.

Mezclando lo dicho con la justicia con la moral y la teoría de los juegos y Jesús me pongo a divagar sobre lo que yo creo que es el Cielo, y el infierno, y el Juicio, que es todo lo mismo y a la vez, y me lamento por que tan poca gente tenga el tiempo y las ganas de considerar la vida desde el punto de vista moral (no digamos ya de moral cristiana) y la rabia quie me va a dar, si las cosas salen como yo creo, que cierta gente que aprecio y admiro terriblemente tengan que sufrir su infierno particular. ¡Ah, el orgullo! Si algo lleva al infierno es, sin duda, el orgullo.

Y ahí van mis diez palabras y otro poco de mi alma desnuda. .

Arthegarn

Una experiencia aterradora.

El sábado por la mañana, después de hacer lo más duro de la casa, me di una ducha. Y al salir, me escurrí. No tengo alfombra en el baño, y resulta que acababa de echar a lavar la toallita que suelo usar al salir. Fue un escurrimiento de dibujos animados: ¡zip! y ves tu propio pie pasar por encima de tu cabeza. La otra pierna me falló y, aunque doble instintivamente los codos para amortiguar el golpe, no contaba con el murete de la bañera. Mi cabeza hizo “clonc” y recuerdo que rebotó. No recuerdo golpear el suelo, en cambio. Y no me di en la frente, creo, porque no me dolía. Algo que me llama la atención ahora y que Boleslao entenderá al terminar de leer esto.

Me desperté, por mis cálculos al menos una hora después, helado, en medio de un charco de sangre que se me antojó inmenso. Al parecer las heridas en la cabeza son muy aparatosas y sangran mucho aunque sean una tontería, pero yo no lo sabía. Me asusté. Seguía sangrando. Me asusté más. Decidí llamar a una ambulancia, por si acaso, que para eso la paga el Colegio.

Marqué el 112.

– 112, ¿dígame?
– Buenos días, Soy Arthegarn, vivo en la calle tal y he tenido un accidente en el baño en el que me he golpeado la cabeza. Necesito una ambulancia, por favor.
– ¿Perdone?
– Buenos días, soy Arthegarn, vivo en la calle tal y he tenido un…
– Perdone, no le entiendo lo que dice. ¿Quien es usted?
– Le estoy diciendo que soy Arthegarn – Silencio – ¿está usted ahí?
– Perdone, no le entiendo, ¿está usted bien?

Entonces me entró otro ataque de pánico. Hice un esfuerzo por escuchar mi propia voz y me oí decir, claramente:

– Patata pelota peseta petete.

Es curioso lo que aprendes viendo Star Trek. La primera vez que vi Babel (DS9) quedé fascinado con el concepto de la afasia. Es un trastorno que impide que los conceptos se asocien las palabras adecuadas. Uno piensa con diáfana claridad (bueno, yo, otros seguirían como siempre), pero no es capaz de comunicarse con el exterior. Tiene varias vertientes: en la peor de ellas tu pensamiento es correcto pero no eres capaz de traducir la comunicación lingüistica de los demás a los impulsos cerebrales adecuados y entiendes un galimatías y, encima, tampoco eres capaz de traducir tu pensamiento a comunicación lingüistica por lo que te expresas en un galimatías. Estás atrapado dentro de ti mismo, totalmente lúcido pero incapaz de comunicarte ni de que se comuniquen contigo.

Y eso mismo me estaba pasando a mi.

El ataque de pánico fue horrible. Entre otras cosas porque sé que en mi familia somos propensos ala Afasia: la lucha de mi abuela contra ella (y su eventual victoria hasta la muerte) solo puede calificarse de heróica. Colgué el teléfono, me eché la bata encima y me fui a buscar a mis vecinos. Solo somos ocho en esta comunidad… Ni los curas de arriba, ni las estudiantes de abajo, ni la presidenta de enfrente… El pánico siguió creciendo. Volví a llamar al 112 (es increible que no tengan a la gente entrenada para estos casos o que me lo cogieran los teleoperadores más estúpidos del mundo) con idéntico resultado. Llamaba desde el fijo así que confiaba en que localizaran la llamada y mandaran a alguien a investigar, pero no me fiaba. Seguí pensando. Lo siguiente que se me ocurrió fue escribir una nota del estilo: “Lléveme al hospital más cercano, me he golpeado la cabeza y no puedo hablar” y dársela a un taxista.

Aun conservo la nota. Pone:

“Lugar casa debajo dónde veces carretera gorguera…”

Cuando me paré a pensar si había escrito correctamente “gorguera” (en serio) me di cuenta de que no podía escribir tampoco. Más pánico. Así contado puede resultar gracioso pero no tenéis ni idea de lo aterrado que estaba. Ahora me doy cuenta de que todas las palabras que escribí tienen una cierta relación con el movimiento (salvo gorguera). Y, curiosamente, dónde está acentuada. Pero en el momento solo estaba aterrado pensando que me podía quedar así toda la vida.

Pensé en llamar a mi hermana Zylgrin, que es trekkie como yo y probablemente se habría dado cuenta de lo que me pasaba, pero decidí postponerlo porque no quería alarmar a mi familia (bastante tienen con lo del divorcio). Ahora que lo pienso quizá podría haber llamado a Accolon que también lo habría entendido, pero en el momento no se me ocurrió. LLamé otra vez al 112, esta vez me pasaron con un supervisor que me pareció mucho más imbécil que sus subordinados. Estaba mareado, supongo que hiperventilaba, vete a saber.

Me puse a pensar frenéticamente. Podía entender lo que se me decía (me puse la tele a ver si entendía lo que decía, algo que ahora pienso que fue totalmente superfluo ya que había entendido a los del 112). También podía leer, pero no podía escribir ni hablar. ¿Y en inglés? ¿Podía hablar en inglés? Tampoco. Mis intentos de hablar en inglés daban frases afásicas con palabras en inglés y en castellano (y no os hacéis ni idea lo difícil que es querer decir “cabeza” en inglés, o sea “head” y concentrarte mientras dices “head” en oír lo que verdaderamente dices, o sea “top”).

Entonces pensé en leer un libro hasta que encontrara las palabras que quería y copiarlas en una nota. Agarré mi Biblia (como no) y pensé en un golpe en la cabeza. San Pablo, claro. Me fui a Hechos y copié lo que encontré (no dice nada de que se de en la cabeza…) pero tampoco funcionaba. Pensé. Lo que estaba haciendo era leer y luego escribir los conceptos que ya había interpretado dos veces, una de entrada y otra de salida…

Entonces vi el truco.

Y empecé a copiar palabras enteras* por escrito copiando las grafías, es decir, dibujando las letras como si no supiera leer. Y funcionó. Por fin tenía mi nota escrita. ¿Podría leerla? Me grabé a mi mismo y no funcionó hasta que me dediqué a pronunciar las letras una a una. Fascinante. Era horrible oírme, parecía una mezcla entre Salvatore, un ZX Spectrum y un alienígena de los Simpson, pero se me entendía. Y conseguí llamar a una ambulancia (al final tuve que grabar el mensaje: la primera vez que llamé al 112 me puse nervioso y empecé otra vez con el “patata pelota”).

Al final miré el reloj. 92 minutos. Los 92 minutos más aterradores de mi vida. En el hospital me pusieron DOS patéticos puntos y me dieron un cóctel de psicofármacos (al parecer había uno con base de cocaína para acelerar la recuperación y todo) y aquí estoy, otra vez diciendo “psicofármacos”, “externocleidomastoideo” y, en general, habiendo recuperado mi característica densidad de tetrasílabos en lo que a la ieosincracia de mi comunicación lingüistica se refiere.

Pero no sabéis que mal lo pasé.

A parte de todo esto, ya he encontrado piso para no estar solo. Me mudo a la vuelta de la boda de Ladypuck. Cinco habitaciones y tres baños en Ciudad de Barcelona no está mal. ¿Eh, Oskuro?

A ver si os veo el sábado. Que tengo muchas ganas de ver a cierta gente. Y de hablar con ella, ahora que he recuperado la capacidad de hacerlo y me he dado cuenta de lo importante que es.

Arthegarn

(*) Admito que renuncié a la Biblia rápidamente ante su carencia de palabras como “hospital” o “ambulancia”.

Los pecados contra el Sexto (I)

Ave a todos.

Estoy poniendo en orden todas mis ideas al respecto de la moral sexual y he decidido consignarlas por escrito. Como todos sabéis yo soy un Católico de los de la Iglesia Católica, Apostólica, Romana y Pensante por lo que no necesariamente estoy cerca de los postulados de eso que la gente llama “la Iglesia” y que yo llamo “el sector dominante de la jerarquía de la Iglesia”. En este ensayo voy a tratar de definir y defender mi postura, que sin ser necesariamente la expresada por el sector dominante de la jerarquía de la Iglesia la verdad es que se le parece mucho y, desde luego, es mucho más “carca” que la de la mayor parte del mundo siniestro. Tocaré los siguientes temas:

  • El divorcio ante los ojos de Dios. Casi siempre pecado. Liberación de la palabra dada y casos de laboratorio (*).
  • El aborto. Siempre inmoral, siempre pecado.
  • Las relaciones extramatrimoniales, incluyendo las prematrimoniales. Siempre inmorales, siempre pecados.

Me he trazado el desafío de no recurrir a axiomas de Fe y razonar, partiendo de unas premisas, siempre de modo lógico; de tal forma que todo aquel que esté de acuerdo con las premisas y que no encuentre un fallo en mi lógica deberá reconocer la inmoralidad, por ejemplo, del aborto o de las relaciones extramatrimoniales y dejar de lanzar bufidos cada vez que un cura predique contra los pecados al Sexto (al menos, lanzar unos bufidos como los míos en vez de bufidos que casi son como lanzar huevos…). No tocaré la homosexualidad porque ya lo he hecho en otras entradas.

En este momento lanzo el desafío a mis más ilustres contertulios. Porque me encanta discutir con vosotros.

Procederé por partes. Lo primero que hemos de hacer es fijar las premisas. Propongo las siguientes.

  1. Causar daño a un tercero para obtener un beneficio es inmoral.
  2. Usurpar un derecho ajeno para realizar actos relacionados con el mismo es inmoral.Escudo_facultad_Decrecho_copia
  3. Los padres tienen la obligación moral de amar, proteger y criar a sus hijos.
  4. El derecho a la vida es un derecho supremo.
  5. El derecho a la vida es un derecho personalísimo. Solo el titular tiene derecho a decidir sobre él.
  6. La palabra dada compromete a quien la da y coloca a quien la recibe en la posición de acreedor moral de lo prometido. Romper la palabra dada sin ser liberado de ella por quien recibió la promesa es un acto inmoral.
  7. Cuando, ceteris paribus, entran en colisión dos o más derechos es lógico que prevalezca el superior en rango.
  8. Cuando se impone decidir entre dos males es lógico elegir el mal menor.
  9. Cuando se impone decidir entre un mal seguro y la posibilidad de causar un mal, es lógico utilizar procedimientos semejantes a la esperanza matemática(**) para tomar la decisión.

Lo segundo que haremos será definir lo que, a efectos de esta exposición, entenderemos como “matrimonio” y “sexo”. Porque una cosa es casarse ante los ojos de Dios y otra es casarse ante los ojos de la comunidad, y una cosa es el coito y otra las “mil cosas que se pueden hacer sin hacerlo”. Continuaremos dentro de unos días cuando, si alguien recoge el guante, hayamos finalizado los preliminares de la aceptación o modificación de las premisas expuestas.

A ver quien se anima.

Arthegarn. ________

(*) Un “caso de laboratorio” en este contexto es una situación fáctica para poner a prueba la validez moral de un precepto o norma, pero que es extremadamente improbable que se de en la vida real. Por ejemplo: estamos analizando la validez de imponer Dress Code en los caritos góticos y alguien plantea “¿Y si Tilo Wolff se planta en el 666 vestido con bermudas y camisa hawaiana?” Es técnicamente posible que ocurra tal evento y debemos considerarlo antes de formular una regla general sin excepciones, pero, siendo sensatos, las posibilidades de tal acontecimiento son épsilon(***).
(**) La esperanza matemática se puede utilizar para conocer la conveniencia de tomar una decisión de resultados inciertos hay que multiplicar las ganancias esperadas por los resultados de cada decisión y multiplicarlas por las posibilidades de obtenerlas. Son estos valores corregidos, y no la mera expectativa de ganancia, la que ha de guiar nuestra toma de decisiones.
Pondré un ejemplo. Tengo un euro. Puedo dejarlo en el bolsillo o puedo echar una primitiva, que esta semana hay un bote con un premio estimado de 50 millones de euros. Dejarlo en el bolsillo es una decisión que tiene un valor de 1 euro (no cambia nada). Apostar a la primitiva tiene un valor de 50.000.000 de euros multiplicado por las posibilidades de aceptar (más o menos una entre 2.350 millones): 2 céntimos. ¿Qué tipo de estúpido cambiaría un euro por dos céntimos? El mismo tipo de estúpido que juega a la primitiva.
Pondré otro ejemplo. Tengo 100 euros. Puedo invitar a mi pareja a una opípara cena en nuestro restaurante favorito, dejarlos en el bolsillo o gastármelos en lotería de navidad. Dejarlos en el bolsillo es una decisión que tiene un valor de 100 euros. Cenar tiene un valor de 100 euros más la posibilidad, si no le sienta mal la cena, de que luego mi pareja me recompense con una noche maravillosa en la cama, que en el mercado valdría no menos de 100 euros; digamos que la posibilidad de que le siente mal la cena de nuestro espectacular restaurante favorito es del 5% (incluyendo comer demasiado): el valor de llevar a mi pareja a cenar es 100 + (100 x 95 / 100) = 195 euros. Comprar lotería de navidad tiene un valor de 1.500.000 euros multiplicado por las posibilidades de que te toque: una entre 85.000, o sea 17,65 euros. ¿Qué tipo de imbécil, ofrecida la posibilidad de cambiar 100 euros por 195 o por 17,62 elije quedarse con los 17,62? El mismo tipo de imbécil que se gasta 100 euros en lotería de navidad en vez de llevar a cenar a su pareja. Sin comentarios.
(***) Épsilon es un valor tan pequeño que resulta despreciable. Puede aplicarse a la lógica y categoría moral de muchos listillos